DEPORTES

Sábado 12 de Febrero de 2000


Catalanes escalaron El Thamserku

El montañismo español sigue dando que hablar, sobre todo en su expresión himaláyica. A la proeza de Juanito Oiarzábal, el primero de esos lares en escalar todas las montañas que en la Tierra superan los ocho mil metros de altitud, se suma, más allá de las repeticiones, un cometido del todo original.

Se trata del ascenso de una ruta directa en el Thamserku, cima de 6.623 metros que se yergue en la región del Solu-Khumbu, en Nepal.

La escalada de los catalanes Joan Quintana y Carles Valles en la Pared Noreste del Thamserku se erige como la actividad más importante desarrollada en terreno nuevo del Himalaya durante la primavera pasada, y reivindica a Valles como uno de los más evolucionados montañeros de la península ibérica.

Además de impresionante, su ascenso fue particularmente rápido. Es un terreno ideal para desarrollar un ascenso en estilo alpino, pero el canalón central debe ser acechado escrupulosamente, porque no siempre se presenta en condiciones, y su factibilidad viene dada por el estado de una gran barrera de seracs, cascada de hielo colgante que se desmembra ocasionalmente barriendo el canalón desde sus alturas y limitando, por supuesto, el acceso a la cumbre, so pena de muerte por avalancha.

El primer ascenso de esta montaña data de 1964, cuando miembros de la Escuela Himaláyica de Edmund Hillary escalaron la difícil Arista Sur (Lynn Crawford, Peter Farrell, John McKinnon y Dick Stewart), hasta hoy sin repeticiones.

Antes de la escalada de los catalanes, el Thamserku sólo registraba cinco ascensiones, aunque los intentos superan la docena. De hecho, pasaron quince años, hasta 1979, para que fuese trepado nuevamente desde la vez primera. Esa oportunidad fueron los japoneses Sakae Hosogai y Satoshi Kimura, cordada de una expedición de nueve miembros, los que lograron la cumbre a través de la Pared Suroeste, hasta la Arista Oeste.

La Pared Este del Thamseku cedió en 1984 al intento de una cordada coreana-nepalí, que la escaló saliendo hasta la Arista Sur: Jong Back-Ro, Chang Jae-Shin, Ang Dorje y Ang Tenbu.

El primer intento de la ruta escalada por Valles y Quintana vino en 1980, cuando los japoneses Katuyuki Masunaga y Koji Okamo, conscientes del peligro de la barrera de seracs, escalaron la Pared Noreste por una ruta que evadió el canalón hacia la izquierda, a través de difíciles espolones rocosos y glaciados pasadizos.

No fue sino hasta octubre de 1985 que la ruta directa a la Pared Noreste fue osada por Michel Fauquet y Vincent Fine. Luego de un solo envión de dieciséis horas y 1.500 metros de escalada, similares a la Pard Nortes de Les Droites, con pasos de 85 grados, alcanzaron la base de la barrera de seracs unos 60 ó 70 metros bajo el altiplano somital. Incapaces de encontrar el pasaje de salida a la cumbre, debieron abandonar el intento a un paso de su consumación. Esa misma temporada, Marc Batard y Francois Poissonier realizaron el primer ascenso completo de la Arista Oeste.

La ruta directa a la Pared Noreste desafió a los catalanes con pasos de 75 y 85 grados, resolviendo el paso final tras acopiar fuerzas durante una hora de descanso bajo la barrera de seracs. En total, un intenso y expuesto envión de 22 horas hasta la cumbre.

Por Mauricio Purto




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales