NACIONAL

Sábado 5 de Enero de 2008

Líder del PS, Camilo Escalona, dice que fue "una renuncia muy mediática":
Me habría gustado que la salida de Belisario hubiera sido más discreta

El senador le resta todo dramatismo a la dimisión de Velasco y se declara a favor de que la DC retenga el Ministerio del Interior.

CLAUDIO SALINAS

-¿La intempestiva renuncia de Belisario Velasco plantea a la Presidenta una crisis política?

"No, qué crisis política ni qué ocho cuartos. Ahora, es preferible que el ministro del Interior le diga de manera reservada al Presidente que se quiere ir y que espere el momento en que se haga un ajuste más amplio. Eso es lo deseable, pero el mundo no se viene abajo ni mucho menos. No veo motivo para tanto revuelo del hecho de la descortesía de no haber hecho las cosas con reserva. No veo crisis política ninguna. El país sigue su marcha...".

-Pero el hecho de que se vaya el jefe de gabinete...

"Es un hecho político que se puede perfectamente resolver. Y no hay que precipitarse, la Presidenta se va a dar los días que estime convenientes y hará los ajustes que tenía previstos ya desde antes. Desde mi punto de vista aquí no cambia nada".

-Los cambios de gabinete los definen los presidentes, pero aquí la está precipitando por la renuncia del ministro del Interior.

"Lo que pasa es que otras veces los ministros han sido más discretos. En este caso se trata de una renuncia muy mediática. Pero son cosas fortuitas que pasan, independientemente del respeto que yo siento en lo humano y en lo moral por Belisario Velasco".

-Según trascendidos, Velasco venía siendo "bypasseado" hace tiempo por la Presidenta...

"Son sólo trascendidos. Yo estuve la mañana del jueves en reunión de comité político presidido por Belisario Velasco y no observé nada melodramático. Creo que hay que distinguir: el respecto que nos merece la persona, los socialistas nunca vamos a olvidar la posición que Belisario tomó el mismo 11 de septiembre cuando empezó la cacería de nuestra gente, la actitud noble que él tuvo. Eso nunca lo vamos a olvidar y siempre le vamos a estar agradecidos. Otra cosa es que esperábamos, por la carga cultural que lleva el puesto de ministro del Interior, que no hubiese sido un alejamiento con esas características mediáticas".

-¿Cuál es su expectativa frente al cambio de gabinete que se avecina?

"Dos cosas esenciales: uno, lanzar al gobierno a la calle, este es un gobierno que hace mucho pero que no ha logrado mostrarlo y para eso tiene que estar en terreno. Esa tiene que ser una tarea muy importante del ministro del Interior, infundir la mística que haga que el gobierno se motive. Y en segundo lugar, es fundamental que este cambio ayude a darle una nueva inyección a la unidad de la Concertación, y para eso la cohesión y el equilibrio del gabinete es muy importante. La estridencia de nuestras disputas ha sido el gran mal que hemos mostrado el 2007. Necesitamos mayor unidad y el gabinete tiene que ayudar a eso".

-Esos objetivos se pueden ver malogrados por la desprolijidad de este cambio.

"No me hago cargo de esos lugares comunes que se presentan como verdades analíticas. Es pura palabrería. Si el ministro del Interior decide irse, la Presidenta no lo puede tener amarrado. Era deseable que no se hiciera público hasta el momento en que la Presidenta ajustara todas las piezas y entregara a la opinión pública los nombres de los nuevos ministros pero, bueno, no todo es perfecto. Pero algunos opinólogos se ganan la vida muy fácil hoy día. Presentan en artículos de prensa vulgaridades escalofriantes. El gran comentario es que nunca un ministro se había ido sin que lo echaran. Eso es un sesgo de mentalidad autoritaria. ¿Qué prefieren? ¿La experiencia que tuvimos los socialistas en 1993 cuando al ministro del Interior lo pasearon en carroza en la Parada Militar y al otro día lo echaron de manera ignominiosa?". Así es que el que se quiere ir que se vaya, nadie está obligado. El servicio público es un honor, no una tortura".

-¿Qué va a pasar con la suerte del ministro Viera-Gallo en el comité político?

"Él es un gran aporte dentro del Gobierno. Ayuda a la articulación del trabajo con los parlamentarios, es eficiente en su comunicación con la oposición, es muy activo en promover acuerdos para sacar adelante la agenda legislativa".

-¿Y la posibilidad de que llegue Edmundo Pérez Yoma al Ministerio del Interior, como pide la DC?

"No sé si lo pedirá, entiendo que por múltiples vías, desde hace varias semanas hay muchos nombres circulando desde la DC. Yo no me voy a pronunciar a favor de ninguno de ellos. Pero la DC es una pieza esencial de la coalición y, por lo tanto, la aspiración que tiene Soledad Alvear de continuar teniendo un rol muy importante en el comité político se justifica plenamente. En mi opinión es bueno que la DC tenga el Ministerio del Interior, pero aquí quien manda es la Presidenta y ella resuelve".

-¿Y la posibilidad de que Francisco Vidal pase a Interior y la DC se quede con la vocería de La Moneda?

"Se habla mucho de esa fórmula, pero creo que hay muchos amigos de Vidal detrás de ella".

-Con la pérdida de mayoría oficialista en el Senado se malogró la llegada de Ricardo Núñez a la presidencia.

"Es una conclusión apresurada. No tengo por qué descartar que Zaldívar y Flores no cumplan con su palabra. Veinte senadores comprometieron su palabra y Adolfo Zaldívar se benefició de ese acuerdo, porque gracias a él obtuvo la presidencia de la comisión de Defensa".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales