ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Martes 28 de Septiembre de 2004

Hidroelectricidad:
Sin Lagos ni familias pehuenches fue inaugurada la central Ralco

Quince años demoró la ejecución de esta iniciativa que abrió una brecha entre las legislaciones eléctrica e indígena que aún no se resuelve.

PILAR ESPINOSA

En la imponente caverna de máquinas de la central hidroeléctrica Ralco se vivió ayer el último capítulo de uno de los proyectos más controvertidos de las últimas décadas.

Con la inauguración oficial del complejo culminan 15 años de trabajo y una inversión de US$ 570 millones, que significan el aporte del 9% de la energía del Sistema Interconectado Central (SIC), entre Taltal y Chiloé.

La generadora, la segunda que aprovecha las aguas del río Biobío en el corazón del territorio pehuenche, fue calificada ayer por el presidente de Endesa Chile, Luis Rivera Novo, como uno de los mayores emprendimientos eléctricos de todos los tiempos en el país.

Al mismo tiempo, el ejecutivo reconoció que también constituyó un desafío social, cuya expresión más crítica fue la relocalización de las familias indígenas.

Más de 300 invitados de España y Chile participaron en una ceremonia de impecable desarrollo, donde no se descuidó detalle alguno. Incluso se repartieron capas de agua, una acertada medida que uniformó a los asistentes.

Los grandes ausentes

Entre los asistentes se encontraba un grupo de autoridades pehuenches, dirigentes de comunidades y loncos, además de indígenas que trabajaron en la central. Y a pesar de ser la mayor inversión eléctrica en desarrollo, no estuvo el Presidente Ricardo Lagos como tampoco las familias indígenas que se opusieron durante años a abandonar sus tierras y que recibieron una indemnización millonaria por ellas.

Sobre la ausencia del Mandatario se indicó que previendo que ayer no podría estar, anticipó su visita a las obras el pasado 10 de septiembre. Allí cumplió un compromiso realizado a Berta Quintremán, las hermanas Rosario y Mercedes Julia Huenteao y Aurelia Marihuan, luego de firmar el acuerdo que el 16 de septiembre de 2003, en La Moneda, puso fin al largo conflicto con las familias opositoras al proyecto. Con ellas sostuvo una cálida reunión en la casa de Berta, hoy con vista al nuevo lago.

Una fuerte presencia policial en todo el trayecto entre Los Ángeles y la Central, a 120 km al oriente de esa ciudad, tenía como propósito evitar incidentes.

Sin embargo, aunque se habían anunciado movilizaciones por parte de grupos indígenas que mantienen demandas no resueltas por la inundación de un cementerio ancestral, finalmente nada ocurrió.

Entre los invitados también estaba Jaime Andrade, quien como Coordinador de Políticas Indígenas de Mideplan logró acordar las compensaciones económicas que concedió la empresa, y paralizó la demanda que en la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA) habían interpuesto las familias indígenas.

"Ralco es muy importante para el desarrollo del país y los requerimientos de energía son cada vez mayores, pero también sabemos que hubo un largo conflicto y muchos problemas con las comunidades indígenas afectadas, lo que deja una gran lección", comentó Andrade.

En estricto rigor, la central ya aporta el total de 570 MW al SIC.

Beneficiados

En los discursos hubo coincidencia para destacar los beneficios para los pehuenches. Los ejecutivos de la empresa destacaron que los indígenas viven actualmente mejor y eso nadie puede dudarlo.

Las 93 familias directamente afectadas (400 personas) perdieron 638 hectáreas que quedaron bajo el agua, pero recibieron como compensación 21.930 hectáreas en las comunidades de El Barco y Ayin Mapu. Ello, sin considerar los mejores acuerdos alcanzados por las familias que resistieron hasta el final.

El senador Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien como Presidente inauguró la central Pangue, cumplió ayer lo que había anunciado en esa ocasión: "volveré al Alto Biobío para la inauguración de Ralco".

El ex Mandatario reconoció que los programas de relocalización son los adecuados, al entregarse herramientas para que los pehuenches se puedan seguir desarrollando. Destacó la construcción de caminos y las mejoras en infraestructura.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
CORTE DE CINTA Pablo Yrarrázaval, Jorge Rodríguez, Rafael Miranda y Luis Rivera encabezaron la inauguración de la central en el Alto Biobío.
CORTE DE CINTA Pablo Yrarrázaval, Jorge Rodríguez, Rafael Miranda y Luis Rivera encabezaron la inauguración de la central en el Alto Biobío.
Foto:VÍCTOR SALAZAR
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales