REVISTA YA

Martes 17 de Marzo de 2009

Las nuevos rumbos de Carolina Tohá y Marcela Cubillos

Carolina Tohá es la flamante nueva vocera de gobierno. Marcela Cubillos es vocera de la campaña presidencial de Sebastián Piñera. Se conocieron cuando eran dirigentes estudiantiles, compartieron apasionadas discusiones en la Cámara de Diputados y, a pesar de sus diferencias, se respetan una a la otra. En esta entrevista exclusiva, a horas de haber sido, la primera, nombrada ministra Secretaria General de Gobierno, estas políticas hablan de su historia entrecruzada, de sus expectativas y de cómo están jugadas en sus nuevos roles. "No tengo el cuero duro. Pero sé por qué causa estoy acá, y mi sensibilidad me la llevaré conmigo a cuestas", dice Tohá.
Por XIMENA URREJOLA B. Fotografías: CARLA DANNEMANN

Supo muy tarde en la noche del miércoles 11. Pero no quiere entrar en detalles de quién fue exactamente la persona que la llamó por teléfono cuando ya estaba lista para dormir. Sí dice que no dudó su respuesta. De inmediato dijo que sí, que aceptada ser la nueva ministra Secretaria General de Gobierno, la vocera de la Moneda, en reemplazo del polémico Francisco Vidal, quien fue designado en el Ministerio de Defensa. "Cuando la Presidenta te pide que la acompañes en su gabinete, la verdad es que no tienes dudas. Sí quedé llena de preguntas porque me di cuenta de que mi vida iba a cambiar de la noche a la mañana", dice la flamante ministra poco rato después de jurar en La Moneda, hasta donde llegó con sus dos hijos, Emilio y Matilde, y su marido, el diputado por Iquique Fulvio Rossi.

Carolina Tohá, PPD, una de las diputadas mejor evaluadas del Congreso, ya había decidido –y anunciado– que no iba a repostular para emprender nuevos rumbos en la política. Se imaginaba en la alcaldía de Santiago en un tiempo cercano; quizá en el Senado más adelante. Pero nunca imaginó, ni en sus sueños más delirantes –como ella misma dice– que sería ministra. "Pero jamás he pensado en dejar la política. No podría. Me persigue, no hay cómo", dice riendo.

Otra de las diputadas mejor evaluadas del Congreso es Marcela Cubillos, de la UDI, quien también anunció que no repostularía a su cargo. Este año de elecciones es vital para ella y, además del trabajo parlamentario que le dura hasta fines de año, está ciento por ciento involucrada en la campaña de Sebastián Piñera. Se la ha visto frente al micrófono, haciendo de vocera de su candidato presidencial, aunque ella se ría y diga que no, que su trabajo no tiene que ver sólo con hablar con la prensa.

A pesar de que se encuentran en trincheras políticas diferentes y de que no son amigas, la historia se ha encargado de entrelazar las vidas de Carolina Tohá y Marcela Cubillos. Y lo cierto es que, durante este último año de gobierno de la Presidenta Bachelet, un año de intensa campaña presidencial y parlamentaria, y de crisis económica, lo más probable es que las vidas de ambas mujeres se sigan entrelanzado. Porque el deber de Carolina Tohá como vocera es defender y difundir el trabajo del gobierno de la Concertación, y una de las aristas del trabajo de Marcela Cubillos en la campaña de Piñera es convencer a los chilenos de que su candidato es lo que Chile necesita para salir adelante, y que el más probable candidato del oficialismo, Eduardo Frei, es "más de lo mismo".

DESDE SU ÉPOCA DE DIRIGENTES ESTUDIANTILES

Quizá lo primero que las une es que por razones familiares tuvieron algunas facilidades para entrar en política si se las compara con el común de las mujeres. Carolina Tohá es hija de José Tohá, ministro de Interior y de Defensa de Salvador Allende, quien murió en 1974. Su tío Jaime Tohá, un político de trayectoria, es el actual intendente de la VIII Región. Por su parte, Marcela Cubillos es hija de Hernán Cubillos, canciller del general Augusto Pinochet. Ambas crecieron en un ambiente político, conociendo desde niñas gente de los partidos afines a sus familias, por lo que cuando decidieron entrar firmemente en este mundo, no eran unas desconocidas sin redes ni contactos.

Ambas también están emparajedas con parlamentarios. Carolina Tohá, como ya dijimos, está casada con Fulvio Rossi, y Marcela Cubillos es la pareja del senador Andrés Allamand. Las dos, entonces, tendrán menos tiempo para compartir con ellos, a la hora que su principal trabajo será con la Presidenta una, y recorriendo Chile en campaña, la otra.

"A mi marido lo voy a ver todavía menos. Siendo los dos diputados por lo menos nos encontrábamos en Valparaíso, muchas veces viajábamos juntos. Esto es como cuando te llueve sobre mojado", dice Carolina Tohá, riéndose. Y añade: "Pero creo que en este tipo de cosas todo el mundo entiende y comprende que hay razones que justifican entrar en este ritmo. Los únicos que a veces no entienden son los niños; con ellos tendré que tener especial atención y cuidado, sobre todo con la más chiquitita, porque la diferencia entre diputada y ministra no la entiende muy bien. De hecho, no le causó ninguna gracia (el nombramiento). Mi hijo mayor, sí, lo encontró muy entretenido".

Tienen sólo un año de diferencia (Carolina es mayor). Se conocieron cuando ambas estudiaban Derecho (Carolina en la Chile; Marcela en la Católica) y eran destacadas dirigentes estudiantiles en la FECH y la FEUC. Se volvieron a encontrar cuando las dos llegaron a la Cámara de diputados, hace siete años y, como miembros de la Comisión de Educación, compartieron apasionadas discusiones, que casi nunca terminaron con una convenciendo a la otra.

"Con Marcela hemos hecho política paralelamente durante muchos años. Hemos discutido hasta que nos hemos aburrido, de un montón de cosas, a veces con opiniones muy distintas. Pero, a pesar de eso, siempre le he tenido un gran respeto y aprecio, y espero (con este nuevo cargo de vocera) que eso no cambie", dice Carolina Tohá.

Marcela Cubillos, por su parte, señala: "Le deseo la mejor de las suertes en la nueva responsabilidad que ha asumido: la felicito por el nombramiento. Tengo de ella la mejor opinión en términos profesionales. Es una diputada seria, profesional. Ahora, tengo una muy mala opinión de su gobierno. Está asumiendo como vocera del peor gobierno que ha tenido la Concertación. Pero celebro que La Moneda haya entendido que el ministro Vidal hacía abuso en el ejercicio de su cargo. Así que bueno, siempre miro los nombramientos con esperanza de que las cosas mejoren".

FUERA DEL CONGRESO AL MISMO TIEMPO

Ambas decidieron dejar el Parlamento casi al mismo tiempo. La tarde del viernes 16 de enero, en una reservada reunión en la sede de la UDI, la diputada Marcela Cubillos notificó al presidente de su partido, Juan Antonio Coloma, su determinación de no repostularse al Parlamento para trabajar en la campaña de Sebastián Piñera, a quien había informado de su decisión un par de horas antes. "Además de que quería sumarme a la candidatura de Piñera, porque siento que tenemos la obligación de ganar este año, he sido diputada por dos períodos y siento que cumplí una etapa. Quiero irme a otros campos profesionales. Nunca miré la política como una carrera; para mí es un trabajo".

Marcela no tiene problemas o inquietudes respecto del trabajo parlamentario, eminentemente masculino. Es un trabajo que le gusta, que la apasiona, pero ya no quiere volver a estar en campaña, quiere buscar nuevos rumbos. Cuando se le pregunta si le gustaría ser ministra, como Tohá, señala: "Por el momento tengo suficiente con haber tomado la decisión de no ir a la reelección. Tengo un año todavía para resolver qué voy a hacer. Me pueden ofrecer cosas del mundo privado y del mundo público, pero al final las decisiones uno no las toma por lo que te ofrecen sino por lo que uno quiere hacer".

Carolina Tohá tiene otras razones para haber decidido no ir a la reelección: "Nunca he pensado que ser diputada es como un matrimonio "hasta que la muerte nos separe". Ha sido una experiencia interesante, enriquecedora, pero también con una cantidad enorme de limitaciones y restricciones. Tenemos una institución parlamentaria con un clima político muy enrarecido... Creo que a todos les pasa, no a mí no más... Vivimos con la sensación de que no hay espacio para sacar adelante los proyectos. Entonces la gente se siente súper frustrada. Es bien ingrato, poco valorado socialmente, complejo, tiene muchas dimensiones: trabajar bien en tu distrito, ser un buen legislador, aparecer en la prensa. No veía una razón para pensar toda mi vida política en la Cámara. El Senado es distinto".

Con la salida de Tohá (quien será reemplazada por Felipe Harboe) la escasa participación femenina en el Congreso es aún más exigua. Sólo hay dos senadoras y 17 diputadas para 120 escaños. ¿La principal razón? Según la ministra Tohá, "lo que más cuesta es encontrar mujeres dispuestas a entrar en esto. Hay una carga muy fuerte de dureza, de hostilidad y creo que muchas se hacen a un lado porque no quieren ser parte". Además, para la nueva vocera es fundamental que exista una ley de cuotas (o de acción positiva) para permitir que las mujeres tengan más posibilidades de competir por un escaño, ya que para ellas es muy difícil pasar la barrera de la nominación. Dice: "El problema de las mujeres no es que los chilenos no voten por ellas, sino que no logran llegar a ser candidatas. Pero no hay respaldo político para dictar esta ley. El PPD y el PS son los únicos partidos que tienen acuerdo de legislar ese proyecto".

Marcela Cubillos (quien será reemplazada en su distrito por Rodrigo Álvarez) dice que en la UDI hay muchas mujeres en una multiplicidad de cargos, por lo que el tema de si hay más o menos en la Cámara no es una preocupación fundamental para ella ni para su partido. "Creo que tan deseable como que hayan más mujeres es también renovar en edad. Pero consideramos que la dificultad mayor es el tema vocacional. A nosotros nos resulta mucho más fácil convencer a mujeres que participen en el mundo municipal que en el parlamentario. En segundo lugar, el hecho de que el Congreso esté en Valparaíso implica dificultades. Hay una limitación, pero como hay en todas las actividades". Respecto de una ley de cuotas, es enfática: 'Lo que siempre les digo a las parlamentarias de izquierda es que yo jamás estaría en un partido que discriminara a las mujeres. O sea, si ellas sienten que sus partidos las discriminan y por eso necesitan una ley de cuotas, eso es problema de su partido'

SUS ESTILOS COMO VOCERAS

Marcela Cubillos dice que ella no es "la" vocera de la campaña de Sebastián Piñera. Que hay un equipo grande que hace ese trabajo. Pero cuando se le pregunta por su estilo, señala: "En general, me gusta hablar de los temas en que me he preparado, no me gusta dar simplemente frases para una cuña ni dar mensajes rimbombantes. Trato de actuar con la mayor seriedad posible. No me gustan los conflictos por los conflictos, pero sí reconozco que no tengo ningún complejo en defender mis ideas ni en hablar con franqueza cuando hay que hacerlo. Nunca me he achicado. Siempre he actuado con convicciones súper profundas y uno tiene que tener la valentía de defenderlas".

Aunque está recién asumida, Carolina Tohá piensa que su estilo como vocera de gobierno implicará ser ella misma: "El estilo con que voy a trabajar lo voy a ir descubriendo día a día. Pero tengo una trayectoria en política; la gente me ha visto discutir; he buscado acuerdos cuando los he tenido que buscar y siempre he tratado de ser coherente con mi manera de pensar. Eso no va a cambiar. Además, siempre trato de resolver los problemas respetando a los demás y exigiendo respeto a cambio. Con firmeza".

Sí confiesa que no tiene el cuero duro, cuando se le comenta lo expuesto que es este nombramiento. "No soy una persona insensible, pero sé por qué causa estoy acá, y mi sensibilidad la llevo conmigo a cuestas, todo el día", dice riendo. Explica lo que le sucedía en el Congreso con sus colegas hombres: "Allí no hay todavía una masa política de mujeres suficiente como para cambiar las reglas del juego: cambiar el lenguaje, los estilos. Creo que las mujeres no nos acostumbramos nunca a eso. Es una mochila súper grande tener que tolerar ese tipo de relación... No encuentro ninguna explicación lógica para tener que aceptar esta idea de que la política es sin llorar. Eso es decir que no somos humanos".

De todas maneras, Carolina Tohá señala que "en política las dificultades son insoportables cuando uno siente que no valen la pena. Que no hay una razón que amerite enfrentarlas. Pero éste no es el caso. Uno se tiene que creer el cuento. De otra manera es invivible. Si uno se lo cree, se tolera, se lleva adelante y hasta con entusiasmo".

Sobre si este nuevo cargo le puede restar credibilidad y tal vez votos a futuro está tranquila: "No es mi tema. Creo que en la política la popularidad es función de la consistencia y la seriedad con que uno haga los trabajos. Todo lo demás es volátil. Se lo lleva el viento". Marcela Cubillos, desde la otra vereda de la arena política, coincide: "No creo que exista ese riesgo. Este es un paso importante en su carrera, un paso adelante. Aunque yo, desgraciadamente, estoy jugada para que sean los últimos ministros de la Concertación, por lo menos durante los próximos cuatro años", dice sonriendo.

Carolina Tohá está orgullosa. Y cuenta que se acordó mucho de su papá el día de su nombramiento: "Pensé que alguna vez se habló de un ministro Tohá y que ahora se va a hablar de una ministra Tohá. de alguna manera, siempre me siento acompañada cuando me toca asumir nuevos desafíos".

Producción: Germán Romero

Maquillaje: Milagros Domínguez

Agradecimientos: Congreso de Santiago


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:CARLA DANNEMANN


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales