ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 13 de Junio de 2004

PERSONAJES. La actual labor de anteriores presidentes del Banco Central:
Notorio bajo perfil de los ex hombres fuertes

Andrés Bianchi se muestra satisfecho con las tareas de embajador, incluyendo eventos para celebrar a Neruda. Roberto Zahler crea nuevos tipos de bonos, y Carlos Massad se aprontaría a escribir un libro.

ALEJANDRO SÁEZ ROJAS

Es uno de los puestos públicos más rutilantes en la actualidad: bien pagado, tiene a su disposición una oficina grande y elegante en un clásico edificio del barrio cívico. Los presidentes de bancos centrales, al ejercer su cargo, copan una parte importante de la agenda económica hasta que, o por término de su período o por un conflicto imprevisto, han dejado ese sitial para dedicarse a tareas privadas. Sin embargo, el rótulo de "ex", por la importancia de la posición que ocuparon, difícilmente los abandona en las nuevas actividades.

Al dejar el instituto emisor, sus ex presidentes casi automáticamente bajan el perfil y, en ocasiones, son ellos mismos quienes prefieren guardar silencio por un tiempo.

En pleno ejercicio, Carlos Massad, por ejemplo, fue mencionado en 81 artículos de "El Mercurio" en los primeros cinco meses de 1997, un año después de que asumiera en la entidad monetaria. En lo que va de 2004, cuando ya está alejado del organismo, Massad sólo aparece en 16 artículos en este mismo diario. Él, en lo personal, no ha querido tomar un perfil más elevado después de su renuncia el lunes 31 de marzo de 2003.

La situación de Roberto Zahler es similar. Este economista apareció con menciones en "El Mercurio" en 68 artículos en el período enero-mayo de 1995, cuando presidía el organismo. En lo que va de este año, sólo se ha mencionado en 7 artículos.

De esta manera, relativamente callados y alejados de la coyuntura, los tres últimos ex presidentes del Banco Central chileno siguen desplegando sus habilidades en áreas diversas, dentro y fuera del mundo de la macroeconomía.

Bianchi y el TLC

Como primer presidente del Banco Central en su período de autonomía, Andrés Bianchi se inscribió en la historia de la institución. Y también de Chile. Era difícil conseguir, en el ámbito económico, una tarea tan relevante como la asignada a este licenciado en leyes y economista. Su nombre generó consenso, entre el gobierno de Augusto Pinochet y la entrante administración de Patricio Aylwin, para presidir el recién creado Consejo del instituto emisor.

Bianchi llegó a la cabeza del Banco Central el 5 de diciembre de 1989 y estuvo hasta el mismo día de 1991. En ese lapso, el BC estrenó su nueva Ley Orgánica, que le garantizaba independencia del gobierno de turno. Como esa norma surgió por iniciativa del régimen militar, un sector de la opinión pública no veía como legítimo el funcionamiento autónomo del banco. Trabajar para legitimar dicha autonomía fue una de las tareas de Bianchi, junto con dar el vamos a las políticas que más tarde enmarcarían un período de bonanza. Ambas tareas clave y entrelazadas: sin éxito en las políticas habría sido más difícil conseguir aceptación para la independencia del organismo.

Más de una década después, el año pasado Bianchi se logró anotar otro logro muy importante en su carrera, casi equivalente a su paso por el Central. Como embajador en Washington le correspondió apoyar al Gobierno chileno en la tarea de conseguir el Tratado de Libre Comercio (TLC) con los Estados Unidos y mostrar las bondades de Chile a parlamentarios norteamericanos. Justamente los que debían votar el acuerdo entre ambos países.

Y en ese trabajo, la experiencia comandando equipos y trabajando con información - económica y política- fue decisiva para diseñar la estrategia para convencer a los parlamentarios norteamericanos. Una de las claves fue recoger en detalle los números del intercambio comercial entre ambos países, incluyendo hasta antecedentes de los distritos que forman los estados de EE.UU.

La batería de información, usada en más de 200 reuniones con parlamentarios norteamericanos, permitió ahorrarle a Chile la contratación de una oficina de asesores y pavimentó parte del camino para llegar a la aprobación política del TLC y su posterior firma.

En su vida en la embajada Bianchi se muestra pleno. No sólo despliega sus conocimientos económicos, sino también su formación legal e histórica como licenciado en Ciencias Jurídicas y Económicas de la Universidad de Chile. Porque desde Washington debe ayudar a construir la relación bilateral con la primera potencia mundial. Y lo que suene etéreo en el papel, resulta agotador en la práctica tras conocer siquiera una parte de las actividades.

La embajada ha debido apoyar la visita de ministros de Estado, subsecretarios y técnicos que van a estudiar u observar temas específicos en los Estados Unidos. A eso se suma un seguimiento de la realidad norteamericana, incluida la política, con informes a Santiago diariamente. La última actividad fue la celebración del aniversario de los 100 años del nacimiento de Neruda.

El mismo Bianchi da charlas sobre la evolución política y económica, además de su natural labor de coordinación de las distintas áreas de la repartición. El martes 25 de mayo, por ejemplo, la embajada envió un informe con los 50 años del proceso que terminó con las normas que mantenían separados a negros y blancos en actividades como la escuela y el autobús.

Después de la firma del TLC, las labores de implementación del tratado han continuado. Bianchi está disfrutando su actual trabajo, como él mismo dice.

El "romance" de Zahler

Uno de los mejores presidentes de Bancos Centrales - según economistas en Chile y por reconocimientos en el extranjero- , Roberto Zahler se ha ido desplegando en el ámbito de los negocios con la consultora Zahler y Co., junto a Andrés Reinstein y Gonzalo Sanhueza. Aunque él, en lo personal, ha decidido seguir manteniéndose en un bajo perfil, tal como el que intentaba cultivar en el Banco Central.

En la actualidad, Zahler es director del Banco Santander y en mayo se integró al directorio de Air Liquide Chile, empresa francesa con actividades en 63 países que produce gases medicinales. Entre marzo de 1997 y junio del año pasado fue presidente del directorio de Siemens-Chile S.A.

Ahora está de cabeza dedicado a sus negocios en su consultora. Y tanto es el entusiasmo que tiene un "affaire" con el mundo empresarial "real", en contraste con la labor más "teórica" de quienes se dedican al análisis y las finanzas. En esa incursión se asoció con las empresas Saur, francesa, y Epsilon para postular a la licitación de la empresa sanitaria de la I Región, Essat. Pero lo fuerte de la consultora está en dedicarse a lo que mejor saben hacer: asesorar a empresas respecto de la evolución macroeconómica; en la instalación y apertura de un negocio, como ocurrió con el BancoRipley; en arbitrajes, actividad que realiza junto con Víctor Vial, ex Fiscal del Banco Central, y en un área más nueva, ayudar a "levantar capital" a distintas organizaciones con formas novedosas.

Es en el área de obtención de capital para empresas e instituciones donde más noticia ha hecho Zahler en el último tiempo, por la originalidad de las propuestas. Primero, con el diseño de un bono a 10 años respaldado con las matrículas futuras de la Universidad de Concepción, y que fue emitido por Securitizadora Interamericana en junio de 2003. En la estructuración de la operación destacó que esta deuda pudiese ser securitizada con cargo a los flujos futuros generados por las matrículas que cobrará la entidad. Toda una novedad.

Por ese camino, Zahler & Co. llegó hasta Lo Valledor, donde están precisamente ayudándolos para que se realice una colocación de deuda en el mercado chileno. Y lo nuevo, de concretarse la iniciativa, estaría en poder garantizar la emisión sobre la base de los flujos generados por el ganado. Todo un desafío que ha implicado que Zahler & Co. se metan a fondo en este rubro, conociendo los procesos de crianza de los animales, sus ciclos de engorda o crecimiento y sus precios. Es decir, toda la información necesaria para que opere un mercado de financiamiento basado en bonos securitizados, que podría constituir un importante y novedoso vehículo para el financiamiento de la ganadería en Chile.

Zahler & Co. también está actualmente diseñando un bono securitizado para una importante empresa del mercado de la salud, además de dos bonos respaldados con créditos hipotecarios.

También es conocida la característica de viajero de Zahler, para dar charlas y asesorías al exterior. Entre marzo y mayo de este año fue parte de una misión de asistencia técnica del Fondo Monetario Internacional (FMI) para evaluar opciones de políticas del sistema financiero en Costa Rica y en Kosovo.

A fines de junio viajará a República Dominicana, donde ganó un concurso internacional para evaluar la nueva normativa bancaria y su aplicación, después de la profunda crisis bancaria que viviera ese país el año pasado. Y en julio se dirigirá a Tailandia, a participar en una reunión de los Presidentes de Bancos Centrales de Asia, donde expondrá sobre la experiencia chilena de la primera mitad de la década de los noventa para enfrentar la entrada de capitales.

Massad, pedagogo

Reconocida es la capacidad de enseñar que tiene Carlos Massad, presidente del Banco Central. Cuando comandaba la institución se daba el tiempo para explicar, por ejemplo a periodistas, complejos procesos económicos con enorme sencillez. Sabía de lo que hablaba quien también ha sido profesor universitario.

Ahora ese conocimiento lo está volcando en un libro que escribe por encargo del mismo Banco Central. Y aunque no están definidos exactamente los tópicos ni a quién va dirigido, según versiones recogidas se trata de un proyecto para un público que no es experto en el tema. Según lo que se sabe, el texto intentaría acercar la economía a un sector más amplio de la población.

Esa es una tarea en la que está embarcado Massad después de su salida del Banco Central, debido a la presión que se generó por la filtración de información desde su computador realizada por su secretaria. Cuando se descubre que Pamela Andrada era parte de una red más amplia, que llegaba incluso a la Corfo, el escenario se configuró para que Massad saliera del Banco. Y así ocurrió.

Después de dejar la institución, cuando la inflación se encontraba en niveles internacionales, Massad se instaló en un departamento en la calle Pedro de Valdivia. Ese lugar lo transformó en la oficina desde la cual realiza sus actividades.

Massad, como el más reciente "ex", ha ido de a poco incorporándose a diversas actividades privadas, como por ejemplo, dictar charlas en el exterior. Una de las últimas conferencias la habría dado en Brasil. Pero él ha dicho públicamente que la tarea que más contento lo tiene es la presidencia de la Corporación Colegio Árabe. Según contó la Revista Capital, llegó hasta esa institución a instancias del empresario José Said.

Su vuelta al sistema financiero la hizo en febrero, al incorporarse como director a Corpbanca, banco controlado por Álvaro Saieh. El mismo dijo que le tomaría un tiempo integrarse a áreas donde la información privilegiada que manejó pudiera ser utilizada.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El rótulo de
El rótulo de "ex presidente" del Banco Central difícilmente los abandona en sus nuevas actividades.
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales