INTERNACIONAL

Viernes 8 de Noviembre de 2002


Usaron el poder del dinero

Los hermanos Rodríguez Orejuela compraron a jueces, políticos y policías.
BOGOTÁ.- "¿Por qué me corrompió a tanta gente?", le preguntó Rosso José Serrano, entonces jefe de la Policía, a Gilberto Rodríguez Orejuela al momento de su detención. "Yo a eso no lo llamo corromper. Hacer amigos no es corromper, general", respondió el detenido.

Después de Pablo Escobar - el fallecido líder del Cartel de Medellín- , los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela son los narcotraficantes de mayor peso que han pasado por las cárceles colombianas. La única diferencia con Escobar, es que los capos de Cali nunca utilizaron el terrorismo como medio de extorsión.

En sus años de gloria, los Rodríguez Orejuela llegaron a lo más alto del poder político. En 1994, durante la campaña por la segunda vuelta presidencial, aportaron US$6,3 millones al candidato Ernesto Samper, según confesó en esa época el tesorero de la campaña, Santiago Medina. Pero gracias a la ayuda de un Congreso leal, Samper no fue a juicio y hasta hoy el ex Presidente se dice inocente.

Desde sus inicios en el negocio del narcotráfico, los Rodríguez usaron su poder económico para comprar a magistrados, políticos y policías y varias veces incluso lograron detener órdenes de captura en su contra.

Una pieza clave en la detención de los Rodríguez en 1995 fue Guillermo Pallomari, alias "Reagan", un chileno que trabajó como contador del Cartel de Cali y quien posteriormente se entregó a las autoridades norteamericanas.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales