ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 13 de Enero de 2008

Sorpresa entre privados causó la solicitud de renuncia al ex titular de Economía
Ferreiro: Por qué removieron a uno de los ministros mejor evaluados

Cercanos al ex secretario de Estado confiesan que tal vez faltó más sintonía con el mundo parlamentario y con los dirigentes de las pymes.. Pero quizá más relevante fue que, en el nuevo diseño de la Administración Bachelet, no era funcional contar con dos "tecnócratas" en los ministerios económicos más importantes.

Alejandro Sáez Rojas

A cinco días del cambio de gabinete, aún hay serias dudas de por qué salió uno de los ministros mejor evaluados del gabinete económico. Alejandro Ferreiro realizó un extenso trabajo de modernización de su cartera, consiguió sacar adelante el estatuto de las pymes -al punto de ser bien catalogado por los díscolos dirigentes gremiales del sector- y avanzó en la dura tarea de organizar la gestión de los fondos para innovación.

Calificar su labor como buena no es un juicio arbitrario. En julio, "El Mercurio" realizó una encuesta a 127 parlamentarios. El 25% de ellos respondió que Ferreiro era el mejor de los secretarios de Estado del área económica. Sólo cinco puntos menos que Velasco.

Este mismo diario consultó a un conjunto amplio de actores económicos y Ferreiro sobresalió con una nota de 5,1, de un máximo de 7. Cuatro décimas detrás de Andrés Velasco.

Por esto, su remoción causó extrañeza. El presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Alfredo Ovalle, lamentó la partida del ministro.

Pero hay algunas luces que pueden explicar su salida. En primer lugar, los énfasis y el diseño del nuevo gabinete. La Presidenta Michelle Bachelet quiso una mayor sintonía entre su equipo y el mundo político. Hizo varias señas a los parlamentarios, a la Democracia Cristiana y al PPD, con el objetivo de ordenar las filas. En el mapa político, Ferreiro no tuvo lugar (ver recuadro).

Las pymes tampoco fueron aliadas incondicionales de Ferreiro. Un dirigente del sector ratifica la existencia de una reunión en que -distendidamente con Bachelet- ésta bromeó con ellos de que pronto vendrían más buenas noticias para su sector, con la aprobación del estatuto pymes. Sin embargo, los dirigentes habrían contestado que "hasta ahora nadie nos ha escuchado", sembrando una duda sobre el diálogo que el ex ministro sostenía con los dirigentes.

Por último, Hacienda jugó un rol: no como promotor de la salida de Ferreiro, pero sí no realizando más esfuerzos para que se quedara.

Su marcado perfil técnico y su debilidad política pesaron en su salida

Quizá uno de los argumentos centrales para la salida de Ferreiro es que no calzaba con el nuevo diseño del gabinete. Contar con dos "tecnócratas" -cuyo énfasis está en la correcta aplicación de las iniciativas más que en la viabilidad y consecuencias políticas de ellas- no era funcional a la cercanía que la administración de Bachelet deseaba conseguir con la Concertación.

En ese sentido, los dardos siempre apuntaron con fuerza a Andrés Velasco. Es él a quien querían remover, o bien poner un contrapeso tanto en las carteras políticas clave como Interior, o en otras como el ministerio de Economía. Incluso, en círculos concertacionistas, se comentaba que hubo propuestas para nominar a Ricardo Ffrench Davis en esta última secretaría de Estado.

Al final, en un ejercicio de política pura, se optó por sacrificar a Alejandro Ferreiro y reemplazarlo por un nombre con buenos pergaminos técnicos, pero también con estrechos lazos en el mundo político, particularmente la Democracia Cristiana. Hugo Lavados es amigo de la familia Alvear-Martínez (DC) y de Francisco Vidal (PPD). El nuevo gabinete de Michelle Bachelet hizo varios guiños a la presidenta de la DC. También en pro de la solidez política del gabinete, se diluyó la opción de que Ferreiro pasara al Ministerio de Obras Públicas. En su lugar asumió un crítico de la labor de Eduardo Bitrán, como es el ahora ex presidente del Partido por la Democracia, Sergio Bitar.

Aunque la prensa dio versiones diferentes, Velasco no habría jugado un rol clave en la salida de Alejandro Ferreiro. En los dos temas en que hubo un supuesto conflicto (innovación y estatuto pymes), finalmente las diferencias se zanjaron. En el primero, la cartera de Ferreiro recibió cuantiosos recursos en el presupuesto "y no se le dan fondos tan altos si se tiene una desconfianza muy fuerte sobre uno de los ministros al punto de querer sacarlo", argumentan fuentes cercanas a Hacienda. En el segundo, Ferreiro tuvo un protagonismo real y mediático.

Lo que sí echan de menos de Velasco es quizá no haber tenido una actitud más firme en la defensa del ministro de Economía. Ese tal vez fue un punto doloroso para Ferreiro, dicen cercanos.


¿Faltó realmente diálogo con el Congreso y las pymes?

En círculos cercanos a Ferreiro, una de las razones de su partida fue la dificultad para establecer un diálogo más estrecho con algunos actores sociales claves. También se cuestionó el no ser más mediático, en un "segundo tiempo" en el que el Gobierno requiere mostrar más sus logros.

Uno de los actores con los que faltó más sintonía fue con el Congreso. Ferreiro se enfrentó con algunos parlamentarios, entre ellos Pablo Lorenzini, por la licitación de casinos, cuando este último acusó presiones de parte del ministro.

Pero es difícil hallar grandes encontrones entre el Congreso y Ferreiro. Menos aún cuando se considera que el 25% de los parlamentarios lo evaluó como el mejor ministro del área económica (en una pregunta abierta y con mención espontánea).

"Pero, probablemente, no tuvo empatía con la gente del Congreso", revelan algunos de sus cercanos. "Las lógicas del Parlamento no son las mismas de quienes creen que se debe actuar técnicamente bien, por ejemplo en la asignación de subsidios. Muchos parlamentarios pueden pensar que este tipo de decisiones deben pasar antes por una consulta a ellos", afirman.

Los dirigentes de la pequeña y mediana empresa tampoco fueron un punto de apoyo central para Ferreiro. Muchas veces se quejaron públicamente de que no había diálogo y de que las medidas pro sector avanzaban demasiado lento, que "tenían que estar empujando todo".

El ex ministro hizo su trabajo: poco antes de dejar el cargo anunció el estatuto de las pymes, que fue bien recibido por los dirigentes gremiales. Pero, según versiones allegadas al ex secretario de Estado, haciendo un balance, la relación entre Ferreiro y las pymes siempre fue ambivalente. Y este sector ha sido muy relevante en el discurso comunicacional del Gobierno, y es visto como un énfasis que puede contrapesar la supuesta influencia que ejerce el gran empresariado en el ministro Andrés Velasco.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Entre julio del 2006 y enero del 2008 fue ministro de Economía Alejandro Ferreiro: dieciocho meses en total.
Entre julio del 2006 y enero del 2008 fue ministro de Economía Alejandro Ferreiro: dieciocho meses en total.
Foto:Manuel Herrera
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales