NACIONAL

Domingo 1 de Noviembre de 2009

Yerko Ljubetic y la apuesta de recambio en el oficialismo tras la irrupción de Enríquez-Ominami:
La Concertación cumplió ya su ciclo y hay que replantearla

Ex ministro DC y miembro de ProyectAmérica defiende los puentes con el ex PS y afirma que el escenario post-elecciones "nos lleva a un reordenamiento".  
ALEJANDRO TRUJILLO Fue junto al diputado Esteban Valenzuela, con quien mantiene amistad desde que ambos se desempeñaran como líderes del movimiento estudiantil, que dio origen a la denominada generación política de los ochenta (la G-80), uno de los impulsores de la polémica primera cita de acercamiento entre un grupo de dirigentes de la Concertación y la candidatura de Marco Enríquez-Ominami.

Apelando al mismo espíritu de recambio que hace ya más de veinte años, el ex ministro del Trabajo del gobierno de Lagos y hoy candidato a diputado de la DC, Yerko Ljubetic, ha irrumpido como uno de los impulsores de un movimiento transversal que, junto con tender puentes para la segunda vuelta presidencial, busca generar una renovación de las estructuras y la dirigencia oficialista.

Una idea que, según confiesa, viene masticando desde hace rato junto con otras figuras y miembros de ProyectAmérica, el influyente think tank concertacionista que lidera el ex ministro Enrique Correa y en el que Ljubetic ejerce como secretario ejecutivo.

-¿Qué rol cree cumplirán estas elecciones en la apuesta por el recambio en la Concertación?

"El tema de las generaciones políticas no es un tema que tenga que ver con el carnet, sino más bien con las ideas. Y yo creo que ése es el tema de hoy día, creo que el escenario post-diciembre nos lleva a un reordenamiento. Independientemente de los resultados que se den, es innegable que tendremos un escenario político distinto, y la emergencia de muchas generaciones que han estado atrasadas o postergadas en sus roles políticos será evidente".

-¿Y eso derivará en una Concertación remozada o algo distinto?

"Yo veo una mayoría progresista, donde lo esencial va a ser una identidad de centro-izquierda que sea capaz de seguir impulsando proyectos en torno a las reformas estructurales que se requieren. Eso se llamará Concertación o se llamará de otra manera".

-¿Cree que la Concertación cumplió ya con su ciclo?

"Efectivamente creo que, como denominación y como fórmula política, lo cumplió. Esta elección nos va a obligar a replantear la Concertación, nos va a llevar a una redefinición de esa mayoría progresista. Lo esencial, y lo que va a ir por debajo, es el mismo espíritu sobre el cual se hizo oposición a la dictadura y se construyó la Concertación".

-¿Qué es replantear la coalición?

"Hemos llegado a estas elecciones en una condición como coalición en la que, si bien no me cabe duda de que vamos a triunfar con Frei, lo hemos hecho por un camino mucho más difícil y pedregoso que en todas las elecciones anteriores. Nunca un tema para la Concertación había sido si pasaba o no a la segunda vuelta, y eso ya marca una diferencia notable de lo que venía ocurriendo.

Hay un conjunto de síntomas que nos hablan de las debilidades en el liderazgo de las actuales generaciones y que nos llevan a mirar a un recambio de ideas. La sola constatación de lo injusto y desigual que sigue siendo Chile da por sí mismo para construir, con una nueva generación, un cuerpo de ideas distinto para lo que viene".

-Lagos culpa a las dirigencias...

"Sin duda que son un factor importante. Hoy tenemos dirigencias partidarias preocupadas, más que de los temas de futuro o en la generación de ideas, de tratar de imponer disciplina por el lado de las órdenes de partido, los ladridos y las amenazas. Eso explica la precaria situación en que hoy se encuentran las estructuras de los partidos en los distintos niveles locales".

-¿Qué hizo que la candidatura de Enríquez-Ominami tenga hoy a todos hablando de un recambio?

"En primer lugar, la sola emergencia del caudal de apoyo con que hoy cuenta Marco Enríquez y que, independientemente de que no le sirva para pasar a segunda vuelta, no tiene que ver con la tercera alternativa tradicional que vimos en elecciones anteriores, hace evidente una demanda por nuevas ideas y nuevos liderazgos que las encarnen.

Y en segundo término, tiene que ver con el hecho de que cuando uno se encuentra y discute de política con la gente que apoya a Marco Enríquez, se siente como peleando en familia, no sólo hay una historia común, sino muchos puntos de vista respecto de cómo apreciar la política, el país y el desarrollo. Se trata entonces de restablecer lazos de familia".

-Los presidentes PS y DC criticaron la cita del otro día y los acusaron de dejar a Frei en situación de debilidad...

"Cuando todo se hace sobre la base de golpes y gritos se refleja una cierta debilidad política y, en ese sentido, afirmaría mucho más el estado de la Concertación y de la candidatura de Frei tener presidentes de nuestros partidos más enfocados en poner temas y respuestas a los grandes requerimientos del país que tratando de imponerse a la fuerza".

-¿Comparte que ha habido un mal manejo del tema presidencial?

"Frei es el candidato de la Concertación, es mi candidato. Independientemente del camino que hayamos seguido para ello, se obró ya de ese modo, y en política las consistencias y lealtades son básicas. Si ese fue el camino que definimos, lo que corresponde es jugarse por entero con él, y en eso estamos.

Las conversaciones que tenemos y que seguiremos teniendo con la gente de Marco Enríquez-Ominami parten de la base del respeto al apoyo que cada uno brinda a sus candidatos".

-¿Sobre la base de qué se negocia?

"Nosotros no esperamos ni hemos pretendido encabezar ningún tipo de negociación, sino sólo restablecer un diálogo. Todos los temas que tengan que ver con futuras negociaciones, que no me cabe duda de que en algún minuto habrá que emprender, corresponderán a los niveles y estructuras políticas que han sido designadas para esos efectos.

Dado todo lo que tenemos en común, el principal objetivo debe ser el asegurar que el próximo Presidente sea un Presidente progresista para Chile. Ojalá sea de la Concertación, pero si no, será Marco Enríquez-Ominami".

____________

''Afirmaría mucho másla Concertación y la candidaturade Frei tener presidentesde nuestros partidos másenfocados en los grandestemas del país que tratandode imponerse a la fuerza".

 "La DC tiene muy claro que converger con la derecha no es alternativa"-¿Cómo ve el futuro de la DC en este escenario?

"Creo que la DC es probablemente el partido cuya supervivencia está más condicionada a su capacidad de encarnar de un modo renovado, históricamente adecuado a los tiempos que vivimos, una propuesta política humanista cristiana".

-Se hablado de que ya es tiempo de los Orrego, de los Undurraga...

"De ellos y también de Sergio Micco, de Germán Quintana, y muchos más. En la DC hay todavía jóvenes muy talentosos, y hay también un diagnóstico bastante compartido de todo esto que planteo".

-Longueira dijo que si es Marco el que pasa a la segunda vuelta, parlamentarios y líderes DC como los nombrados se van a ir con Piñera...

"Esos son sueños delirantes. Yo puedo asegurar que todos estos nombres, y cualquier otro que se le pueda ocurrir de democratacristianos, tienen muy claro que converger en torno a la derecha no constituye alternativa".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>''Yo veo una mayoría progresista, donde lo esencial va a ser una identidad de centro-<br/>izquierda (...) Eso se llamará Concertación o se llamará de otra manera" >

''Yo veo una mayoría progresista, donde lo esencial va a ser una identidad de centro-
izquierda (...) Eso se llamará Concertación o se llamará de otra manera". 


Foto:Héctor Flores


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales