VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 12 de Junio de 2004

Montevideo, Uruguay:
Nostalgia del pasado

En el atractivo barrio Carrasco, la decoradora Magdalena Puig de Reyes ambientó su casa con detalles que evocan atmósferas de otras épocas. Calidez y comodidad caracterizan a estos espacios.

Texto, Blanca Isabel Álvarez de Toledo / Fotografías, Facundo de Zuviria/Sur Press

En el dormitorio principal, una colección de baúles antiguos de Vuitton y un gran espejo de estilo refuerzan la intención de evocar épocas pasadas.

El barrio Carrasco es la zona más residencial de Montevideo. Y cuesta trabajo imaginar que en la época de La Colonia era sólo terrenos pantanosos, incultivables, llenos de arenales y totalmente inaccesibles. En 1728, el español Pedro Millán hizo una repartición gratuita de tierras, con el compromiso de ser pobladas. Sebastián Carrasco fue uno de los primeros en instalarse y por él esta área lleva ese nombre, así como el arroyo que pasa por ahí y que desemboca en el Río de la Plata.

Hoy es un sector muy "chic" de la ciudad: tiene una cuidada arquitectura y fue diseñado como un barrio-jardín por el francés Charles Thays, el mismo que hizo la forestación de los Bosques de Palermo, la Plaza del Congreso y la Plaza de Mayo, como también el Parque Rodó con sus espejos de agua.

Sin embargo, el resurgimiento del lugar a principios del siglo XX fue obra de Alfredo Arocena, a quien su padre premió por su excelente escolaridad con un viaje a Europa, en el que recorrió las ciudades más importantes del Viejo Continente.

Entre otras cosas, le conmovió especialmente un balneario muy "belle epoque" que visitó y que era un punto de encuentro de la nobleza europea. A la manera de los célebres veraneos de Marcel Proust con su abuela (famosos por haber sido inspiradores y base de su obra inmortal "En Busca del Tiempo Perdido"), no faltaban allí carruajes, sombrillas de encajes, perritos peinados, niños con trajes marineros, vestidos vaporosos, moños, baldes con arena, señoras con todas sus joyas y los infaltables títulos nobiliarios.

Todo esto quizás hizo soñar al muchacho y volvió con la idea de hacer una réplica de la localidad de Ostende en Montevideo.

Fundó la Sociedad Balneario de Carrasco, de reunió dinero y fue entonces cuando entró Thays en escena, a diseñar el parque. Para el famoso Hotel Carrasco también se eligieron dos franceses: Dunant y Mallet.

Es aquí donde la decoradora Magdalena Puig de Reyes, como tantos descendientes de las viejas familias dueñas de las magníficas residencias del Prado, fueron emigrando. Muchos de ellos a Carrasco, barrio elegido por la mayor parte de los elegantes matrimonios jóvenes de Montevideo.

"La casa de Piedra", en el cerro Eguzquiza, "hábitat" de verano, y esta casa-estudio casi escondida entre plantas y cuya fachada preside un amplio y acogedor patio duro, son el escenario creado por Magdalena Puig para su numerosa familia.

Siempre le interesaron la estética y las bellas atmósferas. Una prueba son sus lámparas y los candelabros de hierro forjado que, además de ser finas esculturas, iluminan y dan un aire medieval a los ambientes.

Desde que presentó su trabajo en la exposición Habana, en 1990, comenzó a recibir encargos de decoración. Así, ambientó el hotel Plaza Fuerte en la ciudad vieja, algunos restaurantes, una estancia en Colonia, obra del arquitecto Moret, casas en Buenos Aires y locales del Patio Bullrich, entre otros proyectos.

Magdalena trabaja sola, pues le gusta sentir su responsabilidad, y disponer del tiempo necesario para dirigir con eficacia su equipo de obreros, carpinteros y herreros.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En el dormitorio principal, una colección de baúles antiguos de Vuitton y un gran espejo de estilo refuerzan la intención de evocar épocas pasadas.
En el dormitorio principal, una colección de baúles antiguos de Vuitton y un gran espejo de estilo refuerzan la intención de evocar épocas pasadas.
Foto:Facundo de Zuviria/Sur Press


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales