VIDA Y SALUD

Sábado 14 de Enero de 2006

Investigación:
Jóvenes no son tan diversos a la hora de compartir espacios

Arman su recorrido para no encontrarse con miembros de otras "tribus" y rechazan la llegada de "extraños" a los lugares que ocupan y en que practican sus actividades.

PAMELA ELGUEDA T.

Hace una semana, la Alameda era un baile. Doscientos mil jóvenes se movían al ritmo de la música electrónica en uno de los espectáculos más masivos de los últimos años. Fue la Love Parade, una fiesta que en todo el mundo es sinónimo de diversidad y juventud. Porque ambas palabras siempre van juntas, aunque en el día a día el uso que los jóvenes le dan a los espacios públicos dista mucho de esa imagen.

Así lo muestra un estudio encargado por el Instituto Nacional de la Juventud (Injuv) a Alcalá Consultores acerca del tema, hecho entre jóvenes de nivel socioeconómico bajo y medio que viven en Santiago.

Mauricio Rodríguez, uno de los autores, distingue que en el plano cultural los jóvenes efectivamente valoran la diversidad y la practican teniendo actitudes tolerantes. "Pero son selectivos en la aplicación de la diversidad a sus vidas personales. El grueso de ellos tiende a ser convencional en las aspiraciones relacionadas con su proyecto de vida".

Búsqueda de identidad

Quizás por eso, el Santiago que más les gusta es el que llaman "neutral", y que tiende a ser los espacios públicos más abiertos donde pueden encontrarse personas de distintos niveles sociales, intereses y estilos. La Alameda, escenario de la Love Parade, puede ser también un buen ejemplo, y el paseo Ahumada, que es mencionado por un joven entrevistado en el estudio.

Eso, sin embargo, cambia en espacios más pequeños como las plazas de barrio, justamente donde se centró la investigación. "En el uso que ellos le dan a la ciudad se refleja la segmentación que tiene esta urbe", opina Rodrigo Asún, jefe del departamento de estudios del Injuv.

"Ésta es 'nuestra' plaza... los flaites que vienen acá, algunos quieren hacerse los bacanes", deja en claro un "skater" de 15 años consultado en el estudio, y que se junta con sus amigos en la plaza Brasil, en Santiago.

Ellos no quieren compartir "su plaza" con chicos de Maipú, La Legua y Pudahuel que también llegan a dar saltos y hacer piruetas en sus skates. "No son de este lado y se juran master", agrega otro miembro del grupo.

Lo mismo pasa con jóvenes de otras "tribus urbanas" como hiphoperos y "darks". "Recorren y se juntan en lugares donde no se van a topar con otros grupos. Nos impresionó cómo se arman circuitos homogéneos que recorren sólo quienes pertenecen a determinada subcultura", agrega el sociólogo del Injuv.

A Raúl Zarzuri, sociólogo e investigador de temas juveniles en el Centro de Estudios Socioculturales (Cesc), le parece que las diferenciaciones se dan por dos razones. Primero, porque están en plena construcción de su identidad, que consiste, justamente, en diferenciarse.

"Y porque en ellos también se refleja la segmentación que es tan propia de la cultura chilena, y que no sólo se representa en las tribus urbanas, sino también en agrupaciones adultas que son cerradas, como el Club de la Unión o el de polo".

A Rodrigo Asún le parece que lo más grave de esta segmentación es que muchas veces deriva en enfrentamientos de estos grupos como enemigos. "En la noche vienen patotas... vienen de otros lados y empiezan a molestar a los de aquí, y los de aquí aforran", comenta en el estudio una niña de 15 años, vecina de la Plaza Yungay, en Santiago.

"El problema fundamental es que la segmentación está en los mismos jóvenes. Y eso los afecta porque no logran coordinarse como un movimiento social y hacer visibles sus demandas", afirma Rodrigo Asún

¿Cómo solucionarlo? El jefe de estudios del Injuv cree que una posibilidad es combinar una política de voluntariado con creación de espacios públicos. "Estos chicos son movilizables para que ayuden a construir plazas que podrían ser diseñadas por la misma gente del barrio". Así se ganan espacios y se forman redes sociales en el barrio.

Para eso, agrega Mauricio Rodríguez, es fundamental "desestigmatizar lo juvenil a todo nivel, porque el habitante urbano le teme al joven".

COMPAÑÍA

41% de los jóvenes prefiere pasar su tiempo libre con la familia, según el último estudio nacional de juventud hecho por el Injuv.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
A los jóvenes que pertenecen a las llamadas
A los jóvenes que pertenecen a las llamadas "tribus urbanas", como los skaters, les gusta conocer a nuevas personas. Pero a la hora de compartir sus lugares de práctica no son tan abiertos.
Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales