DEPORTES

Domingo 7 de Enero de 2007

Sergio Bernabé Vargas se confiesa:
El plantel pensaba que le jugaba en contra

El director deportivo de la U revela que se alejó del primer equipo el semestre pasado cuando sintió que desconfiaban de él, pero sostiene que nunca abogó para que a un futbolista le bajaran el sueldo.El ex portero dice que ha callado ante los ataques que ha recibido en los últimos días, pero advierte que si éstos se mantienen hablará y dirá por qué se fueron quienes han debido abandonar el club.

Juan Esteban Codelia
Enviado especial a Coquimbo

Sergio Bernabé Vargas es el amo y señor del fútbol de la U. Por primera vez desde que retornó al club tras su retiro como jugador, puede ejercer propiamente tal su cargo de director deportivo. Y parece disfrutarlo.

-En esta segunda etapa ha tenido más protagonismo que en la primera, ¿por qué?

"Siempre supe que el puesto iba a ir evolucionando, porque era un puesto nuevo en la U. Y lógicamente que no podía venir y hacer una cantidad de cosas porque iban a empezar los conflictos. Preferí el camino de la conciliación. Cuando yo llegué, Gustavo (Huerta) ya estaba y empezamos a trabajar en los refuerzos, vimos nombres, consensuadamente como tiene que ser. Sobre todo teniendo en cuenta que los entrenadores no están acostumbrados a tener un jefe en la parte técnica, que es distinto de la parte dirigencial".

-¿Al principio tenía responsabilidades de director deportivo y después las fue dejando de lado en la última etapa de la era Huerta?

"No, cuando se decretó la quiebra el cargo recién se estaba instaurando. Y después el puesto se diluyó, porque me puse a hacer otras labores. El síndico me encargó la administración del Caracol, de diez entrenadores quedaron cuatro. Me puse a ayudar a Cristián Romero en una división directamente en cancha, ayudé a conseguir recursos para captar jugadores... Cuatro días antes que empezara el torneo empezamos a definir el equipo. Llegaron 6 ó 7 jugadores y se fue la misma cantidad. Y siguieron llegando jugadores hasta la quinta fecha. Eso da mucho trabajo".

-¿No alcanzaba el tiempo?

"Antes yo hacía la negociación y cuando terminaba se lo pasaba a la parte administrativa y ellos se encargaban de todo. Ahora yo tenía que hacer la inscripción del jugador, ver los pasajes, las reservas del hotel, llevarlo al entrenamiento... Y con cada jugador. Además, tenía que explicarle al síndico todo lo que estaba sucediendo, desde por qué se concentraba. La vez que viajamos a Puerto Montt fundamenté por qué se viajaba en avión y no en bus. Lo mismo con los premios, que no entendía por qué había que darlos si se pagaba un sueldo. Entendió el concepto de premios. Y pedí que no fuera tan grave la rebaja de los salarios. Fue de un 15 por ciento, que se les devolverá con los excedentes del club y con intereses. Eso me alejó de la parte técnica".

-Y se alejó completamente del primer equipo...

"Es que después hubo una serie de reuniones y yo estaba en medio del distanciamiento en las relaciones entre el plantel y el síndico. Ahí empecé a ver que me miraban de costado. Los futbolistas pensaban que yo les jugaba en contra, cuando era al revés. Me empecé a alejar un poquito, me dediqué más a los cadetes, para evitar todo ese tema. Todo eso influyó en que se diluyera la función".

-¿Lo afectó esa desconfianza hacia usted?

"Al principio sí, pero yo estaba tranquilo internamente".

-¿Lo aclaró con ellos?

"Con Marcelo (Salas) lo aclaré. Se lo comenté".

-¿Y lo entendió?

"No sé. Yo le hice ver mi posición, le expliqué todo mi trabajo. Y acá hay un testigo al que se le puede preguntar, que es el síndico. A ver si yo alguna vez le puse a algún jugador en contra o pedí que hubiera que bajarle el sueldo a alguien. Pongo un ejemplo: lo jodí tanto para que le hiciera contrato a Marcelo Díaz, que un día me dijo déjate de joder, ya le voy a aumentar. Y lo hice para que los chicos estuvieran bien. Es todo lo contrario a lo que los jugadores pudieran creer".

-¿Salas le hizo ver lo que le molestaba?

"Sí, yo lo busqué cuando dijo que no estaba claro el nexo conmigo. Lo cité dos veces a una reunión a través de Gustavo (Huerta) y no vino. Una vez lo agarré camino al camarín, en el pasillo, y empezamos a conversar. Me dijo que habían visto que yo antes estaba más cerca de los jugadores. Le expliqué lo que pasaba. Ahora hacía cinco funciones. Y nada más. Quedó en eso. Si entendió o no es otra cosa. Yo se lo expliqué y fui sincero".

-Parece que no estuvo muy de acuerdo...

"Yo siempre seré pro jugador. Siempre los defenderé. La idea es acercar los intereses de ellos y los del club. Si me voy mucho con los del club, sé que chocaré con los jugadores. Y muchas veces tienen razón en sus reclamos. Si me voy con todo con los futbolistas, muchas veces hay cosas que piden que no se les pueden brindar, que no están entre las posibilidades del club... Estoy en una posición intermedia, de tratar de acercar las posiciones, que fue lo que traté de hacer cuando empezaron los problemas".

-¿No cree que Salas entienda que usted le pasó la cuenta al sacar a todo su entorno del club?

"No, esto no tiene nada que ver con los 'salistas' o algo parecido. De los jugadores que terminaban contrato, evaluamos que Waldo (Ponce) y Rodrigo Valenzuela eran los que queríamos retener. Otros, por rendimiento, no estaban para seguir. ¿El 'Pato' (Ormazábal)? Fijate que no trajimos volante de contención. Optamos por quedarnos con los chicos que tenemos... Hablé con Rodrigo Valenzuela y él nos esperó bastante, pero yo no quería cerrar con nadie hasta que no llegara Salvador Capitano. Y cuando hablé con él, ya estaba medio arreglado con la Católica. Le hicimos una oferta y la de la UC era superior. Ahí tengo responsabilidad, pero en lo demás es mi función, decidir quién sigue y quién no. Por eso puedo aceptar críticas, pero no que se cuestione mi calidad moral, porque siempre he tratado de mantener una línea".

-¿Sólo el síndico influyó en que no siguiera Salas?

"El tema de Marcelo, desde que llegó el síndico, siempre lo manejó él. Él vio sus contratos. Siempre. Acá fue lo mismo. Pero Marcelo cerró las puertas, porque podría haber habido un acuerdo. A pesar de que tuvieron una relación de choque, Marcelo cerró la puerta. Y ahí quedó el tema".

-¿No hay vuelta, pensando que es un jugador clave?

"Sobre todo en un equipo de chicos, el aporte que puede ser Marcelo, como experiencia y todo lo que él aporta, obvio que sirve. Pero eso lo maneja el síndico".

"Me las he aguantado"

-Hay ex funcionarios que también lo culpan de sus despidos del club...

"Hay muchos que se fueron y lo toman por el lado personal. Si acá no hay nada personal. Hay criterios técnicos. Si yo saliera a decir qué criterios se usaron, varios saldrían perjudicados. Es complicado. Ellos dicen que Vargas no tiene autoridad, que no sabe. Y yo no los puedo salir a matar, porque si yo hablo que se fue por tres o cuatro motivos, lo hago. No lo voy a hacer. Por el momento, no".

-¿Por el momento?

"Es que si siguen los ataques y siguen insistiendo, voy a hablar. Pero me las he aguantado, me las he comido. Salí a contestarle a Adrián Rojas no por el criterio técnico, sino por el cuestionamiento moral. Me he comido bastante. Lo mismo con Mariano Puyol. Yo puedo fundamentar muy bien por qué se fue".

-Se ha dicho que usted ostenta un poder exagerado y puso a sus amigos...

"Las críticas las comprendo, pero los ataques han sido duros. Aquí se eligió a un entrenador, pero ya le han pegado cada palo y todavía no empieza a jugar. Un montón de gente se arroga de que sabe mucho de fútbol, ¿y cómo van a saber más que yo, que jugué 20 años como profesional, fui bastante exitoso, jugué en el fútbol argentino, fui campeón allá con Independiente, integré una selección sub 20, tuve la posibilidad de entrenar con Bilardo, que es campeón del mundo, con Pachamé; entrené con el 'Pato' Pastoriza, que fue campeón intercontinental; con Russo, con Veira y con el 'Indio' Solari? Y puedo nombrar un montón de técnicos más. ¿Cómo no voy a saber? Además, y perdóneme la gente del fútbol chileno, me formé en el fútbol argentino, que tiene otra mentalidad y manera de encarar el trabajo".

¿Y SALAS?

Vargas dice que fue claro con el zurdo sobre su desempeño como director deportivo. "Si entendió o no es otra cosa", apunta.

"No soy amigo de Capitano"

Otro tema que le molesta a Vargas es que digan que trajo a Capitano por ser su amigo.

"Sé cómo trabaja, pero no soy amigo de Capitano. Lo conozco, me dirigió tres años. Nada más. Aparte, la diferencia de edades es grande. Nos vimos tres veces en 15 años, un par de veces hablamos por teléfono y nada más. No sé si hay maldad o cosas tergiversadas, pero tampoco me quiero complicar con eso. Finalmente lo que mandan acá son los resultados", remarca el ex meta de la U.

Y hace una salvedad: "A los jugadores chilenos los he elegido yo, es cierto. Él los conocía, pero no en profundidad. También sé qué tipo de jugadores le gusta. Dinámicos, rapiditos, con buena técnica. Y fijate que los que llegaron son así: (Rodrigo) Rivera es un central con harta técnica y hasta puede ser el sucesor de Ronald Fuentes en sus características de juego; (Marco) Estrada tiene una zurda magnífica y se proyecta muy bien; Joel (Soto) es desequilibrante, dribleador, gambeteador, goleador; (Francisco) Arrué también cumple con el perfil".

Llegó Martorell y siguen esperando a Galaz

El primer susto de la pretemporada lo dio Francisco Arrué: el volante sufrió un fuerte golpe en la rodilla derecha. "Me quedó inflamada, pero no fue nada. El lunes ya podré entrenar normalmente", contó.

En Santiago, Sergio Vargas y José Manuel Edwards continúan en la búsqueda del refuerzo que falta: el delantero. Para este puesto la principal carta todavía es Patricio Galaz.

"El lunes habrá una nueva reunión y esperamos que se solucione todo de una buena vez. El síndico habló con José Antonio García (Atlante) y el jugador quiere estar en la U. Él sigue siendo la prioridad para nosotros", dijo el ex arquero.

En el caso de que Luis Pedro Figueroa solucione la traba por la propiedad de su pase y se vaya de la U, Vargas cree que "habría que traer otro jugador, pero no necesariamente en su mismo puesto. Puede ser un volante o un defensa".

Ayer, en tanto, Federico Martorell llegó al país. "Vengo a defender el prestigio y la historia de la U. Tengo garra y personalidad. Vine por lo deportivo más que por lo económico", dijo el zaguero, quien hoy se incorporará a la pretemporada.

"Quiero que todas las series jueguen igual"

No sólo del primer equipo está preocupado Vargas. La salida de Vladimir Bigorra de las series menores -se fue a Unión Española, donde es el ayudante de Héctor Pinto- aparejó que se sumara Ronald Fuentes, quien en 2006 colaboró con Gustavo Huerta en el plantel de honor.

"Sí, se incorpora Ronald. En las cadetes quiero sumar más entrenadores y para eso tengo que hablar con el síndico. La manera como se está trabajando no es la ideal, pero primero hay que cerrar el tema de las contrataciones", asegura.

Vargas quedó satisfecho con la faena de 2006.

"Salimos campeones con la sub 13, perdimos la final con la sub 17 y con la juvenil caímos en semifinales por penales. Hace mucho tiempo que la U no llegaba tan arriba con tres divisiones".

-¿Qué otros cambios habrá para 2007?

"Quiero que todas las series cadetes jueguen igual. Por lo menos, la sub 19 y la sub 17. Queremos crear un sistema. En principio, seguiré laburando con la sub 19, aunque veremos si incorporamos más entrenadores".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Sergio Vargas quiere ver una U protagonista en la temporada 2007.
Sergio Vargas quiere ver una U protagonista en la temporada 2007.
Foto:VLADIMIR BIGORRA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales