DEPORTES

Martes 18 de Septiembre de 2007

RICARDO DE LA FUENTE, TRES VECES CAMPEÓN DE CHILE:
Me subo al caballo y se me arreglan los huesos

Con 64 años, el corralero no quiere bajarse de la montura. Acá, un repaso de su vida de victorias y también su descarnada visión del rodeo actual.

HÉCTOR OPAZO M.

No le vienen con cuentos a Ricardo de la Fuente. "Cacaro", como le dicen desde que era un niño ("a veces me llegan cartas dirigidas a 'Cacaro' De la Fuente", revela), se subió a un caballo apenas empezó a caminar. Y aún hoy, con 64 años, sigue saliendo a cabalgar por su campo lechero en Osorno. Entre medio, fue tres veces campeón nacional de rodeo, administrador del fundo de la federación y director de la orgánica, cargo que mantiene hasta hoy.

"No estoy de acuerdo con los médicos, que dicen que montar es malo para la columna. Me subo al caballo y se me arreglan todos los huesos. De repente pasan 20 días sin subirme a un caballo y mi cuerpo lo extraña", cuenta De la Fuente.

-¿Ha sufrido muchas caídas en su trayectoria?

"Uffff. Es que quien haya corrido tiene que sufrir caídas. Me he dado mil golpes, pero el que más recuerdo fue en un Champion, en la medialuna antigua de Rancagua. Iba corriendo con Juan Carlos (Loaiza), me caí y me quebré el peroné, pero no nos dimos cuenta y me pusieron cloruro de etilo para seguir corriendo. Al final, entramos al cuarto animal, pero me volví a caer y ya no me pude parar. Me fui de espalditas".

-¿Y no da miedo volver a cabalgar?

"No, todo lo contrario: dan más ganas de volver a subirse. Los porrazos no provocan sustos, sino rabia; porque generalmente el que se equivoca es el jinete, no el caballo. Un tirón mal pegado o un movimiento mal hecho los desestabiliza...".

-¿En qué se entretiene, además de andar a caballo?

"Mi pasatiempo favorito es salir a correr con mis perros. Tengo muchos caballos y perros. Soy lechero y también tengo vacas en mi fundo, porque de algo tengo que vivir, ¿no? Produzco cerca de cinco mil litros de leche y con eso me las arreglo".

-Me imagino que atesora bonitos recuerdos de sus tres títulos nacionales...

"He logrado harto en los más de 50 años que llevo corriendo. No sólo los títulos, sino también las 14 veces que estuve entre los tres primeros, porque, como siempre he dicho, muchas veces el ganador se decide por un accidente. Sale un toro malo y chao. En mi casa guardo todas esas escarapelas".

-¿Qué diferencia nota entre los rodeos de antes y los de ahora?

"El ambiente es muy distinto. Ahora, si tú te fijas, se termina de correr y se van todos para la casa. No tienen la pasión de antes. Antes, cada rodeo daba tema de conversación para toda la semana".

Nivelando para abajo

"Cacaro" sigue yendo a los rodeos. Se aparece en las medialunas casi sin avisar. Y no le gusta lo que ve. "Cuando yo corría, si llegabas en un potro bonito, todos lo celebraban. Yo creo que hoy no existe ni la mitad del compañerismo que había antes. Es una de las debilidades de hoy: las ganas de ganar hacen que la gente no quiera competencia".

-¿Cómo así?

"Hay cuatro o cinco corrales y criaderos muy competitivos. Está el Santa Isabel, los jinetes de don Iván Gallardo, pero la mayoría no se alegra de verlos. La gente quiere rodeo, pero con la mínima competencia posible. Que sea más fácil ganar, por lo que se nivela para abajo. Cómo no va a ser lindo ganarles a los mejores en vez de superar a unos viejos guatones que apenas corren... Hay harta envidia y eso no me gusta, porque los huasos nunca hemos sido envidiosos. Lo digo con harta pena".

-...

"Mis nietos seguramente van a correr rodeo. Y yo les digo que piensen en los maratonistas. Muchos de ellos saben que no van a terminar, pero corren igual. La superación es la clave de un buen deportista. En el rodeo es lo mismo. Hay que correr con los buenos para poder mejorar".

-¿Quién es el mejor jinete que ha visto?

"Ufff. Sería injusto mencionar a uno solo. Uno que vi correr por pocos años fue Segundo Zúñiga; está don Ruperto Valderrama, que tenía un estilo precioso, que muchos trataron de imitar; la regularidad de don Ramón Cardemil, quien lamentablemente falleció recién... Era un gusto verlo correr en el 'Bellaco'. Cada charla con él era una enseñanza para nosotros".

-¿Y de los nuevos?

"Me gusta mucho cómo corren Juan Carlos Loaiza y el 'Lalo' (Eduardo) Tamayo. Cada vez que puedo voy a verlos. También el 'Negro' (Luis Eduardo) Cortés".

-¿Cómo podría describir la labor de los petiseros?

"Es el anónimo, el que hace el cincuenta por ciento de la carrera. Un petisero sabe cuánto tiene que comer el manco, cuánta agua tomar, los horarios, qué tratamiento hay que hacerles. Es el hombre de confianza, es indispensable, porque es quien tiene más contacto con los caballos".

POR TRES

Los tres títulos de De la Fuente fueron con compañeros distintos: Ubaldo García, Julio Buschmann y Enrique Schwalm.


Cuidando novillos

No ha dejado de correr "Cacaro": sigue participando en las competencias oficiales. Y mal no le ha ido. En 2006, clasificó al Champion de Chile, junto a Ricardo Tapia, defendiendo al corral Baguales, aunque buena parte de su campaña la hizo en el Criadero Santa Isabel. "Donde tengo muchos amigos. Todavía me siento parte del equipo", explica.

Sin embargo, desde hace siete años, es miembro de la mesa de la Federación del Rodeo Chileno. Y tiene como misión administrar el fundo El Rodeo, que la orgánica posee en las cercanías de Riñihue, comuna de Los Lagos, cuidando y alimentando a los novillos que se verán luego en Clasificatorios y Nacionales.

-¿Qué tal ese trabajo?

"La verdad es que las cosas están organizadas desde la época de don Leonardo García. Además, está Omar Martínez, que es un gallo que conoce todo el movimiento del fundo El Rodeo, hace todo bien. Yo voy semanalmente y me preocupo de los novillos, los conozco a todos".

-¿Y cuál es el secreto?

"Que coman muy bien, sobre todo. Piense que mil 200 novillos se comen 25 mil tarros de pasto. En esta época, los toros suben un kilo al día, mientras que en octubre suben más de un kilo y medio diarios. Además, desde el 1 de febrero se le ponen gotitas de cloro en el agua que toman, porque si se acostumbran a tomar agua de campo, cuando llegan a Rancagua no quieren beber agua de ciudad, que tiene más cloro".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales