REPORTAJES

Domingo 10 de Septiembre de 2000


El Fuerte Concepción. Dura Batalla por Conquistar el Reducto Penquista

El alcalde PS Ariel Ulloa intenta mantener el control de la ciudad, mientras la concejala UDI Jacqueline van Rysselberghe prepara el tercer intento de asalto al refugio concertacionista. El '96 el sitio de la derecha casi da resultado; ahora, la batalla promete ser más encarnizada.
Por RODRIGO BARRIA REYES, desde Concepción

"BUENAS noches, señor Alcalde". Astuto, desde hace casi tres años que el edil de Concepción tiene su propio "Viva el Lunes" municipal a través de la señal televisiva universitaria local. Ahí, lleva invitados con los cuales discute en vivo y en directo los proyectos e ideas para la ciudad.

"Concepción responde". Mucho antes del comentado salto radial del ex Presidente Frei en radio Cooperativa, el edil Ulloa se encarga desde hace cinco años de conversar en directo con los penquistas adictos al dial.

Ariel Ulloa tiene una larga trayectoria televisiva y radial. El asegura que los dos programas son "estelares" de alta sintonía.

¿Pero qué rating logrará el edil en las elecciones en que busca un tercer mandato? La concejala Jacqueline van Rysselberghe está decidida a apagar la radio y a cambiar de canal.

Los senderos de Ulloa

Ariel Ulloa fue en sus inicios un hombre de campo, curtido entre el frío y la madrugada. Nació en Lanco, cerca de Valdivia. Es el mayor de cinco hermanos. El tipo sabe de los deberes campestres. Pequeño, era habitual que a las cuatro de la mañana ya estuviera ordeñando las vacas para llevar la leche al pueblo al amanecer.

Sus estudios los hizo en el Colegio Salesiano de Valdivia. Después de tantos años, Ulloa aún recuerda con respeto y cariño a los curas que le enseñaron. En honor a ellos se hizo hincha del club Audax Italiano.

Su época universitaria lo llevó hasta la Universidad de Concepción. No se movería más de la capital de la VIII Región. Estudió medicina. Fue en esos años cuando ingresó al Partido Socialista. Tampoco se movería más de tienda política.

El muchacho aprendió rápido el duro camino partidista. Tanto, que el año '65 Ariel Ulloa se encaramó como presidente de la otrora poderosa - hoy está desintegrada- Federación de Estudiantes de Concepción (FEC).

El PS reconoció de inmediato en él un "cheque a fecha" que debía proteger y mimar. No por nada Ulloa Azócar asomaba como el principal dirigente estudiantil socialista en medio de federaciones manejadas exclusivamente por democratacristianos.

Fue en esos años que el hoy alcalde se acercó a la familia de Salvador Allende. La hija del ex Presidente, Beatriz, era compañera - en los dos sentidos de la palabra: de curso y partido- de Ulloa. Juntos participaron en la propagación del PS en la universidad y también en la ciudad.

Fue cuando comenzó la amistad con el papá de la "compañera" Beatriz. Además, la profesión fue un elemento que siempre acercó a Allende y Ulloa. El estudiante solía pedirle consejos y alguna orientación respecto del ejercicio de la profesión.

El año 1969 el partido le propuso ir como candidato a diputado por Concepción. Ulloa realizaba estudios de posgrado en Santiago, por lo que apenas pudo hacer campaña en la ciudad penquista. Perdió. Esa sería su primera y única experiencia en una batalla parlamentaria.

Pero el partido lo premiaría: en plena UP fue elegido miembro del Comité Central y de la Comisión Política.

Más de alguna publicación ha vinculado al alcalde con el aparato militar de la UP. Incluso, Carlos Altamirano ha dicho que era uno de los encargados de la seguridad del ex Presidente y que habría salido del país apresuradamente tras el derrocamiento de Allende.

Cuba y Argelia fueron los países de exilio de Ariel Ulloa. Hombre de buenos contactos, varias veces conversó personalmente con Fidel Castro y hasta con Yasser Arafat.

Volvió a Chile a fines de los '80.

El gobierno de Aylwin volvió a premiarlo con la vicepresidencia de Enacar.

Para la elección municipal del '92 el PS lo llamó - junto a otras figuras del partido- para que reforzaran la entonces débil plantilla socialista. Ulloa se presentó en Concepción y sacó casi 13 mil votos, la mitad de los conseguidos por el candidato DC Guillermo Aste. Un protocolo concertacionista señalaría tras la elección que la alcaldía debía ser entregada a Ulloa. La DC se opuso y el período de cuatro años se dividió entonces en dos años para Aste y dos años para Ulloa.

Pero apenas se instalaba el concejo municipal, Ulloa - médico de 62 años, casado y padre de tres hijos- fue detenido. Fraude al Fisco fue la acusación que se le hizo. Una serie de dudosos créditos conseguidos en Italia para la importación de maquinaria forestal tuvo al ahora alcalde ocho días incomunicado y tres meses detenido en Capuchinos.

"Fue una etapa durísima, pero ahora estoy siguiendo un proceso para aclarar quiénes fueron los responsables de esa situación que enfrenté", aclara el jefe penquista.

El '94 se hizo cargo de la municipalidad.

Una gestión "correcta" y una estructura electoral poderosa lo decidió a repostularse el '96.

Ganó con el doble de votos que había conseguido el '92. Pero para eso tuvo que recordar sus tiempos de decatleta y transpirar con tal de ganarle a una concejala de 30 años llamada Jacqueline que, desde el mismo '92, se había ido convirtiendo en su peor pesadilla electoral.

Mil 904 votos los separaron. Es cierto: ganó Ulloa y se consolidó el poder socialista en la zona ante una DC enanizada. Pero también el triunfo de Ulloa del '96 tuvo una lectura más amarga y prometedora para la derecha: casi perdió.

La carrera de Jacqueline

Tiene un apellido casi innombrable: Van Rysselberghe. Lo bueno es que esa larga hilera de letras es una marca registrada en Concepción.

Se llama Jacqueline y, aunque se acerca a los 40, tiene pinta de ex miss 17.

Sus bisabuelos llegaron a Concepción procedentes de Bélgica. Su abuelo Enrique, militante del desaparecido Partido Nacional, fue primero alcalde elegido en los '60 y luego designado a comienzos del gobierno militar.

Buena alumna, Jacqueline van Rysselberghe - 37 años, casada y madre de cuatro hijos- salió con promedio 6,3 de la Alianza Francesa penquista. Ingresó a estudiar medicina en la Universidad de Concepción.

Fueron los duros años del movimiento estudiantil en uno de los planteles más combativos contra el gobierno militar.

Ser líder del gremialismo no era fácil. Menos si esa líder era mujer. Varias veces tuvo encontronazos con el ahora diputado PS y por ese entonces presidente de la FEC Arturo Navarro.

La prioridad de los estudios universitarios - egresó con un 6,2- hizo que se dedicara más a sus cursos de especialización en siquiatría que a la política partidista. Igual participó en el Plebiscito y con mayor decisión en el comando penquista de Büchi.

En los '90 estaba dedicada a su profesión cuando el entonces senador UDI Eugenio Cantuarias le propuso ir como candidata a concejal en una comuna en donde, se suponía, la Concertación arrasaría.

Era claro que no ganaría. Igual se presentó. No tenía 30 años y Jacqueline van Rysselberghe - ex campeona nacional de 400 metros planos- se encargó por primera vez de no hacer campaña para otros, sino para ella. Se armó de valor y se plantó como si nada por poblaciones y barriadas populares duras para la derecha.

Entonces tenía una hija de apenas tres meses y todo iba bien hasta que una pielonefritis y luego una hepatitis la dejaron en cama por más de un mes. Adiós a la campaña.

Igual logró casi 12 mil votos, prácticamente los mismos que obtuvo en esa ocasión Ariel Ulloa.

Siquiatra y ahora concejala, su preocupación fueron los enfermos mentales que deambulaban por la ciudad y que llevaban años generando una serie de complicaciones. Presentó un proyecto y trabajó en la construcción de un lugar que los acogiera y cuidara profesionalmente. Hoy, el "Hogar Protegido" es un ejemplo de enfermos mentales bien cuidados.

La derecha estaba tranquila: por fin había conseguido a una candidata digna de dar batalla contra las huestes concertacionistas.

Por eso la confrontación electoral del '96 fue tan enconada. El trabajo en las poblaciones se multiplicó y el estilo jovial de la concejala hizo que Ulloa estuviera por las cuerdas hasta bien entrada la tarde del recuento de votos.

"Pensé que ganaría y por eso quedó una pequeña sensación de frustración. Ahora sí que estoy segura que daremos una sorpresa enorme", dice convencida la concejala y candidata.

Su posicionamiento se acentuó todavía más en este segundo pe-ríodo alcaldicio. Era claro que ella se perfilaba nuevamente como la única carta opositora con una efectiva posibilidad ganadora en una mano de póker que la Concertación pretendía encabezar nuevamente con su "as" de Ariel Ulloa.

La notoriedad de Jacqueline Van Rysselberghe fue aún más evidente cuando, junto a familiares de niños ultrajados y asesinados, formó la "Agrupación de Familiares de Niños Violados y Asesinados". Ella ha sido una de las impulsoras de la aplicación de la pena de muerte para estos delincuentes.

El camino estaba listo para octubre próximo.

Nuevamente, dos clásicos rivales enfrentados con todo: Van Rysselberghe contra Ulloa.

Los dos médicos para tratar de curar una ciudad que está a punto de decidir cuál de los dos tiene la mejor receta.

Mi querido enemigo

Ulloa y Van Rysselberghe han estado casi empatados en las dos últimas elecciones. De hecho, nunca los han separado más de dos mil votos.

Son rivales de temer y se respetan. Saben que ninguno tiene la carrera ganada y que cualquier disputa electoral - como buenos ex atletas- les exigirá un duro esfuerzo si es que quieren ubicarse en el sillón penquista.

No es fácil competir con Ulloa.

El tipo es un enamorado de la alcaldía. Le gusta ser alcalde y para ello no tiene problema en desvelarse por los asuntos penquistas. Críticas le hacen muchas, pero Ulloa se levanta al alba y se va a cualquier hora con tal de atender los asuntos municipales. Sin duda es un trabajólico.

También el alcalde se encarga de asesorarse de buenos profesionales. Dicen que su administrador municipal es de lujo y que prefiere consultar con expertos antes de decidir un asunto técnico.

Pero si hay algo que detesta Ulloa es la demagogia y el populismo.

"Tengo un verdadero trauma con los populistas de la UP, por lo que jamás podría convertirme en uno de ellos, ni siquiera en una elección complicada como ésta", dice el jefe de Concepción.

Como sea, Ulloa tiene un carácter que no cobija demasiado. No le gusta que le critiquen alguna decisión. Por eso suele golpear la mesa y deslenguarse más allá de lo conveniente si es que le llegan a plantear con firmeza lo malo de su determinación.

Debe ser por eso que tiene apenas dos amigos, aunque dice son mayoría frente a su único ex amigo que tiene en la vida.

Sus detractores no saben si es más pesado o cascarrabias. El hasta comparte la ácida opinión de sus opositores: "No caigo bien debido a que estoy acostumbrado a decir las cosas de frente y, como somos un país oblicuo, eso no gusta".

Además, Ulloa es un hombre de amistades fuertes. Es amigo-amigo del Presidente Lagos y del ministro Insulza. De hecho, Lagos lo llamó personalmente varias veces para convencerlo de no retirar su postulación ante el deseo de la DC de levantar una alternativa propia para compitir con el alcalde socialista.

En ese espíritu los decé hasta proclamaron oficialmente al ex presidente de Correos, Juan Ignacio Ugarte, y crearon un comando que estaba trabajando desde hacía ya unos meses en la capital penquista.

"No era tan evidente de que Ulloa debía ser el candidato. Incluso, nosotros teníamos encuestas que señalaban que él estaba en tercer lugar, muy por debajo de Ugarte y la señora Van Rysselberghe", señala el doctor Luis Cantillano, presidente provincial de la DC.

Pero Ulloa no estaba dispuesto a competir al interior de la Concertación y así lo advirtió claramente a La Moneda. Entonces, Insulza y la directiva DC procedieron a "bajar" al competidor del alcalde PS.

Tras las acusaciones del pago de indemnizaciones millonarias en Correos en las que se ha visto salpicado el vasco ex mandamás de la empresa es evidente que la DC y la Concertación se salvaron de lo que habría sido una campaña insostenible y de una derrota casi asegurada si es que el candidato "privilegiado" hubiese sido el DC Ugarte y no el edil socialista.

Quienes lo conocen reconocen que el único momento en que han visto lágrimas en sus mejillas fue cuando, a propósito de la desaparición de Jorge Matute Johns, se vinculó a integrantes de su familia en el hecho. Varias marchas pasaron por la alcaldía pidiendo que devolviera a Matute. Hasta la madre del muchacho llegó a su despacho a hablar respecto de la veracidad de los comentarios que rondaban en la ciudad.

Dice que no es vengativo, pero asegura que tiene más o menos claro de dónde se originó el rumor y que se encargará de que algún día paguen el daño personal y familiar que le han causado.

Pero si Ulloa es duro, Jacqueline Van Rysselberghe tampoco es para mirarla por arriba. Su carácter espontáneo, alegre, ejecutivo y una estilizada figura sostenida en sus ya afamadas piernas hacen que la concejala sea una candidata llamativa, ante la cual es necesario preparar una buena estrategia con tal de derrotarla.

Pero no es sencillo. Más aún cuando ella claramente es "la" candidata UDI en estas municipales.

En un partido con ropaje machista - aunque sea sin quererlo- ,, Van Rysselberghe asoma como la carta por la que se jugarán enteros con tal de que gane la alcaldía y, de ahí, proyectarla en las ligas mayores de la política.

En la práctica, la concejala, si llega a triunfar, se convertiría en el proyecto femenino más atractivo de la UDI. Por eso el apoyo y una campaña funcionando a todo vapor.

Y si Ulloa tiene sus amistades, Van Rysselberghe tiene las suyas. Su amistad con Joaquín Lavín y los constantes viajes del ex presidenciable a Concepción harán que el fuerte apoyo gubernamental que entregará La Moneda a Ulloa se vea contrarrestado por Lavín y el afecto que siente por su más aventajada "ahijada" política.

Para no perder tiempo, la concejala lleva recorriendo la ciudad en propaganda de puerta a puerta desde el 10 de agosto.

No es un misterio que lo suyo no es el discurso y la arenga a las masas. Ella se siente mejor caminando y conversando en la calle. No tiene el don de la palabra, pero sí el de la perseverancia.

La "debilidad" de su juventud - muchos electores la consideraban "muy cabrita"- ahora está convertido en uno de sus mayores potenciales. También ha endurecido y engrosado su piel para aguantar una disputa que se presume sangrienta.

Por algo desde hace tiempo que no le aguanta al edil que le diga "mijita".

El escenario está dispuesto. Los soldados ya reconocen el terreno y los comandantes de ambos bandos preparan su mejor artillería.

Los dos médicos y una evaluación pronóstico común en el resultado municipal en Concepción: pronóstico reservado.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ariel Ulloa, el hombre fuerte de Concepción, está confiado en que su continuo trabajo en los sectores populares de la ciudad le dará finalmente el triunfo en las municipales.
Ariel Ulloa, el hombre fuerte de Concepción, está confiado en que su continuo trabajo en los sectores populares de la ciudad le dará finalmente el triunfo en las municipales. "Acuérdese, ganaré por más de lo que muchos suponen", vaticina.
Foto:Claudio Cánovas


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales