REPORTAJES

Domingo 8 de Julio de 2007

SEBASTIÁN EDWARDS FRENTE A LA REACCIÓN POLÍTICA A SU NOVELA "EL MISTERIO DE LAS TANIAS":
La izquierda quiere las críticas, pero en familia

Antes, la arremetida fue contra Roberto Ampuero por "Mis años verde olivo", y en los 70 contra Jorge Edwards, el primer intelectual que se atrevió contra el mito de Fidel Castro.

PILAR MOLINA

Las críticas al socialismo y la revolución se aceptan, "pero puertas adentro". Y lo que compensa los malos ratos son los tirajes de sus novelas. Al economista Sebastián Edwards le advirtieron que como al mundo literario no le gusta ver outsiders escribiendo, reaccionaría mal a su novela de espías cubanas infiltradas en la alta burguesía regional ("El misterio de las Tanias"). Lo que no se sospechaba era la reacción de la izquierda:

"Fue inesperada. La molestia la he percibido por los recados que me mandan, en el sentido de traición, de que fui desleal por relatos reales, como que aprendíamos marxismo en una versión para tarados, que era el manual de Marta Harnecker, o que estudiábamos 'El Capital' en alemán, idioma que desconocíamos".

Camilo Marks: "Crítica feroz"

El hoy profesor de la U. de California y en su juventud, socialista, asegura que jamás habría encontrado una reacción así en EE.UU. y, menos, descalificaciones ideológicas disfrazadas de crítica literaria. La que considera "más feroz" fue la de Camilo Marks, en "El Mercurio", que él considera "puramente política". Acusa al crítico de enlistar errores que no son tales, como negar el uso de plurales ("dossieres") que son válidos, y le censura evocaciones que hacen protagonistas del libro, que corresponden a dichos de Nicanor Parra y Somerset Maugham. Pero lo que más irrita al nuevo novelista es que Marks remate con que él sabe tanto de la izquierda chilena, "como un aborigen del Amazonas sobre la filosofía alemana".

Considera insólito que le niegue el derecho a escribir sobre la izquierda. Edwards nunca pretendió hacer una novela política, sino de espías, dice, pero en el contexto real que le tocó vivir. Describe la irresponsabilidad de las generaciones que en los 60 y los 70 miraban la revolución con romanticismo; relata el sistema amateur de espionaje cubano y enfrenta mitos sobre el Che Guevara.

Edwards distingue entre la reacción internacional, molesta por la revelación de los cubanos y sus agentes -"he recibido llamados de agencias de varios gobiernos preguntándome qué más sé"-, y la reacción política local de la izquierda. "Ésta quiere las críticas en familia. Se contraría con la revelación pública de una manera de vivir, que atacábamos al rector Edgardo Boeninger y de su oficina nos íbamos a fumar marihuana. Eso no coincide con la idea de revolucionarios que se juegan la vida, pero era así".

Esta reacción de la izquierda no es nueva. La vivió tempranamente Jorge Edwards, quien cuenta que recibió ataques y amenazas porque "fui el primer intelectual que criticó a Fidel Castro". Develó la realidad política que escondía la romántica imagen revolucionaria de Cuba en "Persona Non Grata", después de su paso por la isla como embajador de Allende.

No hubo compasión, porque se publicó poco después del golpe, en diciembre de 1973. Ariel Dorfman lo acusó de "contrarrevolucionario" y "traidor a Chile", dentro de una campaña que buscaba su descrédito y dificultar sus publicaciones.

Edwards ha dicho que fue este libro el que lanzó en 1974 a las aguas anticastristas a Mario Vargas Llosa, quien hasta ese momento había callado.

Castañeda, incólume

Otro que comenzó a hacer públicas sus críticas a Castro en los 80 es el escritor y ex canciller mexicano Jorge Castañeda. De paso, ha avalado la tesis de "las Tanias" de Edwards, señalando que no duda de que Cuba infiltró agentes en las élites latinoamericanas desde hace 45 años, a los que activa cuando tiene problemas.

"Sí, soy de izquierda" -admite-, pero el libro de Edwards me gustó; es una novela entretenida, con suspenso, hay datos que habían salido dispersos antes, pero él escribe con mucha gracia".

Frente a que en Chile la revisión de la historia socialista se hace puertas adentro, Castañeda responde que "en México no ha habido revisión. La izquierda está totalmente subordinada a Cuba".

Él también recibió una crítica despiadada tras publicar "La utopía desarmada" y la biografía del Che Guevara en "La vida en rojo". Lo acusaron de empañar su imagen de revolucionario, revelándolo como un mujeriego.

Pero Castañeda no se siente perjudicado: "Yo no busco ser amigo de ellos, mis libros se venden muy bien en México y afuera. Cada editorial de primera plana insultándome me favorece".

Las armas de Marambio

En contraste, la novela "Las armas de ayer", que acaba de lanzar Max Marambio, ex GAP de Allende, cercano y colaborador de Castro, no desatará objeciones socialistas. Pero Edwards considera que "es un escándalo. Me abisma su falta de sentido crítico. Dos de sus amigos íntimos, esos con los cuales fumaba habanos y salía a perseguir mujeres y a tomar (Antonio de la Guardia y Arnaldo Ochoa), fueron fusilados. Cuba es el gran fracaso de América Latina, la gran irresponsabilidad, hay una cantidad de muchachos que murieron por esa tontería".

"Cada editorial de primera plana insultándome me favorece, pero entiendo que para otro tipo de libros, como una novela, puede ser muy dañino", señala Jorge Castañeda, quien escribió una biografía del Che Guevara.

ROBERTO AMPUERO:

"No perdonan que reveles el sistema que conociste"

Roberto Ampuero ha vendido más de 200 mil novelas sólo en Chile, pero con "Mis años verde olivo", en 1999, se convierte en un inexistente para la cultura oficial. Jamás lo invitaron a integrar las delegaciones de la literatura chilena al extranjero, a pesar de que su obra está internacionalizada, traducida en 9 idiomas y acaba de ser premiado por la mayor editorial china.

Los críticos se lanzaron sobre "Mis años", acusándolo de batista y de hacerle el juego a la reacción por su historia, no escrita antes, del exilio chileno en Cuba.

"Me reprocharon haber criticado el socialismo real, cuando yo me alejé del comunismo en 1976, en La Habana, ¡mucho antes de que cayera el muro! No te perdonan que hayas estado dentro del sistema, conocido su maquinaria y después lo describas. Todos ellos saben la verdad y por eso nadie se quedó en Cuba".

En parte, es esta marginación la que impulsa al escritor a vivir fuera de Chile. Primero en Suecia y, desde 2000, en Iowa.

"Me di cuenta de que en Chile, por desgracia, la cultura está manejada por un grupo de intereses que no representa lo que los chilenos entienden y gozan como cultura. Neruda lo sabía, le dijo a Jorge Edwards que debía buscarse un partido que lo apoyara. No estaba equivocado. Roberto Bolaño se fue sin el Premio Nacional, Isabel Allende sigue sin él".

Ampuero explica por qué la izquierda no quiere que la literatura le derribe sus mitos: "El drama de los renovados es que tras la caída de los socialismos reales, en 1989, carece de un modelo económico alternativo al de la economía de mercado. Por eso, para diferenciarse y proyectar una identidad necesita radicalizar el discurso y defender ciertos mitos.

Ampuero reprocha también a la derecha chilena no haber escrito su autocrítica.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Dos frentes
Dos frentes "Una es la reacción internacional, a la que molesta la revelación de los cubanos y sus agentes y, otra, la reacción política en Chile de la izquierda, que objeta que se revele una manera de vivir que se ve poco revolucionaria", señala Sebastián Edwards.
Foto:El Mercurio


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales