VIDA Y SALUD

Lunes 23 de Marzo de 2009

Últimas investigaciones científicas:
Jardinear mantiene el cuerpo en forma y la mente ágil

Está probado que sus beneficios son similares a practicar ejercicio físico moderado, como caminar o nadar. Sus cultores comparan el cuidado de las plantas con la crianza de los hijos.

CAROLINA DISEGNI GILI

Sonia Sepúlveda dice que cuando se pone el delantal y los guantes para trabajar en el jardín se transforma. "Me relajo totalmente y me transporto a otro mundo, donde les doy toda mi energía y dedicación a las plantas. Y cuando logro que nazcan nuevas, siento una alegría similar a la de tener hijos".

Como Sonia, numerosas personas dedican su tiempo libre a la jardinería, una entretenida ocupación que tiene positivos efectos entre sus cultores.

Una investigación de la Universidad de Kansas (EE.UU.) demostró que esta actividad en los mayores mantiene la mente ágil y disminuye el riesgo de demencia, mientras que otro estudio europeo, de la Universidad de Bologna, asegura que sus beneficios son similares a practicar ejercicio físico moderado, como caminar o nadar.

"Una de las cosas que comprobamos es que los adultos mayores que hacen sus propios jardines tienen mayor fuerza en las manos y las extremidades, algo que es una gran preocupación a medida que suma edad. Además, jardinear refuerza su autoestima y capacidad de superación", afirma Candice Zapatero, profesor de horticultura y uno de los investigadores de la Universidad de Kansas.

Para la psicóloga Carmen Paz Cortés, del Programa Adulto Mayor de Las Condes, no cabe duda de que la jardinería es un complemento de la salud. "El cuidado de jardines ayuda a reducir el estrés, por lo que se recomienda para todos los mayores y se usa especialmente en la rehabilitación de aquellos que tienen problemas del estado de ánimo o algún tipo de discapacidad".

La buena noticia es que nunca es tarde para aprender a trabajar con las plantas. Alicia Stumpf (82), profesora del Club de Jardines de Chile desde hace 50 años, cuenta que "muchos mayores, ya sean hombres o mujeres, comienzan a dedicarle más tiempo al jardín una vez que jubilan, y allí descubren un mundo en el que no es necesario ser un experto para partir".

Tampoco es importante contar con un extenso patio para disfrutar con esta actividad. Gaby Stegmaier (70) tiene una colección de violetas africanas y una pequeña huerta con ají, cilantro y ciboulette en su departamento en Las Condes.

"Si uno vive en altura hay que poner más atención para que no lleguen las pestes o no se debiliten las plantas con el viento, pero con cuidado se pueden adaptar bien a un espacio reducido", asegura.

Según explica Gaby, este pasatiempo es muy dinámico, ya que brinda entretención durante todo el año. "En cada temporada hay que estar pendiente de algo diferente, como fumigar, podar o trasplantar. Uno nunca se aburre y siempre se puede seguir aprendiendo algo nuevo, ya que conocer bien sobre las plantas es una verdadera ciencia", dice.

Para algunas personas, este hobby también fomenta la amistad. Carmen Farras (68) cuenta que desde hace seis participa de un grupo de jardinería que surgió espontáneamente después de un taller sobre el tema.

"Somos cinco amigas que nos juntamos en el invernadero de una de ellas. Empezamos bien temprano en la mañana y terminamos almorzando juntas. Tenemos una amistad rica, nos celebramos los cumpleaños, y hasta con nuestros esposos salimos de excursión a buscar plantas por los cerros".

Practicar con los nietos

La mayoría coincide en que con los nietos también es posible jardinear. Gaby Stegmaier le enseña a su nieto Klaus, de 11 años, a plantar semillas y distinguir la maleza de las plantas. "La jardinería es una linda manera de inculcarles a los niños el cuidado y amor por la naturaleza", dice.

Para los amantes de la vida natural, también es posible construir un jardín de plantas medicinales en el hogar.

Inés Gálvez (71), que desde hace más de 15 años enseña sobre plantas medicinales en la Villa de Vida Natural de Tomás Moro, cuenta que con pocos recursos se puede disponer de un amplio surtido de hierbas, incluyendo ejemplares de menta, manzanilla, tomillo, romero, salvia y hierba buena, que ayudan a los sistemas digestivo, respiratorio y nervioso.

Cuando cuidamos nuestro jardín, también cuidamos de nosotros mismos, porque jardinear es un factor que promueve la salud de las personas".

CARMEN PAZ CORTÉS

PSICÓLOGA CLÍNICA


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Gaby Stegmaier tiene ciboulette, cilantro y ají en su departamento, además de una colección de violetas africanas
Gaby Stegmaier tiene ciboulette, cilantro y ají en su departamento, además de una colección de violetas africanas
Foto:ÁLEX MORENO


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales