NACIONAL

Miércoles 30 de Junio de 2010

Fiscal tomó por primera vez declaración al sacerdote acusado de abusos sexuales, diligencia que duró casi seis horas:
Karadima invoca secreto de confesión en caso Hamilton tras ser interrogado por Armendáriz

"Soy inocente", insistió el religioso. Dijo que Cruz, Murillo y Batlle han desarrollado una suerte de venganza concertada en su contra, porque cuando ellos fueron seminaristas y querían ser ordenados, él se opuso por considerar que no tenían vocación para esa investidura.  
 A las 9:10 horas, acompañado sólo de su chofer, el fiscal Xavier Armendáriz llegó a la casa parroquial de la iglesia de El Bosque. Se bajó del Mazda color grafito -en el que se traslada a todas las diligencias- y tocó el timbre. Casi no fue necesario. Francisco Costabal, presidente de la Acción Católica, lo estaba esperando. Abrió el portón y lo condujo hacia el ala oriente de la casa, donde por primera vez -desde que asumió el caso, el 21 de abril pasado- quedó frente a frente con el sacerdote Fernando Karadima (79), acusado de abusos sexuales.

La fecha y la hora habían sido concordadas en reserva la semana pasada, justo después de que el ex párroco fuera dado de alta de la Clínica Alemana, el viernes 25, tras pasar una noche internado por un alza de presión. La precaución obedeció a los tres bypass que se le instalaron en octubre de 2007, luego de una complicación cardíaca.

Karadima -quien fue escoltado por sus abogados Luis Ortiz Quiroga y Cristián Muga- lo recibió en la misma sala de la casa parroquial donde el viernes 18 de junio el cardenal Francisco Javier Errázuriz le notificó que había enviado su caso al Vaticano, para el inicio de un juicio canónico, y que desde ese minuto debía apartarse de todo ministerio público, aunque el sacerdote ya lo había hecho.

"¿Cómo está, señor fiscal?", fueron las primeras palabras de Karadima. Armendáriz le respondió con formalidad y le preguntó sobre su estado de salud.

Sólo café, té y agua mineral hubo en las 5 horas y 37 minutos que duró el interrogatorio.

Cada una hora había un descanso. Unas 10 veces el sacerdote fue monitoreado. El examen de mediodía fue el más extenso, pues tras una leve alza de presión, debió dársele una pastilla.

Armendáriz le expuso una a una las acusaciones de James Hamilton, Juan Carlos Cruz, Fernando Batlle, José Andrés Murillo y Luis Lira, sus cinco principales acusadores.

Karadima no varió su posición y negó cada uno de los cargos. "Soy inocente", le indicó al fiscal en varios pasajes. Aseguró que en los casos de Cruz, Murillo y Batlle hay una suerte de venganza concertada en su contra, porque, según dijo, cuando ellos fueron seminaristas y querían ser ordenados, él se opuso por considerar que no tenían vocación para esa investidura.

Según fuentes vinculadas a la defensa, Armendáriz fue particularmente insistente sobre una denuncia: la de Fernando Batlle, abogado UC de 33 años, cuyo caso fue el que avaló el envío de los antecedentes al Vaticano en la investigación eclesiástica realizada por el promotor de Justicia Fermín Donoso. Esto, porque -según declaró Batlle ante la Fiscalía Oriente el 22 de abril- las tocaciones y los besos, como por equivocación, se extendieron desde los 14 hasta los 19 años.

Karadima no avaló la denuncia, y discrepó, además, de las fechas en que Batlle habría dejado la parroquia. Según el sacerdote, fue en 1999, cuando tenía 22 y no 19 años.

El punto más complejo, sin embargo, fue el caso de James Hamilton, el principal de sus acusadores. "Eso está en el secreto de confesión", fue la respuesta del sacerdote al fiscal, según fuentes de la defensa, cosa que este último aceptó.

La diligencia se desarrolló en medio de una fuerte expectación periodística.

A las 14:47 horas, Armendáriz dejó la casa parroquial sin formular declaraciones. Sí lo hizo el abogado defensor, Cristián Muga, para quien el sacerdote siempre estuvo dispuesto a declarar.

"Él -dijo- no sólo insiste en su inocencia, él es absolutamente inocente de los hechos que se le imputan. Creo que esta diligencia va en ese camino y está muy claro en ese sentido. El padre (Fernando) Karadima ha sostenido absolutamente su inocencia en estos hechos", aseveró.

Tras el interrogatorio, y antes de determinar si procede o no el envío al sistema antiguo, la decisión del fiscal es descartar posibles casos de abusos con posterioridad a 2005, por lo que no se desestiman nuevas diligencias.

"Él es absolutamente inocente de los hechos que se le imputan. Creo que esta diligencia va en ese camino".

CRISTIÁN MUGAAbogado de la defensa

21 abril

El fiscal Xavier Armendáriz toma el caso del sacerdote Fernando Karadima tras estallido de denuncias en su contra por presuntos abusos deshonestos.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>INTERROGATORIO.-</b> El fiscal Xavier Armendáriz abandonó la casa parroquial a las 14:47 horas de la tarde de ayer. Había llegado a las 9:10 para tomar una extensa declaración al padre Karadima.<br/><br/></p>

INTERROGATORIO.- El fiscal Xavier Armendáriz abandonó la casa parroquial a las 14:47 horas de la tarde de ayer. Había llegado a las 9:10 para tomar una extensa declaración al padre Karadima.


Foto:LUCIANO RIQUELME


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales