ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Viernes 17 de Noviembre de 2000


Riesco Se Despide

Un mes le queda a Walter Riesco a cargo de la presidencia de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC). Luego de cuatro años de intensa actividad, sólo le faltaba el "broche de oro", que en esta oportunidad fue el conflicto entre los transportistas y el Gobierno.
Con la sensación de haber hecho las cosas bien, y luego de cuatro años como presidente de la máxima cúpula empresarial del país, Walter Riesco se prepara para entregarle su oficina al que será su sucesor, a mediados de diciembre.

Nadie podría negar que a Riesco le tocó vivir momentos complicados en la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC), como la detención del general Augusto Pinochet en Londres o el polémico proyecto de reformas laborales, que envió la administración de Frei Ruiz-Tagle al Congreso, a fines de 1999. Incluso ahora, en los descuentos de su gestión, jugó un rol clave en el conflicto desatado entre la Confederación de Dueños de Camiones y el Gobierno, que provocó un paro nacional entre el 17 y 19 de octubre pasados.

Pero él se va feliz y orgulloso de haber dirigido la "principal organización gremial de Chile". Afirma que los doce años de trayectoria como dirigente empresarial - primero en la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) y después en la CPC- le entregaron una visión, no sólo de lo que es el sector privado, sino también de las potencialidades del país.

El mismo día que se conozca el nombre del nuevo presidente, Riesco dejará su oficina en la Confederación y regresará al ejercicio de su labor privada en directorios de empresas y en la presidencia de Inacap.

- ¿Se fijó el día de la elección?

- No. Probablemente en el próximo comité ejecutivo, que será en dos semanas más, se establecerá la fecha exacta, pero será en torno al 20 de diciembre.

- ¿Se resolvió cómo se llevará a cabo el tema de la elección de los futuros presidentes de la CPC?

- Todavía no hay nada dirimido. Hay propuestas de acortar la presidencia, pero pienso que es inútil una reforma de estatutos en ese sentido. El único efecto que produciría establecer una presidencia anual sería multiplicar las elecciones en la entidad, lo que es más engorroso. Con el actual sistema de dos años, el presidente puede optar por permanecer un período más corto para que lo reemplace otra persona por el resto del tiempo. Además, períodos cortos en la presidencia de la CPC llevan a un desperfilamiento del organismo y eso no es conveniente.

- ¿Cuándo esperan definir este tema?

- Durante mi período le he pedido al Comité Ejecutivo que no haga más modificaciones estatutarias. Tuvimos una en abril y no sería serio afrentar nuevos cambios a pocos días de que el presidente abandone la Confederación. Soy contrario a que se establezca la presidencia por un año, porque las mismas rotaciones las podemos tener en un plazo superior. Además, establecer la presidencia rotativa implicaría desperfilar completamente la Confederación, porque los presidentes de ramas saben que es imposible ejercer dos cargos.

- ¿Se podría afirmar que Ricardo Ariztía es prácticamente el nuevo presidente de la CPC?

- Hasta el momento Ricardo ha aceptado hacerse cargo de la presidencia, pero no es un acuerdo al que haya llegado el Comité Ejecutivo. Ha habido conversaciones en cada una de las ramas con él y eso lleva a concluir que habrá consenso. No sé que puede pasar de aquí hasta que se produzcan las elecciones y por eso no puedo asegurar a ciencia cierta que él será el próximo presidente.

- Falta casi un mes para las elecciones y es el único candidato que existe.

- Hasta ahora no se le ha ofrecido a nadie más. Fue un proceso largo, porque Ricardo es presidente de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA) y además tiene asuntos personales, por eso le costó mucho tomar una determinación.

- ¿Es efectivo que usted tuvo una participación activa para convencerlo?

- Sí. Es un tema que lo conversé con él en su oportunidad y le di los argumentos de por qué creía que debía ser el elegido. A partir de entonces meditó el tema y lo tomó en forma más seria.

- ¿Qué consecuencias trajo el quiebre que se produjo con la Sofofa y la especie de "congelamiento" de su participación en la CPC?

- La Sofofa no ha congelado su participación en la CPC. Al Comité Ejecutivo el presidente de la Sofofa ha venido en forma muy esporádica, y lo hace principalmente el primer vicepresidente de la entidad. Nos interesa tener la opinión de los gremios asociados, y los estatutos establecen que puede darse a través del presidente o del vicepresidente y este ha sido el caso, pero no hablemos de congelamiento.

- ¿Cómo calificaría entonces la fuerte diferencia de opiniones con Lamarca?

- Diría que fue el análisis legítimo que se puede hacer dentro de una organización empresarial, tendiente a modernizar su acción de acuerdo con los tiempos que corren. No puede significar una controversia, porque es una anécdota del pasado. El episodio más lamentable de mi período fue la maniobra perversa que se hizo para aprobar reformas laborales totalmente inconvenientes para el país, los trabajadores y los empresarios, en diciembre del año pasado.

HORA DE BALANCES


- ¿Qué le parece la crítica que hizo Eliodoro Matte a los dirigentes empresariales por no oponerse con fuerza al proteccionismo que piden algunos sectores?

- Aunque era una opinión de buena fe, me manifesté contrario. Le señalé que respecto del paro de los camioneros siempre la CPC, y yo personalmente, tuvimos una postura contraria. El presidente de la Confederación Nacional de Dueños de Camiones, Héctor Moya, valoró el que, no obstante nosotros éramos contrarios a un acto de fuerza para buscar una solución, hubiéramos realizado algunas diligencias para evitar el paro y, posteriormente, tratar de solucionarlo. En cualquier situación que se emplee la fuerza para buscar de la autoridad una solución, somos contrarios, y no podíamos hacer una excepción frente a los transportistas, por muy legítima que encontráramos su reivindicación. Lo anterior fue lo que me motivó a aceptar la petición en cuanto a actuar como garante en las conversaciones para intentar encontrar una salida.

- Ahora que la situación está más tranquila, ¿cómo evalúa el conflicto entre el Gobierno y los transportistas, que derivó en un paro nacional?

- Ha sido muy lamentable para el país. Debió haberse empleado mucha mayor diligencia, especialmente durante la última etapa del gobierno de Frei, para materializar los acuerdos a los que se había llegado en octubre de 1999.

- ¿Usted y el senador Julio Lagos decidieron retirarse de la "Mesa de Diálogo de los Transportistas" sólo porque estaban en desacuerdo con la actuación del Gobierno en el conflicto o hubo otros motivos?

- Manifesté públicamente que veía que se estaban produciendo entorpecimientos, en muchos casos ajenos al problema, que conducían las relaciones entre los transportistas y el Gobierno, a una tensión tal que era muy difícil continuar con un diálogo.

- ¿De dónde provenían esos inconvenientes?

- Fundamentalmente de la actitud de Codelco de mantener en suspenso la situación de una empresa de transportes en la que los dirigentes camioneros son socios, produciendo gran problema a esa compañía y a sus trabajadores, que eran directamente los afectados. También influyeron otras actuaciones que se veían venir, pero que ahora por prudencia es necesario mantener en reserva. Más adelante se darán a conocer, y se verá que hubo claramente una intención persecutoria en contra de dirigentes gremiales que han llevado adelante una acción de fuerza como esta. Por muy reprobable que fuera, eso no puede dar origen a replesalias, porque es un mal precedente respecto de otros dirigentes gremiales. Era algo inaceptable y esa fue la razón por la que preferí alejarme. Vi actuaciones y criterios distintos en funcionarios de Gobierno.

- ¿Cómo califica la inserción publicada hace unos días por el Ministerio de Obras Públicas que precisa que nunca hubo negociaciones entre autoridades y dirigentes gremiales mientras duró el paro, en circunstancias que otras versiones aseguran que ocurrió lo contrario?

- Ese es un tema que debemos mantener en suspenso hasta que no haya un acuerdo definitivo. En el Gobierno hubo personeros que claramente trataron de evitar una situación tan extrema como el paro, y no puedo más que alabar esa actitud, que era lo que convenía hacer en ese momento.

- ¿Podría decirse que todo ha sido una estrategia comunicacional del Gobierno destinada a reforzar su imagen de no dar "concesiones" bajo presión?

- Creo que todo gobierno, y en eso hay que reconocer que esta administración está llevando un camino adecuado en este aspecto, puede entrar en conversaciones en forma directa con gremios que están empleando la fuerza como instrumento para lograr sus objetivos. Ese tipo de conversaciones o tratos directos entre el Gobierno y los gremios en situación de fuerza no puede existir. Paralelamente, en todos los casos surgen, no por iniciativa del Gobierno, sino por la de los propios gremios o terceros, instancias tendientes a hacer de puente y es conveniente que eso ocurra.

- ¿Es ese papel de puentes entre el Gobierno y los camiones el que usted y Andrés Zaldívar adoptaron durante la realización del paro?

- Lo básico en este tema era convencer a los transportistas que, deponiendo la actitud de fuerza, existía un camino más fácil para llegar a un acuerdo. Así, debía cumplirse la condición del Gobierno en el sentido de que no se mantuviera esa actitud para poder entrar en un diálogo. Intentamos llevar al convencimiento, especialmente al gremio del transporte, de que esa era una actitud patriótica que iba a redundar en beneficio de una solución satisfactoria y así lo entendieron. Héctor Moya es una persona que siempre tuvo en vista la gravedad de una medida de esa naturaleza, pero al mismo tiempo, comprendía que la desesperación en la que se debatían muchos de los afiliados a su gremio.

- Según versiones de prensa, existe un documento de acuerdo firmado por el secretario general de la presidencia, Alvaro García, cuando el paro llevaba ocho horas, del que habría un copia en La Moneda, la Confederación de Dueños de Camiones y la CPC. ¿Cuándo esperan dar a conocerla?

- Alvaro García no firmó ningún documento, y eso me consta. Esa es una información errónea.

- ¿Qué le parece el llamado que realizó Felipe Lamarca el miércoles en la cena anual pidiéndole al Presidente Lagos "no más de lo mismo"?

- Es un tema en el que coinciden todos los gremios empresariales. Tiene que haber un cambio de rumbo importante, liderado por el Presidente de la República, para que ponga orden en sus propias filas, con el objeto de avanzar en un mismo sentido, sin tropiezos y limitaciones.

Constanza Capdevila
Ricardo Leiva


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Ante la crítica que hizo Eliodoro Matte a los dirigentes empresariales por no oponerse con fuerza al proteccionismo que piden algunos sectores, Riesco señala:
Ante la crítica que hizo Eliodoro Matte a los dirigentes empresariales por no oponerse con fuerza al proteccionismo que piden algunos sectores, Riesco señala: "Me manifesté contrario. A él le señalé que respecto del paro de los camioneros siempre la CPC, y yo personalmente, tuvimos una postura contraria".
Foto:JF Somaló
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales