VIDA Y SALUD

Miércoles 26 de Noviembre de 2008

25 mil personas de 19 países dieron su veredicto:
Hasta los 34 años se extiende la nueva juventud para viajar y pasarlo bien

Un estudio hecho por MTV clasificó a esta generación como una que posterga decisiones como el matrimonio y los hijos por los proyectos personales.

Gabriela Bade

Veintinueve. Hasta esa edad se estiraba el techo estadístico de la juventud. Pero las cosas están cambiando y pasar los 30 años sin casarse, ni tener hijos y pensando sólo en proyectos personales como los estudios, afianzar la carrera profesional, viajar por el mundo y pasarlo bien es parte de lo que el canal de cable MTV ha bautizado como la "juventud dorada".

Si bien estas conductas están haciendo tendencia desde hace unos años, ahora el canal norteamericano de música encuestó a 25 mil personas de entre 16 y 46 años, en 19 países del mundo (Argentina, Brasil y México por Latinoamérica), y concluyó que esta nueva generación está estirando al máximo los plazos para asumir su adultez.

El estudio "Los treinta y tantos" define tres etapas de la juventud: Descubrimiento (16 a 19 años), Experimentación (20 a 24) y Edad Dorada, que va de los 25 a los 34 años.

¿Por qué dorada? "Porque sus integrantes son los más felices, seguros de sí mismos y económicamente independientes. Con la cultura popular cada vez más juvenil y accesible a través de la televisión, la tecnología y las marcas, la juventud de hoy ya no puede definirse en términos demográficos tradicionales. Los hallazgos indican que, globalmente, las personas permanecen jóvenes más tiempo", dice el informe de MTV.

Aunque Chile no está entre los países encuestados, Mario Sandoval, sociólogo de la Universidad Católica Cardenal Raúl Silva Henríquez, confirma que la tendencia también se da en el país. "Hicimos un estudio en todas las universidades católicas. Les preguntamos a los jóvenes que estaban en el último año de sus carreras cómo se proyectaban en cinco años más y todos se imaginaban trabajando en lo que habían estudiado, comprándose un auto, un departamento y viajando. En el 98% de los casos no aparecía el tema de formar una familia o los hijos".

Raúl Zarzuri, sociólogo del Centro de Estudios Socio-Culturales (CESC), también reconoce el fenómeno: "Se vive un proceso de juvenilización, donde se ha extendido el consumo de ciertos 'signos juveniles', particularmente en lo referido a la apariencia física. Se trata de un tema estético, pero también de consumo", precisa.

El especialista agrega que algunos mayores de 29 años también han sido bautizados como "kids-adult" y que, con mayores ingresos, han vuelto a buscar productos de la adolescencia como comics, manga/anime, entre otras cosas.Este nuevo grupo etario representa un "cambio de época profundo", opina Sandoval. "Pasamos de un modelo de la razón social y del progreso colectivo, a uno del individuo. En aquellos países en donde el modelo es el neoliberalismo se dan mejores condiciones para que este cambio cultural se exprese".

Con lupa

Según la encuesta de MTV, más de la mitad de los jóvenes (52%) entre 25 y 34 años cree que "todavía tiene que crecer mucho". En los países asiáticos, más ricos y con más opciones de educación superior, esa percepción es mucho más alta (78%), mientras que en América Latina baja a 65%. Y, por el contrario, el 17% de este grupo que tomó decisiones muy importantes siendo muy joven se siente más infeliz y estresado.

El 80% de los encuestados de esta generación se siente satisfecho con su vida y es más bien optimista sobre el futuro (70% en el caso de los latinoamericanos).

Pero para las mujeres no es tan fácil. Las profesionalmente exitosas reconocen que lo más difícil es encontrar pareja y que eso las frustra. Y las casadas con hijos quisieran tener una vida profesional, pero no se frustran por no lograrla.

Para los hombres la mano viene más relajada: ellos sienten menos presión que sus padres de ser el único o principal soporte de la casa.

El tema de la familia revela fuertes diferencias culturales según la zona geográfica. Para los latinoamericanos es mucho más importante que para norteamericanos y europeos (ver infografía). Incluso al 65% de los latinos encuestados no les sorprende que las personas que se acercan a los 30 sigan viviendo en la casa de sus padres.

En el ítem carrera o profesión, el 82% dice que "tener un trabajo que los haga felices es más importante que tener un trabajo que sólo les dé dinero".

En Estados Unidos esa relación cambia bruscamente: más del 45% piensa que lo más importante de un trabajo es ganar dinero. Otra diferencia es que el 62% de los latinos considera que es muy importante ser exitoso profesionalmente; entre los europeos sólo el 36% de los encuestados opina lo mismo.

PESIMISTAS

Los asiáticos, pese a ser los que menos se quejan de su situación económica, son los menos optimistas (67%) y los japoneses, específicamente, los menos conformes consigo mismos (26%).


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ya no hay que esperar a jubilar. Lo que los nuevos jóvenes quieren es satisfacer sus necesidades antes de formalizar compromisos.
Ya no hay que esperar a jubilar. Lo que los nuevos jóvenes quieren es satisfacer sus necesidades antes de formalizar compromisos.
Foto:Matías Espinoza
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales