DEPORTES

Martes 9 de Mayo de 2000


Bernardo García Sufrimos mucho

El capitán de los Cóndores que clasificaron al Mundial de Seven a Side asegura que, para optar a un buen papel en el certamen argentino, deben mejorar la parte física y jugar más partidos internacionales.
Nunca imaginó Bernardo García que por seguir el consejo de un amigo del barrio, cuando recién se empinaba por los 10 años en 1980, su vida entera estaría ligada al rugby. Menos aún que, dos décadas más tarde, tendría el privilegio de ser el capitán del primer equipo chileno de Seven a Side que clasifica a un Mundial de la especialidad.

Pero así ocurrió.

El hooker de los Cóndores que se alzaron con el segundo lugar del Panamericano disputado en San Carlos de Apoquindo dice haber vivido el domingo la alegría más grande que le ha dado el deporte del que se enamoró hace tanto tiempo. Y lo está disfrutando, pese a que el cuadro nacional no pudo quedarse con el título de campeón.

- ¿Se notó la diferencia física en el partido ante Canadá?

Sí, se notó un poco. Además que a nosotros nos tocó una semifinal muy dura, con alargue, entonces lo sentimos un poco más. Pero creo que lo que más se nota es la experiencia que tienen los canadienses jugando seven. El equipo lleva seis o siete años con los mismos integrantes, actuando en todo el circuito mundial. Eso se nota mucho y redunda también en lo físico.

- Pese a ello, durante gran parte de la final se vio un duelo parejo.

Así es, por eso creemos tanto en nuestras posibilidades en el Mundial. Si nos preparamos bien, si podemos jugar la mayor cantidad de torneos del circuito internacional, nuestras chances están ahí y son muy buenas. Es decir, de la poca preparación que tenemos, de la poca participación en torneos importantes, igual jugamos de igual a igual con grandes equipos, que tienen mucha experiencia. Lo que nos falta es mejorar la condición física y participar en la mayor cantidad de torneos posibles.

- ¿El duelo con Uruguay fue lo más destacado del campeonato?

Puede haber sido lo más emotivo, sin duda. Llegar a la muerte súbita y ganar como ganamos al final, eso le dio mucha emoción.

- ¿Qué pasó con ustedes la noche del sábado, después de la derrota con Uruguay? ¿Cómo lograron motivarse para la revancha?

Después de ese encuentro nos bajoneamos mucho, pero como sabíamos que íbamos a enfrentarlos de nuevo, decidimos borrar ese día. No había pasado nada, porque igual definíamos con ellos la clasificación... Eso hicimos y por suerte funcionó, aunque sufrimos mucho.

- ¿Cuál fue la estrategia que utilizaron para cambiar el resultado de la fase inicial?

El primer partido nos sirvió un poco para ver su juego, aunque lo teníamos claro de antes. El sábado fallamos y nos dimos cuenta que lo hicimos por desconcentraciones. Entonces, la clave era no irse del encuentro ni un segundo, porque eso te cuesta el partido y no hay tiempo para recuperarse, en siete minutos, de un try o de que ellos marquen puntos.

- ¿Qué pensó cuando el paso a la final dependía de que el jugador uruguayo no anotara la conversión?

Que ojalá fallara, y por suerte así fue. Hicimos fuerza todos los que estábamos en el estadio para que errara y lo hizo. Ahí un poco se vino a la mente lo del fantasma uruguayo, que siempre nos gana en el último minuto, pero el domingo no les funcionó, gracias a Dios.

- ¿Cuáles son los puntos más fuertes de esta selección?

Somos muy hábiles con la pelota en la mano y, además, tenemos un jugador desequilibrante como Nicolás Arancibia, quien marca mucha diferencia. Después de él, los demás estamos muy parejos en el juego, lo que también es bueno.

- Arancibia tiene la posibilidad de emigrar al extranjero. ¿Es también una de las metas suyas?

'Sería bueno que me llamaran para jugar afuera, pero la ventaja que tiene Nicolás es que es muy joven. Yo tengo 29 años y en el rugby de nivel competitivo es muy difícil que llamen a jugadores de mi edad, pero si se da no es problema.

- ¿Cuáles son sus metas con miras al Mundial?

Depende mucho de las llaves y los equipos que toquen para clasificar a una siguiente ronda. No podría decirlo todavía, pues ni siquiera sabemos bien cuáles serán los otros clasificados.

- ¿Esta es la máxima alegría que ha vivido en este deporte?

Sin duda. Clasificar a un Mundial adulto no lo había hecho nadie, y siendo el capitán de ese equipo, con mayor razón.

Por Juan Esteban Codelia




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Bernardo García, el capitán de los 'Cóndores', en plena acción durante el decisivo duelo dominical contra Uruguay. Para el hooker, el partido ante los 'Teros' fue lejos lo más emocionante del torneo en San Carlos.
Bernardo García, el capitán de los 'Cóndores', en plena acción durante el decisivo duelo dominical contra Uruguay. Para el hooker, el partido ante los 'Teros' fue lejos lo más emocionante del torneo en San Carlos.
Foto:José Alvujar
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales