NACIONAL

Lunes 15 de Diciembre de 2008

El ex titular de Justicia asegura que otros países ya asumieron el desafío:
La cruzada de Bates para aclarar el lenguaje jurídico a la ciudadanía a través del fútbol

Hoy trabaja en un proyecto para acercar y explicar el sistema judicial a través del lenguaje y las reglas del balompié.

XIMENA PÉREZ GALLEGOS

"Hay una equivalencia entre las reglas del fútbol y las reglas del sistema de justicia: el árbitro del fútbol es un juez, deportivo, pero es un juez, y hay que respetarlo igual que a los jueces del Poder Judicial. Los distintos tipos de sanción, como la tarjeta roja, que saca al jugador del partido, es equivalente a la cárcel, que 'saca' a la persona de la sociedad", explica el ex ministro de Justicia Luis Bates.

El ex secretario de Estado, quien preside el tribunal de penalidades de la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, trabaja en un proyecto que pretende presentar el primer semestre de 2009 a esa entidad -e incluso a la FIFA- para difundir el sistema jurídico a través de las reglas del fútbol. Una iniciativa en la que comenzó a trabajar luego de ver a unos jóvenes presos por delitos graves jugando taca-taca en una cárcel de Punta Arenas.

"La idea es explicar los valores que hay detrás de las reglas, pero todo esto en lenguaje sencillo. Las reglas del fútbol son reglas sencillas y claras, comprensibles para cualquier persona y es por eso tal vez que la gente conoce las reglas, y por eso participa en el juego e interviene, opina, critica, especialmente al árbitro, al juez", afirma Bates.

El ex ministro apunta a algo que considera una necesidad y un desafío en el que otros países, como Estados Unidos, España o México, ya llevan mucho avanzado: "Que la gente entienda el lenguaje jurídico. Si las leyes están hechas para que la gente las obedezca, tiene que entenderlas primero que nada".

Para ello, subraya, es imprescindible "traducir" las temáticas jurídicas a la ciudadanía: redactar las leyes en un lenguaje más sencillo, partiendo por ejemplo por la ley del consumidor; escribir las resoluciones judiciales en términos comprensibles, y tomar esta tarea como una misión política o de Gobierno, como ya han hecho otras naciones.

Experiencias previas en Chile

Aunque Luis Bates reconoce que la tarea de traducir el lenguaje jurídico a la gente no se ha tomado de manera sistémica en Chile, sí existen experiencias exitosas en esta materia, como la iniciativa de la Corte de Apelaciones de San Miguel de desarrollar un plan de difusión jurídica en el que a través de obras de teatro y charlas se explica a distintos grupos determinadas temáticas legales: ley de violencia intrafamiliar a centros de mujeres, violencia en los colegios a escolares, o ley de drogas a internos en centros del Sename.

El ex secretario de Estado también recuerda que cuando era ministro se organizó un seminario para los senadores, para simplificar la redacción de las leyes, al que, según dice, muchos parlamentarios asistieron.

Pese a las experiencias chilenas, el país aún está lejos del panorama de otras naciones, como México, donde hace unas semanas se realizó una convención especialmente dedicada a discutir iniciativas para acercar o traducir el lenguaje jurídico a la ciudadanía, a la que fue invitado a exponer el ex ministro Bates.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:ALFONSO DÍAZ
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales