ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 17 de Octubre de 2010

Luis Schmidt da su primera entrevista como embajador de Chile en China:
El presupuesto de la embajada no se condice con la importancia que está teniendo el comercio internacional

A dos meses de radicarse definitivamente en China, cuenta los entretelones de su nombramiento y habla de sus planes para que más inversionistas chinos apuesten por Chile.  
Bernardita Aguirre Pascal Sentado en su oficina, Luis Schmidt recibió con sorpresa el llamado del Canciller Alfredo Moreno que le preguntaba si estaría disponible para irse afuera.

La primera reacción de este ingeniero civil que ama el campo -casado y padre de cuatro hijos-, fue de sorpresa. Aunque su oficina está adornada con fotos que lo retratan con Sarkozy, Jiang Zemin y Hu Jintao no pensó en una embajada, ni menos cuando estaba comenzando a bajar las revoluciones laborales.

Pero se tentó. Lo motivaron los casi 30 viajes a ese país, la granja chilena en China y los proyectos que tiene para que los chilenos se abran a China, clave del desarrollo, asegura.

En 24 horas tuvo que decidirse y a los tres días supo que había sido elegido entre una terna en la que había otro empresario y un diplomático de carrera. A los 15 días fue aceptado por el gobierno chino.

-¿Cuándo viaja a China?

"Me voy en enero, pero hay tal cantidad de cosas que resolver, que me comprometí con la Cancillería a viajar las veces que fuera necesario: A la clausura de la Expo Shanghai, a presentar las cartas credenciales y para el aniversario de las relaciones diplomáticas entre Chile y China".

-Probablemente esto fue rápido porque a usted lo conocen en China. ¿Cómo llegó a ser conocido al otro lado del mundo?

"En 1995 intenté abrir mercado para la fruta chilena. Me presenté a Cofco y a la Shanghai Fruit Company, las dos estatales. Pero me demoré más en subir 44 pisos a las oficinas de Cofco que los minutos que me recibieron. Me sentí como un gusano entre 1.300 millones de chinos".

-¿Qué aprendió?

"Me salté todas las reglas de negociación chinas, porque allá el que manda es el Estado y si tú quieres hacer algo tienes que ir con tu embajada y llegar a través del Estado chileno".

-¿Y cómo logró instalar un campo de fruta chilena allá?

"Volví tres años después, ya como presidente de Fedefruta, y obviamente llegué primero a la embajada. Ahí dije que la única forma era hacer algo con el gobierno chino y donde nos involucráramos ambas partes. Se nos ocurrió hacer una granja frutícola donde Chile ponía las especies que producíamos en el país y a un agrónomo y ellos el terreno y los trabajadores".

Hoy China exhibe la granja chilena como un ejemplo de cooperación entre países e incluso un inversionista privado construyó un hotel en el terreno donde proyecta instalar un salón con frutas, vinos, salmón y conservas chilenas.

-¿Cómo ve hoy a China?

"Las transformaciones son monumentales. El próximo año Hu Jintao se va y viene lo que ellos llaman la tercera generación., que estudió en EE.UU., en Europa, en Australia y en Nueva Zelanda. Ellos saben que China es el país más importante del mundo, incluso en el tema comercial. Esa generación le va a dar un golpe espectacular a la influencia de China en el mundo".

-¿Cómo ven ellos a Chile?

"En el aspecto político, que allá es muy importante, nos ven como el primer país en Latinoamérica que reconoció a China como potencia independiente. El primer país que lo ayudó a ingresar a la OMC y el único país en el mundo con que tienen un Tratado de Libre Comercio".

-¿Cuál es su objetivo como embajador?

"Hoy China es nuestro primer socio comercial, con un intercambio de casi US$ 18 mil millones. Pero el 83% de ese intercambio es minería. La agricultura es 1% y si se agrega la agroindustria llegas al 3,8%, y el resto son productos industriales. Hay que empezar a meter a China otro tipo de exportaciones. ¡Cómo le cambiaría la vida a los fruteros si pudieran distribuir un poco más de fruta en China!".

-Va a trabajar en eso...

"Ese es uno de los temas. Pero voy a trabajar por la minería, por el sector agrícola, industrial y manufacturero. Además, los grandes empresarios están allá. El tema es cómo incorporamos a la pequeña y mediana empresa".

-¿Y las inversiones?

"Chile invirtió en China hasta el año pasado US$ 120 millones y China invirtió en Chile US$ 85 millones. Algo no funciona, hay que hacer un trabajo para que inviertan más acá".

-¿Se necesita más presupuesto para que la embajada pueda llevar estos proyectos adelante?

"Entre 2000 y 2009 las exportaciones a China crecieron 12 veces y las importaciones 8,5 veces. En menos de nueve años la relación comercial entre China y Chile ha cambiado de tal manera que hay cosas que se han ido quedando atrás, dentro de ellas, los presupuestos de la embajada que no se condicen con la importancia que está teniendo el comercio internacional".

"A mí no me interesa que la casa de la embajada sea buena, regular o mala. Yo creo que más bien el tema pasa por tener recursos para poder hacer labores de representación allá. Tiene que ver con los equipos que estén radicados en la embajada y con los recursos para actividades que pongan a Chile en la mira de los chinos y no que tengan a Brasil, Argentina y Perú porque ellos hacen más cosas".

-¿Esto lo ha hablado con la Cancillería?

"Sí. Ellos saben que no es que haya habido dejación, sino que cuando las cosas cambian tan rápido y en un país que está tan alejado, lo dejas para solucionar mañana. El embajador no viene a cada rato a Chile y por eso quiero solucionar antes de irme esos temas".

-Antes de que se vaya, ¿Qué opina de la elección del presidente de la CPC y del sistema de turnos?

"Fui postulante a la CPC y me fue bastante mal por estas tratativas de última hora. Esto de que existan alianzas se debería eliminar. Lo que se requiere es tener a cargo de la CPC a un empresario que logre consenso porque en definitiva los antagonismos se agudizan adentro."

Fui postulante a la CPC y me fue bastante mal por estas tratativas. Esto de que existan alianzas se debería eliminar. Lo que se requiere es tener a cargo de la CPC un empresario que logre consenso".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Contraparte Luis Schmidt en su oficina con una foto en que aparece junto al presidente de China, Hu Jintao.
Contraparte Luis Schmidt en su oficina con una foto en que aparece junto al presidente de China, Hu Jintao.
Foto:SANTIAGO LLANQUIN SANTIAGO LLANQUIN


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales