ACTIVIDAD CULTURAL

Viernes 20 de Mayo de 2005

Ya está en librerías su nueva novela:
Sergio Missana y la tregua entre períodos de beligerancia

En "La calma", el escritor hace una metáfora de la histeria macartiana.

CAROLINA ANDONIE DRACOS

Sergio Missana no es proclive a los movimientos en serie. De hecho, descree de las camarillas, y su única tribu es consecuencia de su intenso peregrinaje. Hace nueve años salió de Chile. Primero, rumbo a Estados Unidos, para complementar su mirada periodística con un doctorado en Literatura Española y Latinoamericana en la Universidad de Stanford. Hoy reside en Madrid y divide su tiempo entre la Fundación BBVA y su trabajo creativo. Así nació "La calma" (Sudamericana), su tercera novela, que ya está en librerías.

"Tengo poco tiempo para escribir, por lo que trabajo los proyectos en el cuaderno de notas. Puedo estar más de un año organizando una estructura, trabajando casi a nivel de frase, de pequeñas observaciones. Después escribo muy rápido. 'La calma' salió en dos meses, porque la historia va tomando forma por sí misma", cuenta Missana en su breve paso por Santiago.

En su última entrega queda de manifiesto el afán por escudriñar ciertos pasajes de la historia, tal como ocurrió en "La invasión (1997) y "Movimiento falso" (2000), aunque esta vez la relectura del pasado evita la rigidez de la novela histórica.

"Las obras anteriores ocurrían en el norte, que me interesó como una tabla rasa en la cual contar un relato muy sencillo. En 'La calma' todo es más confuso. Se toman hechos que podrían ser históricos, pero no se dicen cuáles, además hay grandes movimientos que suceden paralelamente en Brasil, Uruguay, Argentina y Chile. La trama podría ocurrir en cualquier lugar y se intenta tener una reflexión desde un amplio margen de tiempo, pero engarzado a una historia lineal y que ocurre en un lugar bien acotado".

-Acotado y despoblado, como lo revelan, por ejemplo, las duplas de amigos situadas en los extremos: Webb y Ruz, y el narrador (Boro) e Ismael.

"Empecé a mover estos personajes en un espacio muy vacío, postergado, casi terminal, en este pueblo que es casi un poblado. De hecho, empecé sin tener claro cuál iba a ser el contexto, luego tracé paralelos con algunos elementos de la historia real. Sobre todo, encontré este tema de la histeria macartiana, que calzaba con lo que ocurrió en la Patagonia argentina, cuando unos bandoleros del norte llegaron a esa zona escapando del brazo cada vez más largo de la ley. Entonces se generó toda una histeria que se tradujo en la masacre de algunos de estos bandoleros. Otros se esfumaron, como Butch Cassidy o Sundance Kid. También estos tipos jugaban con la ambigüedad de las identidades. Hay muertos, cadáveres, pero no se sabe si trata de William Wilson o Cassidy, tampoco si Cassidy estaba en la Patagonia o en Bolivia. Está eso de que la ley trata de fijar las identidades, de hacer retratos. No me interesaba el detalle, pero sí la metáfora de la paranoia, dar cuenta del zeitgeist (espíritu de los tiempos), de aquello que hace que todos vayamos en una dirección en un momento dado".

"Dijo el viejo" se nos indica en la primera y en la última frase de la novela, constituyéndose en la única aparición de este narrador mayor, ya que en el resto del relato nos enfrentamos a las experiencias de un chico de 12 años, claro que desde la perspectiva de quien goza de una vasta experiencia: "Las vivencias del niño son traspasadas por un cedazo de memoria. Con eso intento mantener un tono continuo dentro de la novela; es decir, que haya algún grado de reflexión en todas las instancias de la historia, reflexiones que no son propias de un niño, aunque sí manifiestan la mirada inicial de alguien de 12".

Panorama ibérico: "En una generación un poco mayor a las mía aún es fuerte hacer literatura sobre la literatura, algo que en América Latina ya se ha superado".

BUEN AÑO

EN 2001, Missana resultó finalista del Premio Rómulo Gallegos con "Movimiento falso" (Lom/Era). El ganador de esa versión fue el español Enrique Vila-Matas, con "El viaje vertical".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Desconfío de lo excesivamente académico; por algo no sigo ahí", asegura el autor, que ahora prepara una novela urbana.
Foto:CLAUDIO VERA
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales