EDITORIAL

Sábado 14 de Febrero de 2004

El outsourcing y el milagro indio

La India está pasando a ser "el centro de servicios del mundo".

JORGE HEINE
Embajador de Chile en la India

Al inicio de la campaña presidencial estadounidense, ya hay un tema emergente. Hace algunas semanas, el Congreso de ese país aprobó una legislación que prohíbe a los contratistas de dos departamentos del gobierno federal subcontratar trabajo en el extranjero. El objetivo es detener lo que es percibido como una continua pérdida de empleos en servicios informáticos y telemáticos, que van sobre todo a la India.

Hasta ahora los partidarios a ultranza de la globalización económica, muchos de ellos de países del Norte, habían planteado que ella respondía sine die a la lógica del mercado: la producción tiende a trasladarse hacia donde sus costos son inferiores. En un mundo competitivo, no hay alternativa, y el único beneficiado a la larga sería el consumidor.
De acuerdo con esta lógica, las actividades económicas primarias, como la minería y ciertos tipos de producción agrícola, tenderían a llevarse a cabo en países en vías de desarrollo (éste es, de alguna forma, el modelo de desarrollo agro-minero exportador que hemos adoptado en Chile); la industria liviana, que requeriría una mano de obra más calificada, en países de desarrollo intermedio, y la industria pesada, en los países más desarrollados. A su vez, la Tercera Revolución Industrial, iniciada grosso modo en 1980 (el año del lanzamiento de CNN y del primer PC), implicaría que algunos países entrarían en la era postindustrial, con el predominio de la Nueva Economía y los servicios.

Parte importante del despegue económico de los Estados Unidos en los últimos 15 años se ha debido a su capacidad de innovar y de mantenerse en la punta de esta revolución "jineteada" por la informática y la telemática. Primero fue la fabricación de PC, luego de software, hoy el potenciar la internet. En estos días, sin embargo, la mayor potencia económica del planeta da la impresión de sentirse amenazada por un país que, en Chile al menos, muchos suelen asociar con encantadores de serpientes más que con Unisys.

¿Qué ha ocurrido? Parte del boom económico que está viviendo la India, y que la llevó a ser el segundo país con más alto crecimiento en el mundo en 2003 (con un 7%) se origina en el enorme dinamismo de su sector informático, el tamaño de cuyo mercado interno se ha duplicado en los últimos cuatro años (de ocho mil a 16 mil millones de dólares), y cuyas exportaciones han aumentado en dos veces y media (de cuatro mil a 10 mil millones de dólares) en el mismo período. En este último rubro, el outsourcing de servicios en materias financieras, de recursos humanos, administración y relaciones con clientes ha crecido con especial fuerza, aprovechando una mano de obra de habla inglesa, altamente calificada, y una ubicación geográfica que le permite a los call centers funcionar 24 horas al día, siete días a la semana.

Habiendo crecido un 44% en 2002-2003, y con proyecciones para hacerlo en un 50% en 2003-2004, estudios recientes indican que la India este año va a pasar a ser el país con el mayor volumen de negocios en Business Process Outsourcing (BPO). Un total de 190 de las 500 mayores empresas del mundo, las Fortune 500, hacen outsourcing a la India. Proyecciones de McKinsey indican que, para 2008, este sector de la economía india puede llegar a un total de 57 mil millones de dólares, empleando a cuatro millones de personas.

En teoría, países como los Estados Unidos y los de Europa del Norte deberían concentrarse en la investigación y el desarrollo de nuevos softwares, dejando las labores de back-office y de call centers a otros. Sin embargo, la India también está penetrando con mucha fuerza en ese sector. Como me dijo un joven empresario indio del sector en IndiaSoft 2004: "Exportar a los Estados Unidos es fácil. Lo que queremos ahora es exportar a América Latina" (¿?). Es ante ese cuadro que los sectores más modernos de la economía india están comenzando a impactar la economía mundial, y a generar impulsos proteccionistas.

Una vez más, la India está rompiendo esquemas. Así como China se está transformando en "la fábrica del mundo", la India está pasando a ser "el centro de servicios del mundo", algo digno de tomar nota en un país como Chile, que para seguir creciendo necesita expandir permanentemente sus mercados exportadores, y del cual la India es apenas su vigésimo segundo socio comercial.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales