EDITORIAL

Sábado 23 de Junio de 2001


ENRICO BUCCI

Se fue de la noche a la mañana. Su corazón, curtido en mil batallas, le dijo basta. Así se ha ido Enrico Bucci, motor del arte vanguardista en Chile. Nos hará falta. Generoso, abrió de par en par las puertas de su galería de arte en calle Huérfanos a tirios y troyanos. Jóvenes artistas que veían frenados sus anhelos encontraban en él un alero fraterno y orientador.

Pero Enrico Bucci no sólo apoyaba las manifestaciones artísticas, sino que él mismo era una fuente inagotable de ricas creaciones. Como Garófalo escribió artículos en los diarios, y sus numerosas acciones de arte no pasaron inadvertidas. Una vez, en pleno desierto de Atacama, se hizo enrollar todo el cuerpo, cabeza y extremidades incluidas, con una gruesa banda de caucho. Permaneció en tal estado durante horas, soportando la inclemencia del clima en una postura incómoda y asfixiante. La visión de este hombre inmóvil ante el paisaje tuvo un profundo significado. En esa misma zona descubrió, hace muchos años, al padre Gustavo Le Paige. Se interesó tanto por difundir su labor antropológica que una de las salas de su galería la bautizó con el nombre del religioso.

A Enrico Bucci le faltan homenajes. Se está gestando uno, eso sí. Su hijo Ennio y Francisco Brugnoli, director del Museo de Arte Contemporáneo, están moviendo los hilos para hacer una gran acción de arte. Será en septiembre, ahí en la calle Huérfanos, a los pies del cerro Santa Lucía. Se exhibirán obras de artistas que, en más de 20 años, pasaron por la galería. Emotivo y merecido. Ojalá que sea el primero...

Mentessana




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales