REVISTA DE LIBROS

Domingo 11 de Abril de 2010

Publicación "Laúd y cicatrices":
Danilo Kis entre los sin patria

Continúa la recuperación del escritor serbio, considerado uno de los más importantes autores del siglo XX.  
Patricio Tapia En 1989, prematuramente y sin mayor reconocimiento, murió el escritor Danilo Kis, no en Yugoslavia, su patria -si así podía llamarse-, sino en París. Diez años antes había decidido exiliarse allí, tras las polémicas y acosos que provocó su libro Una tumba para Boris Davidovich (1976), un conjunto de narraciones sobre personajes que sufren, durante las purgas estalinistas, variados incordios que iban desde persecuciones hasta la muerte.

Si sus primeros libros - La buhardilla (1962) y las tres novelas ahora reunidas en Circo familiar (1965-1972)- eran mayormente de inspiración autobiográfica, con Una tumba para Boris Davidovich Kis inauguraba una veta distinta de su obra -que tendría otra manifestación deslumbrante con La enciclopedia de los muertos (1983)- y que configura sus escritos quizá más característicos: los relatos de vocación "documental", en los que no es muy clara la distinción entre la empresa de investigación y la propiamente literaria, una mezcla de ficción y hechos, como si el autor desconfiara de la pura invención o gustara disfrazarla con los ropajes de la realidad.

A esta misma esfera pertenece el libro póstumo de Kis, Laúd y cicatrices (1994), que reúne relatos escritos entre 1980 y 1986 -varios, de hecho, con la intención de ser incluidos en La enciclopedia de los muertos -, compartiendo tanto temas (el acabamiento de una vida, el fulgor y declinar de las relaciones, la enfermedad, el absurdo del poder, los dolores del exilio, la amistad) como diversos mecanismos de apropiación, disimulo y exhibición de fuentes (desde cambios de nombres a post-scriptum). Las notas de la editora, Mirjana Miocinovic (que fue esposa de Kis entre 1962 y 1981), no sólo explican su trabajo con los manuscritos, sino también su origen. De una manera u otra nos enteramos del fondo no ficticio de casi todos los relatos. Así, en "Yuri Golets", el personaje está desesperado por la muerte de su mujer: aunque hacía tiempo que vivían separados, cree que ya no tiene sentido seguir viviendo sin ella y pide ayuda a sus amigos para suicidarse; la historia está en parte basada en la de un amigo de Kis, el escritor Piotr Rawicz. En "El maratoniano y el juez de carrera", alguien corre una carrera magnífica, pero resulta que sólo es un sueño, soñado en un campo de concentración (Kis lo leyó en un libro). Una noticia sirve de base a "El poeta", en que un anciano yugoslavo escribe un poema que se considera contrario al régimen de Tito: es encarcelado y obligado a escribir y depurar, una y otra vez, por meses, un poema laudatorio; lo hace con la esperanza de recuperar a su perro, pero es una esperanza vana. "El apátrida" -según la editora, el título del libro (el que con más coherencia enlaza los relatos) debería haber sido ése- se inspira en la vida del escritor austro-húngaro Ödo von Horvath, mientras en "La deuda" imagina al escritor Ivo Andric (Premio Nobel 1961) haciendo un listado mental antes de morir, intentando mostrar una vida a través del inventario de sus deudas.

A diferencia del "apátrida" del relato que despoja su obra de cualquier elemento autobiográfico, Kis los introduce constante y oblicuamente. Ese apátrida se define (y Kis parece suscribirlo) así: "al mismo tiempo húngaro, croata, eslovaco, alemán, checo y si empezara a husmear entre mis antepasados y a someter mi sangre al análisis -una ciencia muy de moda hoy día entre los nacionalistas- encontraría allí, como en el cauce de un río, rastros de sangre rumana, armenia y quizá gitana y judía. Yo, sin embargo, no reconozco esta ciencia de análisis espectral de sangre".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Alfredo Cáceres


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales