ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Lunes 1 de Septiembre de 2003

LIDERAZGO
Profundizar sobre el coaching

Explicaré para qué NO sirve el coaching y sobre las competencias necesarias para poder hacerlo.
David Fischman
UPC


Un caso típico que ocurre en la industria del coaching es el siguiente:

Cliente: No sé qué hago acá. Mi compañía me pidió que converse con usted, pero no necesito a nadie. Además, usted no conoce mi negocio.

Coach: Es cierto, usted conoce mejor que yo su negocio y comprendo su desagrado. Vengo a tratar de ayudarlo a explotar al máximo su potencial.

Cliente: Entonces no pierda su tiempo. Soy el mejor en mi área en este país.

Coach: Quisiera mostrarle la evaluación de sus subordinados sobre su liderazgo. (Le muestra resultados desastrosos de clima laboral).

Cliente: Esas encuestas no sirven. Me pagan por producir resultados, no por hacer reír a mis empleados.

Muchas empresas llaman a un coach para ayudarlo a mejorar sus destrezas de liderazgo. Sin embargo, si el coach es un profesional ético, es probable que le diga a esta empresa que no pierda su dinero.

El coaching no está diseñado para ayudar a personas con patologías psicológicas como el ego o el narcisismo de este cliente. Eso requiere de psicoterapia profunda.

Por otro lado, el coaching no debe nunca imponerse a la fuerza. Debe ofrecerse a los que desean crecer personal y profesionalmente. En la primera sesión, el coach debe evaluar si es la persona adecuada para ayudar al ejecutivo y si el coaching es el proceso correcto o debe derivar al cliente a un psicólogo. En narcisismos moderados, un coach ayuda a mejorar las relaciones interpersonales del cliente. No le cambiará su narcisismo, pero sí lo ayudará a interrelacionarse.

Así como un globo aerostático no puede volar alto cuando tiene lastres que lo atan a tierra, muchos ejecutivos no pueden desarrollarse porque tienen lastres en su liderazgo. El coach ayuda al ejecutivo a tomar conciencia de sus lastres y lo apoya para que se deshaga de ellos.

Según Karlin Sloan, coach internacional, el
coaching ayuda a los ejecutivos a:

1. Tomar mayor conciencia de sí mismos y de sus áreas de mejora.

2. Mejorar su seguridad, su liderazgo, comunicación y disposición para el cambio.

3. Mejorar su pensamiento crítico y ético.

4. Internalizar nuevas competencias.

Para ser coach no es necesario ser psicólogo. Sin embargo, hay cualidades indispensables para realizarlo. Debe tener vocación de servicio y no tendencias egocéntricas. Implica saber escuchar empáticamente, centrarse en ayudar a un tercero.

Es muy fácil caer en la trampa del ego y estar más consciente de lo bien que hacemos coaching en lugar de centrarnos en el cliente. Si se va a desarrollar coaching a líderes, se debe tener experiencia de liderazgo. Además, capacidad para hacer preguntas que despierten la conciencia del cliente y poder retarlo y motivarlo a asumir metas.

Finalmente, el coach debe tener una capacidad apreciativa; es decir, debe poder ver lo mejor en el otro y no ver a su cliente como un problema.










Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
David Fischman
David Fischman
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales