PROPIEDADES CUERPO F

Domingo 9 de Mayo de 2004

Datos prácticos:
Cómo frenar en seco la humedad

Cuando se utiliza cualquier tipo de estufa móvil se acumula una gran cantidad de vapor de agua, porque se produce el fenómeno de la condensación. Esto deja sus huellas en los muros. muros.

GABRIELA LACOSTE

Parece lógico. Cuando las temperaturas bajan, las estufas comienzan a encenderse y los dueños de casa, preocupados por la salud y bienestar de la familia, cierran puertas y ventanas.

Pero de lo que no se dan cuenta es que se acumula una gran cantidad de vapor de agua que se condensa y produce humedad, la que podría perjudicar, en algunos casos, la integridad de las casas y los pulmones de sus habitantes.

Al respecto, el arquitecto Marcelo Huenchuñir dice que "en las residencias con loza radiante no se produce vapor de agua en el interior, debido al sistema que se utiliza. En cambio, en las viviendas en que se usan estufas móviles , como las que emplean gas licuado, se acumula mucha humedad debido a la condensación que se origina dentro de los hogares".

Pero es necesario aclarar que existe una humedad relativa de confort. El experto aclara que "la gente vive en un buen ambiente dentro de la casa cuando ésta presenta una humedad relativa del aire de 40% o 50%".

El problema surge cuando el vapor de agua se comienza a depositar en lugares de la casa que no están preparados para resistirla como son dormitorios, living o comedor. Porque la cocina y los baños, en su mayoría, tienen los muros revestidos con cerámicos o azulejos que permiten proteger las superficies.

Maldito vapor

Hay humedades y humedades. La llamada condensación superficial se produce cuando el vapor, tibio o caliente, toca la pared fría y se produce el chorreo del agua, situación que produce una humedad constante dentro de la vivienda y que finalmente hace que florezcan hongos que deterioran rápidamente los muros.

También, existe la condensación intersticial, que es la que ocurre dentro de los elementos constructivos, o sea al interior de los muros y que es muy difícil de detectar a simple vista. El arquitecto explica que "en invierno, se logra una temperatura confortable en las viviendas, pero afuera existen menos grados, por lo tanto, se produce una presión natural que ejerce el vapor de agua por traspasar las paredes desde el interior al exterior y, si no hay una buena barrera de humedad ésta pasa y moja el núcleo de las estructuras produciendo a largo plazo un problema mayor".

¿Qué hacer entonces? La humedad que se produce al interior de las viviendas tiene su origen en diferentes factores. Por un lado, están los materiales que se utilizaron en la construcción y, por otro, los hábitos que tienen los habitantes en invierno.

Como primer punto se debe señalar que las casas se construyen con materiales que ocupan gran cantidad de agua en su ejecución. Inicialmente estos elementos quedan saturados del líquido. Por lo tanto, la humedad demora largo tiempo en eliminarse por completo. Debido a lo anterior, si la casa es nueva, durante el primer año de uso se tiene que favorecer el secado de los muros a través de una buena ventilación diaria.

Para eliminar los hongos, que pueden terminar con los papeles murales, pinturas e incluso ser dañinos para la salud de las personas, es necesario que los dueños de casas ventilen a diario y sigan varias recomendaciones, como indica la Cámara Chilena de la Construcción.

Primero, se tiene que evitar la calefacción a parafina o a gas en exceso, y no prender los calefactores en la noche mientras se duerme; secar a primera hora de la mañana todos los vidrios que amanecen mojados, y ventilar por largo tiempo, abriendo las ventanas para que se produzca alguna corriente leve de aire.

También es importante no tapar las celosías de ventilación en cielos, puertas o ventanas; mantener limpias las canales de desagüe que hay en la parte inferior de las ventanas, y si se tiene alguna estufa encendida mantener una o más ventanas entreabiertas para permitir la circulación del aire en lo posible durante el día.

Tampoco hay que colocar teteras o recipientes con agua sobre estufas porque producen mucho vapor de agua dentro de la casa y las cocinas sin campana de humedad o extractor deben ventilarse al exterior cuando se produce vapor de agua.

Si usted gusta de las duchas largas y muy calientes, ventile los baños. Y si es amante de las plantas, no las riegue en exceso. Y si es posible, utilice calefacción seca, que es producida por todo tipo de estufas eléctricas.

La lluvia puede ser también otro de los factores que produzca humedad dentro de las casas. Las goteras son fáciles de descubrir por eso se debe revisar periódicamente el estado de la cubierta de las residencias. Los techos en general requieren de mantención periódica y todos los años, antes de que comiencen los chubascos, debe hacerse una revisión acuciosa de canaletas, bajadas de agua y desagües.

Las precauciones

Además, si la casa posee jardineras adosadas a las paredes, se deben tomar otro tipo de precauciones para evitar la tan molesta humedad.

No se tiene que llenar con tierra, más arriba de 10 centímetros del borde del muro de la jardinera hacia abajo; no regar en exceso; no hay que picar con herramientas de filo o peso los bordes de la jardinera, ya que puede dañarse el estuco o la impermeabilización; verificar que la gárgola esté limpia al igual que el desagüe y, soltar la tierra para favorecer el drenaje.

Por último, hay que tener claro que para evitar todo tipo de olores y mantener la casa seca es fundamental una ventilación prolongada. Se tienen que abrir las ventanas diariamente y así recibir el sol de la mañana, que mata todo tipo de bacterias. Esto junto a una calefacción seca es el mejor modo de evitar o eliminar cualquier tipo de humedad, pues de esta forma se secan muros y vidrios y se evita la condensación del vapor de agua.

No se tiene que dejar de lado que los hongos se desarrollan cuando aparecen ambientes propicios con humedad y oscuridad. Por ello es conveniente recoger las cortinas de las ventanas para airear los rincones de la casa. Es que la humedad entra de a poco.

Para no olvidar

Ventile diariamente todas las habitaciones, abriendo las ventanas.

No seque ropa al interior de su casa o departamento. El uso de estufas produce vapor, quedando las paredes y techos con humedad. Por ello lo ideal es que la temperatura interior sea de 22 grados.

En caso de tener reiteradamente problemas de humedad, haga una abertura de 10 por 10 centímetros en la parte superior del muro de la habitación, cubriéndola con una rejilla. Esto permitirá que exista una mayor ventilación.

Antes de comenzar las lluvias de cada año, revise techumbres, canaletas, desagües y bajadas de agua, para repararlas y limpiarlas en caso de que exista algún desperfecto.

Si tiene plantas de tierra cerca de los muros, trasládelas a por lo menos medio metro de distancia de las paredes exteriores. Lo ideal sería construir un borde de cemento de unos 5 centímetros de espesor, con una inclinación hacia el exterior. Esto es, para evitar que el agua se apose y se vaya hacia los muros, lo que traería dificultades mayores.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales