NACIONAL

Sábado 16 de Agosto de 2008

El presidente del Senado se refiere al reencuentro del jueves de los ex senadores pre 1973:
Zaldívar: Quise restaurar el alma nacional

Destacó los gestos de acercamiento entre los históricos ex parlamentarios. Algunos no se hablaban hace casi 35 años.
Reveló que terminó preso en una protesta en 1961 por una polémica elección entre los ex senadores Maurás y Carmona.

Bruno Ebner

Nadie que haya sabido de la historia política de Chile de los últimos 50 años habría creído la escena acaecida el jueves -pasado el mediodía- a la entrada de la oficina de la Presidencia del Senado, en el ex Congreso Nacional:

Los ex senadores, el radical Juan Luis Maurás y el ex DC Juan de Dios Carmona, entrando juntos y del brazo al almuerzo que el presidente del Senado, Adolfo Zaldívar, tenía preparado a sus ex pares que ejercieron hasta 1973.

Porque en el Congreso Pleno de 1961, y tras un reñido fallo del Tricel, partidarios de uno y otro se trenzaron a golpes en un recordado pugilato de 20 minutos al interior del hemiciclo de Morandé 441.

"En esa elección de 1961, en el norte, se impuso Carmona (DC) a Maurás por unos pocos votos (y se impugnó en el Tricel). Los democratacristianos salimos a protestar por las calles de Santiago, y hubo una represión muy fuerte. Yo estaba en el colegio, y varios terminamos presos por defender la elección de Carmona. Entonces, ahora verlo llegar del brazo con Maurás...", recuerda nostálgico Zaldívar.

Y era que no. Porque en esa misma jornada, otros reencuentros impensados se produjeron. El ex Presidente Patricio Aylwin hace casi 35 años que no se hablaba con el mismo Carmona, expulsado de la DC por apoyar al gobierno militar. Muy amigo de Aylwin, hasta que se distanciaron.

Pero el ex Mandatario, el jueves, al sentarse en su antiguo puesto en el hemiciclo, llamó a Carmona y le pidió que se sentaran juntos. Similar complicidad que la de los antes férreos adversarios Sergio Onofre Jarpa (PN) y el ex Mapu e IC Alberto Jerez. Otro gesto fue el de la ex senadora socialista María Elena Carrera con el DC José Musalem, otrora rival del fallecido marido de Carrera: el PS Salomón Corbalán.

Porque según Zaldívar, de eso se trataba: gestos. "Hubo gestos de real reconciliación (...) El asumir nuestra historia, con todas las diferencias que hubo. Yo quise restaurar el alma de la nación en un reencuentro de los verdaderos protagonistas, que fueron la historia de un gran desencuentro. Hay que dejar los odios y la pequeñez atrás de una vez".

Así explica el senador su reencuentro con Aylwin, quien justificara su expulsión de la DC. "Más allá de las diferencias que hemos tenido, siempre he mirado para adelante, uno no puede vivir de diferencias..."

Por eso, las "tallas" entre ambos sobraron en el almuerzo, cuando Aylwin recordaba el pasado liberal de su padre, allá por 1915. "Igualito a la DC", le bromeó Zaldívar.

Almuerzo en el que también -con un entusiasta Juan de Dios Carmona- se abordó el pasado de la política exterior chilena, y se recordó al célebre Conrado Ríos Gallardo. Un ex ministro de RR.EE., internacionalista, quien participó de las negociaciones con Bolivia.

Muy partícipe estuvo también Américo Acuña, quien presidió provisoriamente el Senado y encabezó la última sesión del salón de honor, el 21 de mayo de 1973.

También lo hizo Jarpa, sobre todo en el salón de los ex presidentes del Senado que también lo fueron de la República. Ahí había un retrato de Alessandri Palma, otro de Aylwin; faltaba el de Frei Ruiz-Tagle. "Y el tuyo, Adolfo", bromeó Jarpa.

Alessandri Palma, el "anfitrión" que sorprendió a varios

Varios de los ex senadores que llegaron el jueves hasta la oficina de Adolfo Zaldívar, no más entrar, repararon -sorprendidos- en un detalle.

Volvía a ocupar su sitio el personaje que por muchos años estuvo relegado a uno de los pasillos del ex Congreso Nacional: el ex Presidente de la República, y luego del Senado, Arturo Alessandri Palma.

En un sitial protagónico del despacho de Zaldívar descansaba la célebre pintura de Alessandri realizada por el afamado pintor nacional Jorge Délano, "Coke". En el retrato, el "León de Tarapacá", figuraba más viejo, con un bastón. Eran sus últimos años de vida, pues su muerte llegaría como presidente del Senado en 1950.

"Fue un hecho bastante impactante para algunos de ellos. Varios preguntaron el porqué de su vuelta, mirando al 'León' ", contó el actual presidente del Senado.

En efecto, varios de los allí presentes fueron contemporáneos políticos de Alessandri. ¿Qué les respondió Zaldívar? "Bueno, ésta es la historia, aquí siempre estuvo y aquí debe seguir", les dijo. "Me pareció justo. Aquí hay que poner las cosas como son", agregó ayer.

La oficina de la presidencia, además del cuadro de "Coke", está adornada por obras de otros pintores nacionales, como Pedro Lira y Francisco González.

"¿Por qué no se había reinstalado el cuadro antes?", se le consultó a Zaldívar. "Eso habría que preguntárselo a los otros presidentes del Senado", respondió.

"Hubo gestos de real reconciliación (...) El asumir nuestra historia, con todas las diferencias que hubo".

ADOLFO ZALDÍVAR
Presidente del Senado.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Jorge Lavandero saluda a María Elena Carrera con Aylwin de fondo.
Jorge Lavandero saluda a María Elena Carrera con Aylwin de fondo.
Foto:JOSÉ MOLINA


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales