WIKÉN

Viernes 11 de Septiembre de 2009

Pop con estilo:
El triunfo de Pedro Piedra

Gepe le toca la batería en presentaciones en vivo, Jorge González canta en los coros de su primer disco solista, que fue producido en México.
Isabel Plant  Es miércoles y en el Amanda, el teatro-escenario-discotheque-restaurante- ex multicine Vitacura, los pantalones pitillos, las zapatillas design y los tragos en mano abundan: la taquilla santiaguina en su esplendor está aquí. A las 12 aparece una banda en el escenario. Gepe, el talento de la nueva música chilena, está en la batería. En el público está Sebastián Silva, director de "La nana", cámara de video en mano, grabando el show. ¿Quién toca entonces? Pues Pedro Piedra, el nuevo pequeño fenómeno de la música chilena.Desconocido por el público masivo pero con un grupo de fieles seguidores, Pedro Piedra tiene en su currículum bandas como CHC (donde compartió con Silva, y con el talentoso director Gabriel Díaz) y Hermanos Brothers (con la que ganó un Premio MTV por Mejor artista independiente en 2003). Este año lanzó su primer álbum solista, "Pedropiedra", que es tan bueno que hasta dan ganas de que su público no fuera casi exclusivamente ondero, para que todas las radios (y no sólo unas pocas) programaran sus canciones "Inteligencia dormida" o "Las niñas quieren".

Pedro Piedra, cuyo nombre cristiano es Pedro Subercaseaux (30), se pone a cantar. Habla poco con el público, pero cuando lo hace se ve torpe: hace un par de chistes ñoños, toma de su trago y saluda de nombre a los amigos que ve en la primera fila del público, mientras los presentes bailan al ritmo de su pop de buena calaña. Pedro Piedra es de esas personas que gracias a su inclasificable comportamiento dentro de las reglas de la interacción social termina cayendo simpático; un tipo un poco raro, y muy único por lo mismo. Igual que sus canciones.

EL FESTIVAL ESCOLAR

Su historia musical parte en los colegios del barrio alto, en donde comenzó a tocar música con sus amigos en un grupo llamado Wanted y con el que alguna vez ganó una bolsa de superochos y golosinas en un festival escolar. Estuvo dos semanas estudiando arquitectura, carrera de la cual escapó por encontrarla "sólidamente aburrida". Al año siguiente ya estaba estudiando en la Escuela Moderna. Ahí formó, con algunos miembros de Wanted, Tropiflaite, una banda de cumbia que terminó haciéndolo ganar buena plata con presentaciones en matrimonios. Después vino Hermanos Brothers y después CHC, con el que ya tiene tres discos. "Tener un grupo es como tener una polola, te enamoras y dices 'ya, yo aquí me quedo'. Pero a los dos meses, o a los dos años, no la soportas. En ese sentido, CHC ha sido mi única polola que dura hasta ahora. Y bueno, yo mismo", dice Pedro y se ríe.

Está hablando de su incursión solista, que partió en 2007 cuando se fue a México a ver si podía promover allá CHC en algún sello. "Nadie cachó CHC, a nadie le gustó, fue un fracaso máximo", recuerda él. Pero lo que partió como un viaje de dos meses sin futuro, terminó convirtiéndose en una estadía de dos años.

Subercaseaux se quedó en casas de amigos y conocidos, gastando sus ahorros, y gracias a un contacto que se movía en el mundo de los sellos del DF, partió tratando de hacer música para cantantes pop. "Me juntaba con alguien a hacer un tema, y era como 'uh, el viento de la pasión'. Chao; no era lo mío". Así es que comenzó a hacer demos de sus propias canciones; todas llenas de humor, el sello que Pedro Piedra exportó de CHC a sus composiciones.

En México también compartió con los chilenos residentes como el ex Prisionero Jorge González, a quien conocía de Chile, y quien le prestó su vivienda mexicana por un mes e hizo algunos coros en su disco; o Los Bunkers, con los que enganchó por gustos musicales: "Las primeras cinco veces que los vi, ni hablábamos, nos juntábamos a guitarrear". Y llegó la oportunidad: Sony Publishing se interesó por producir su disco. Y Subercaseaux dijo que no, gracias. "Fue terrible, me gané un puñado de enemigos", recuerda. "Tenían condiciones que yo no estaba dispuesto a aceptar. Iban a poner un productor italiano, que trabajaba para cantantes de otro estilo, querían hacerlo en un estudio en Texas y me negaron la visa a EE.UU.; querían hacer un producto. Lo que pasa allá es que despersonalizan, en vez de potenciar la unicidad".

La solución salió de un lugar inesperado: Leonel García, miembro del disuelto dúo Sin Banderas, se interesó en su música, y le ofreció dos meses de estudio gratis y pagar por las mezclas. Así que el disco de Pedro Piedra terminó en sus manos. Este año Subercaseaux volvió a Chile, lanzó "Pedropiedra" por el sello de la SCD Oveja Negra, puso una de sus canciones en la película "La nana", y ha estado haciendo presentaciones en vivo, además de comenzar a escribir para un segundo disco. Siempre, con ese pop inteligente: "El pop más que estilo, es un concepto, el hijo bastardo de todas las razas juntas. ¿Viste 'Matrix' en donde al final estaban encerrados en unas cavernas, y eran todos medios mulatos con mezcla de chinos y rubios? Eso es un poco el pop, poder hacer una canción como un vals y después una medio rapera en un mismo disco".

La idea es sacar tres trabajos de Pedro Piedra, para tener una discografía. Y ahí, quién sabe. "No trato de hacer ningún plan porque nunca se cumplen. Estoy con mucha paciencia con el presente. Y lo que venga, no sé; no he parado de tener suerte toda mi vida, así que si todo sigue así... debería seguir con suerte".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Pueden escuchar a Pedro Piedra en www.myspace.com/pedropiedras, y en vivo el sábado 12 a las 00 horas en el Bar Loreto (Loreto 435, Bellavista) $3.000.
Pueden escuchar a Pedro Piedra en www.myspace.com/pedropiedras, y en vivo el sábado 12 a las 00 horas en el Bar Loreto (Loreto 435, Bellavista) $3.000.
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales