DEPORTES

Jueves 23 de Diciembre de 2004

DESPEDIDA:
Invicto en el adiós

Marcelo Ríos cerró su gira de despedida "Gracias Chile" con una victoria por 6-4 y 7-5 sobre el argentino Guillermo Coria, séptimo del mundo.

La ocasión lo ameritaba y por eso más de 13 mil personas llegaron hasta el coliseo central de San Carlos de Apoquindo: Marcelo Ríos, el ex número uno del mundo, el mejor deportista chileno de la historia, el ganador de 18 títulos del circuito ATP y finalista del Abierto de Australia '98, colgaba oficialmente la raqueta.

Sin embargo, muchos de esos fanáticos dedicaron buena parte del partido entre el zurdo y el argentino Guillermo Coria (séptimo del ranking ATP y finalista de Roland Garros este año) a reclamar a viva voz, porque no veían ni un ápice de lo que sucedía en la cancha. Y es que las tribunas y palcos VIP que la organización dispuso junto a la alfombra en la que se disputó el duelo tapaban la visión de buena parte de la galería.

Y aunque algunos optaron por retirarse y Jorge Mackenna (el encargado del espectáculo) ofreció disculpas públicas, Ríos y Coria trataron de abstraerse de la situación y brindaron una buena colección de lujos, acordes con sus conocidas muñecas.

El zurdo aprovechó que su confeso admirador (ver recuadro) entró con algo más que respeto a la pista y quebró en el primer juego del partido, ventaja que mantuvo durante toda la manga y que le permitió ganarla por 6-4. En la siguiente, Coria apuró un poco la pelota y llegó a adelantarse 3-1, pero otras dos rupturas del ex número uno del orbe (en el quinto y undécimo games) cerraron la victoria de Ríos por 7-5.

"Me retiro del tenis, pero me voy a seguir entregando entero por él. Sé que puedo aportar mucho y haré todo lo posible por que salgan nuevos Marcelo Ríos", dijo el ex tenista, quien no ha ocultado su intención de convertirse en capitán chileno de Copa Davis en el futuro cercano. También agradeció a su familia por el apoyo brindado en estos años y le dedicó unas palabras a su hija, Constanza.

Dichas estas palabras, y tras ser empapado con champaña por Coria, Ríos dio una vuelta olímpica acompañado por una decena de guardias de seguridad y una merecida ovación. La última de una era.

El fin de la gira

Con este triunfo, el santiaguino cerró su gira invicto: superó consecutivamente al checo Petr Korda (en Antofagasta), al estadounidense Mardy Fish (Coquimbo), a su compatriota Adrián García (Concepción) y al croata Goran Ivanisevic (Rancagua). Siempre, ante estadios llenos y con públicos rendidos a sus pies. El periplo de Ríos, que arrancó el 29 de septiembre, incluyó paradas desde Arica a Punta Arenas, tal como fue su deseo al momento de anunciar la despedida.

PROBLEMAS

El público ubicado en la zona de galería, que pagó 7.500 pesos, no veía la cancha y reclamó a viva voz.

Coria: "Aprendí mucho de Rios"

Horas antes de jugar contra Marcelo Ríos, Guillermo Coria enfrentó a la prensa chilena. Y en la conferencia no ahorró adjetivos para elogiar al zurdo.

Sin perder el humor por las raquetas que perdió en el viaje, el finalista de Roland Garros 2004 aseguró que siempre fue su intención participar de la despedida de Marcelo Ríos, pero que en un principio las fechas no habían coincidido. Pese a que nunca se midieron en una cancha, Coria dice haber sacado grandes lecciones de él. "Aprendí mucho de Ríos. En los torneos siempre le pedía que entrenáramos... Hasta tengo una polera que usó en el US Open. La guardo junto a la raqueta de (Andre) Agassi, cuando le gané en Roland Garros", contó.

Sobre el momento del retiro del zurdo de Vitacura, el trasandino planteó que con el talento del chileno "aún estaría ganando torneos", pero que entendía lo difícil que es seguir jugando competitivamente tras una seguidilla de lesiones y operaciones: "Ríos era un jugador muy respetado. Nadie quería jugar contra él, porque cuando le salían todas te hacía pasar vergüenzas dentro de la cancha".

Otro tema que abordó el trasandino fue la ya clásica polémica en torno a la importancia comparada entre Guillermo Vilas y Ríos. Coria optó por no tomar partido: "Te puede gustar o no la forma de jugar de cada uno, y en eso cada uno tiene derecho a opinar lo que quiera. Pero Vilas fue un grande para el tenis de mi país. Por algo yo me llamo Guillermo", remató.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Marcelo Ríos recibe el abrazo de Guillermo Coria. El argentino jugó a un ritmo pausado y propio de una exhibición, pero igual mostró gotas de su talento.
Marcelo Ríos recibe el abrazo de Guillermo Coria. El argentino jugó a un ritmo pausado y propio de una exhibición, pero igual mostró gotas de su talento.
Foto:MAURICIO PALMA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales