ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Viernes 2 de Enero de 2009

Germán Molina, presidente de la compañía:
Las lecciones para la industria de Molina Morel, la empresa que construye sin créditos

La crisis de 1982 le enseñó al fundador de esta constructora a privilegiar el capital propio en un proyecto. Una de las ventajas es darles seguridad a los clientes de que la empresa no va a desaparecer, explica.

Claudia Ramírez Friderichsen

Hay una lección que en sus casi 60 años al mando de la constructora Molina Morel Germán Molina (80 años) no olvida: Evitar conseguir préstamos para financiar la totalidad de los proyectos inmobiliarios, o como él lo resume: "Considerar que los bancos buscan su negocio y cuando se les pone malo 'atrincan' a la empresa".

De hecho, la empresa publicita la construcción con capitales propios, según su fundador, porque así "la gente se asegura de que la empresa no puede quebrar porque no tenemos préstamos. Las quiebras se producen porque los bancos hacen quebrar a las empresas", dice enfático.

Fue durante la crisis de 1982 cuando aprendió a construir con capital propio. "El 83 fue el año más complicado", recuerda sobre los créditos que tuvieron que devolver en dólares y que le significaron perder el 50% de su capital personal.

Hoy la empresa -que durante el año pasado y a octubre había facturado UF 193 mil- maneja un capital de varios millones de dólares. Molina explica que en un comienzo el dinero se juntó con la ayuda de los directores de la compañía, pero que en la actualidad es producto de dinero que obtienen de la venta de los proyectos y que invierten con la asesoría de instituciones financieras.

Las crisis también le han enseñado que no es un buen sistema el crédito hipotecario por el 100% del valor de una vivienda, agrega. "Si a un comprador se le da un préstamo al 100% y pierde el empleo. ¿Qué hará? Si no puede seguir pagando va a devolver el departamento. Pero el departamento está usado, por lo tanto perdió como 20% de su valor. ¿Quién va a pagar eso? Tenemos que absorberlo nosotros", explica.

El ex presidente de la Cámara Chilena de la Construcción y de la Asociación de AFP no tiene reparos en hablar del momento crítico que vive el sector y que a Molina Morel la ha obligado a postergar el inicio de un proyecto en Las Condes, el que en todo caso está en etapa preliminar de consecución de permisos.

"Los primeros días de octubre no se vendía nada", comenta Molina. Pero no les tiene miedo a los remezones, dice. Tras la crisis de 1982, los proyectos masivos se paralizaron y tuvo que volver a construir casas a pedido, tal como en sus comienzos en los sesenta.

Además, para épocas como ésta, cuando las ventas se ponen complicadas, hay un plan: "Usamos el sistema de arrendar con promesa de compra. Eso significa un descuento de entre 10% y el 13%. Es lo que dejamos de ganar, pero nos permite estar con el departamento ocupado, si no tenemos nosotros que estar pagando los gastos comunes, lo que es un disparate".

Proyectos

En la actualidad, la empresa está comercializando edificios en La Dehesa y Providencia, en la modalidad de arriendo con opción de compra.

Hay un tercero en carpeta en San Carlos de Apoquindo. Se trata de un proyecto de catorce edificios que se instalarán en dos lotes de 46.000 metros cuadrados. La inversión total de los edificios más la urbanización será de UF 2.700.000; es decir, unos US$ 95 millones. La empresa espera empezar la venta de una primera etapa en marzo.

Con estos planes en carpeta, Molina descarta de plano las posibilidades de venta de la compañía. "Nos han preguntado si estamos dispuestos a vender y les decimos pero para qué", comenta riendo. "No le veo el sentido. Si se compra el nombre de una constructora que se creó hace tantos años y hoy no hay nadie de la constructora original, ¿cuál será la mejora?", señala.


US$ 95 MILLS.

Es la inversión que hará la firma en San Carlos de Apoquindo.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Molina explica que en un comienzo el dinero se juntó con ayuda de los directores. Hoy es producto de la venta de los proyectos.
Molina explica que en un comienzo el dinero se juntó con ayuda de los directores. Hoy es producto de la venta de los proyectos.
Foto:GERMÁN MOLINA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales