DEPORTES

Sábado 26 de Enero de 2002


La justicia tomó el mando

Peter Dragicevic no renunció y Alejandro Ascuí ahora tampoco quiere asumirla. Pero los tribunales se adelantaron y el síndico de quiebras ya tomó la administración del club.
Rodrigo Garcés H.

Desde hace cuatro días, Colo Colo no tiene cabeza. El directorio está cesado y, dependiendo de lo que decida la titular del 22º Juzgado Civil de Santiago, Helga Marchant, es posible que se quede así.

En esa condición permanecerá durante el fin de semana. Y lo que hace más histórica la situación es que la magistrada decidió no alzar la quiebra y ya puso en funciones al síndico Juan Carlos Saffie, quien ayer comenzó la revisión de documentos, incautación e inventario de bienes que le permite la ley. ¿Dónde? En Cienfuegos 41, la mismísima sede del club.

La magistrada se dio un plazo de tres jornadas para decidir si acepta el convenio extrajudicial entre las partes (alzamiento de la quiebra), que le entregó el abogado Arturo Yuseff, o si acoge el recurso de reposición presentado por el profesional Jorge Ovalle (nulidad de la quiebra).

Como Marchant aún no define nada, el síndico de quiebras debía asumir. Antes de la una de la tarde, apareció en el juzgado y juró. Más tarde inició su trabajo y se transformó, al menos durante este fin de semana, en la máxima autoridad del club.

"Efectivamente, se adjuntaron dos escritos, uno de reposición y una cuenta de pago. Son escritos inocentes, pero con muchas proyecciones jurídicas. Sin embargo, ningún estamento le ha hecho llegar al tribunal un instrumento que acredite el pago, no sé si en efectivo, si en cheque o en un vale vista", explicó la magistrada.

El pago aún podría verificarse este fin de semana.

El nuevo acreedor

Según reconoció Helga Marchant, "si apareciese un nuevo acreedor que solicitase la quiebra, tendría que analizar toda la causa otra vez" y su decisión se retrasaría un día más.

Y apareció... Por la tarde se supo que el ex jugador Juan Carlos González, quien estuvo ayer en los juzgados civiles capitalinos, se transformó en la primera persona que, de modo adelantado, verificó su crédito por casi 160 millones de pesos y quedó como acreedor.

El escrito del ex defensa colocolino se sumará al expediente y quedará supeditado a lo que pase el lunes. Si la quiebra es alzada, González podrá solicitarla nuevamente por su cuenta. Si el recurso de reposición es acogido, se sentará jurisprudencia y futuras presentaciones, incluido la del ex futbolista, no tendrían sentido.

Si la jueza no acepta ninguno de los dos escritos iniciales, los "demandados" tienen tres días para presentar en el mismo juzgado un recurso de apelación, que será analizado por la corte correspondiente.

En ese escenario, el club podría interponer sucesivamente recursos de casación y, como ya adelantó su defensa, uno de protección con orden de no innovar.

Los acreedores tienen 30 días para verificar sus créditos ante los tribunales, una vez publicada la notificación de el Diario Oficial.

La reposición pedida por el abogado Jorge Ovalle argumentaba el fondo de las ideas colocolinas: que las corporaciones de derecho privado sin fines de lucro no podían quebrar.

Ese recurso no le significó ningún problema a Helga Marchant, pero el pacto extrajudicial sí le generó aprensiones. En el libelo entregado por Arturo Yuseff se pedía el alzamiento de la quiebra en virtud de un acuerdo entre las partes, además de explicarse que la cancelación del monto por el que se solicitó el proceso (59 millones) ya estaba acordada.

La jueza no reconoció el cheque a fecha que ofreció en garantía el presidente de la institución blanca, Peter Dragicevic, porque asumía que la deuda iba a ser cancelada íntegramente en efectivo o con un cheque a cobrar de inmediato.

El segundo punto de la petición de Yuseff decía que "en caso de no ser levantada la quiebra, se recurrirá a la queja". Esto también habría molestado a la magistrada.

"Me declaro colocolino"

Pasadas las 15:30 de ayer, Juan Carlos Saffie llegó a Cienfuegos 41 y, junto con siete funcionarios, se instaló en el segundo piso de la sede a iniciar las revisiones. Salió tres horas más tarde: "Me declaro colocolino desde este momento. Jamás me había tocado hacerme cargo de un caso así".

"Ya tengo todas las facultades para administrar el club, proceder a la incautación de los bienes y a todo lo que me faculta la ley. Es un proceso largo y lento. Hemos pedido a tribunales que decida (a más tardar el lunes) si la declaratoria de quiebra pone fin a la continuidad del giro. En rigor, mientras la jueza no defina acoger la reposición o aceptar el convenio extrajudicial, no hay cambio práctico alguno en las actividades deportivas de la institución. Jurídicamente, la directiva está cesada desde la declaratoria de quiebra, por lo que puedo pasar a administrar todos los bienes. Si la continuidad del giro no está en duda, Colo Colo puede jugar en su estadio y si el proceso se detiene, la incautación y la revisión también", aseveró el síndico.


CONSEJO DE EX PRESIDENTES: ASCUÍ DECLINÓ SUCEDER A DRAGICEVIC

El fin del "hombre de consenso"

El jueves, el cesado timonel albo le dijo a Alejandro Ascuí que dejaría el cargo el martes, pero el hasta entonces seguro sucesor no aceptó el trato.

El caos es tan grande que a Antonio Labán se le escaparon unas lágrimas y a Patricio Vildósola se le salieron iracundas referencias a las anteriores intervenciones de Colo Colo.

El caos es tan grande en Colo Colo que si Peter Dragicevic renunciara hoy, nadie querría asumir. Y que incluso en ese escenario lo que pase podría quedar en nada porque la mesa mayor alba está cesada y puede mantenerse indefinidamente así.

El caos era tan grande, que Alejandro Ascuí declinó ayer convertirse en el sucesor del presidente, siempre que la Justicia no hable primero.

"El lunes era el momento. No era que aceptaba la presidencia; yo la iba a tomar. Pero Peter Dragicevic puso condiciones inaceptables, cuando todo estaba listo: quería integrarme al directorio y que yo fuera parte de una comisión que revisara la situación del club. No acepté. Yo quería hacer una auditoría externa que revisara las cuentas del club desde los años 1991 y 2001, aunque por una cosa de tiempo y premura sólo habría sido de los últimos años y no en una década. Además, no están las condiciones. Hoy existe una incierta situación en tribunales. Por eso declino cualquier puesto en el club. Además, no hay directorio, ¡no hay nada!".

"Que no se diga que rechacé algo", recalcó. "Yo iba a ser el presidente de Colo Colo el lunes 21 de enero pasado. Había conversado con especialistas sobre la situación del club (Jaime Acevedo) y dije que había maneras de solucionar los problemas. Agradezco el apoyo de la gente, pero habría que preguntarle a él (Peter Dragicevic) por qué no quiere irse".

Los ex presidentes, por medio de Luis Alberto Simián, aseveraron que continuarán en "constante reunión". Aunque eso quizás ya no sirva de nada. Según el cónclave, lo más recomendable, si se supera el problema judicial del club, es llamar a elecciones.

Dragicevic responde

Invitado al programa Medianoche de Televisión Nacional, Peter Dragicevic dio más luces sobre el futuro del club.

El empresario admitió que ya no está en control de Colo Colo y dijo desconocer las razones por las que Ascuí se arrepintió de suplirlo. "Yo no he cambiado las reglas del juego y creo que Alejandro tiene otras motivaciones, vio otros factores", dijo.

Dragicevic añadió que inicialmente pidió 15 días para dejar el puesto, pero que no le molestaba realizar una auditoría al período 1991-2001, aun si él ya estaba fuera del club. "Quiero que se establezca que quienes trabajamos en este directorio somos hombres probos. Nos hemos equivocado, pero nadie puede dudar de nuestra honestidad", finalizó.

La última declaración de Ascuí

Después de enterarse por la prensa que la sede de Colo Colo había sido ocupada por el síndico de quiebras, Alejandro Ascuí envió una declaración donde contextualiza su aparición en la escena del grave conflicto del club luego que su nombre concitara "un apoyo que me honra y agradezco, pero que no pedí".

Luego, añade que "condicioné mi decisión a que estuviera vacante el cargo (o sea que renunciara previamente quien lo ocupaba). Manifesté además que mi compromiso era trabajar sin tregua para determinar la verdadera situación e informarla a los colocolinos con sus posibilidades de solución (...)".

Agrega que "se pensaba que asumiría a más tardar el día 21 recién pasado. La opinión pública está enterada de lo que sucedía: la renuencia del señor Dragicevic a renunciar amparándose en distintos argumentos. El empeoramiento de la crisis. La solicitud de quiebra".

En el último punto, Ascuí precisa que "como es lógico, este cambio de condiciones ha variado también mi posición. (...) No será posible que ocupe la presidencia en el entorno primitivamente previsto. Dicha posibilidad está, pues, clausurada definitivamente. Habrá que construir una nueva solución a la que adhieran mayoritariamente los colocolinos, y para conseguirlo trabajaré y colaboraré como un colocolino más".

La otra deuda

Ayer aparecieron por la sede del Sifup José Luis Sierra, Carlos Reyes, Fernando Gamboa, Marcelo Peña, Marco Villaseca y Marcelo Miranda. Después llegó Felipe Flores (despedido horas antes) y, además, Claudio Salinas y Jaime Lopresti presentaron poderes. Todos ex colocolinos y todos con montos impagos. A los seis primeros, Colo Colo les debe 372 millones 780 mil pesos y sólo a Sierra, cerca de la mitad de esa cifra.

El grupo fue a eso. A saber cuándo podría recibir la plata y a escuchar los consejos del abogado Jorge Morales, del tesorero Julio Pastén y del presidente del gremio Carlos Soto.

No hubo definiciones. Los afectados quedaron de esperar la reunión de este lunes entre Soto y los directivos colocolinos René Reyes y Luis Baquedano.

El caso de Gamboa tiene ribetes especiales. Su exoneración podría estar en el campo de la ilegalidad, pues, dada la quiebra en que cayó Colo Colo, el directorio albo habría dejado de ejercer sus funciones cuando el zaguero fue despedido.

Morales prefirió no pronunciarse. Reyes, en cambio, plantea que la salida del argentino fue decidida en la reunión de directorio del martes en la noche y que en ese entonces "no estaba notificada la quiebra".

"Es muy lamentable"

El cesado director de Colo Colo Luis Baquedano fue tajante tras la declinación de Ascuí: "Soy socio de Colo Colo desde que Ascuí era presidente. Tenía la mejor de las opiniones de él pero creo que lo de ahora es lamentable. Él contaba con el apoyo del directorio y generaba consenso hasta para Peter Dragicevic. Comprendo que la situación hoy es más que complicada pero es en estos momentos cuando más coraje y más amor por lo que uno hace había que demostrar. Acá es donde se ven a los hombres y quisiera entender sus razones para comprender por qué, en definitiva, no se atrevió".

- ¿Ve usted otro hombre de consenso? "

"No y si se refiere a Eduardo Menichetti, creo que pese a no tener nada en contra de él y a que es mi cliente en el banco, no genera el consenso adecuado".

Menichetti, en tanto, sólo declaró que su eventual candidatura "es un tema que no se ha tratado al interior del Consejo de Ex Presidentes. Más no le puedo informar".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
JUAN CARLOS SAFFIE será la máxima autoridad alba al menos hasta el lunes.
JUAN CARLOS SAFFIE será la máxima autoridad alba al menos hasta el lunes.
Foto:Orlando Barría


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales