VIDA Y SALUD

Lunes 17 de Abril de 2000


El Poder del Humor

No siempre reparamos en el alivio que se experimenta luego de una buena risotada. Los beneficios que el buen humor otorga al organismo son múltiples: desde la normalización de la presión sanguínea hasta el reforzamiento de las defensas. Pero no sólo la salud se ve recompensada; también las relaciones interpersonales mejoran cuando se logra tomar las cosas en forma más calma. Incluso una empresa puede aumentar sus ganancias cuando se aprende a manejar los errores y a negociar con humor.
Las caras sonrientes son más agradables y ejercen mayor atracción en los otros; reír es un excelente ejercicio que, entre otras cosas, reduce el estrés y la tensión, y duplica el flujo de aire en los pulmones; el buen humor aumenta la resistencia natural a las enfermedades...

Estos y muchos otros ejemplos grafican lo saludable que es reír. Pero, aunque la risa pareciera ser parte fundamental del ser humano, el buen humor puede perderse debido a las exigencias de la vida moderna, los deberes laborales y de crianza.

Que ello no ocurra es la preocupación de José Pelayo y Aramís Quintero, dos cubanos que se toman el humor muy en serio. De profesión ingeniero civil, el primero tiene una amplia trayectoria como libretista y actor de teatro en la isla. En Chile, estuvo a cargo de la Dirección de Humor del Area de Entretención de Televisión Nacional. Aramís Quintero - licenciado en letras hispánicas y escritor profesional- conformó, junto a otros seis integrantes, la compañía de humor escénico fundada por Pelayo.

Ambos comenzaron haciendo humor gráfico para un periódico de Matanzas, ciudad cubana donde vivían.

"Al cabo de un año hicimos una exposición de humor literario y gráfico, con un acto de presentación en el cual se hizo humor escénico. Fue tan bien recibido por el público, que surgió la idea de crear un grupo", cuenta Aramís Quintero.

La compañía comenzó a hacer talleres de humor antiestrés para personas de la tercera edad, y José Pelayo dio conferencias en universidades cubanas; hoy ambos pertenecen a la Sociedad Internacional de Estudios del Humor y a la Asociación Internacional de Humor Terapéutico.

A Chile llegaron para trabajar con el actor Jorge Guerra (Pin Pon). Desde el año pasado ambos imparten, a través del programa Humor Sapiens, talleres donde enseñan a apreciar y cultivar el buen humor; y si está algo perdido, a rescatarlo.

- Todos tenemos como rasgo un estado de ánimo. Queremos que éste sea positivo permanentemente, no sólo para quitar el estrés, sino que también para mejorar la disposición al buen humor, que en definitiva da calidad de vida, explica José Pelayo.

CARCAJADAS SANADORAS

Lo cómico se desencadena ante una situación contradictoria e inesperada, en donde la incongruencia es percibida según el contexto social en que se da.

La risa, en tanto, aparece como una renuncia del control del cuerpo y la consecuente pérdida de la relación directa con el ambiente, pues una buena carcajada es inevitable y nos desvincula de lo que sucede a nuestro alrededor.

Al igual que el llanto, reír es un extremo de la experiencia humana por el que se libera el exceso de tensión, logrando nuevamente el equilibrio. Sin embargo, un buen ataque de risa es más beneficioso que uno de llanto, pues otorga energía y oxigena el cuerpo.

En 1974, el periodista estadounidense Norman Cousins se dio cuenta de que riéndose durante diez minutos, los dolores que le provocaba su espondilitis (enfermedad degenerativa de la columna) se calmaban por dos horas.

Ahora se sabe que unas cuantas carcajadas hacen que el cerebro secrete betaendorfinas, lo que provoca euforia y efectos tranquilizantes y analgésicos en el organismo.

Considerada la primera terapia de risa controlada que obtuvo resultados satisfactorios, hoy en día no es raro escuchar de médicos-payasos o de salas de risa en hospitales del país del norte. Baste recordar la película "Patch Adams", basada en una historia real.

Incluso en Chile, específicamente en el Hospital Roberto del Río, se ha trabajado con este sistema a través de Payasos sin Fronteras, organización internacional que se dedica al tema. Hoy, el actor y payaso alemán Manfred Paier, discípulo del propio Patch Adams, está desarrollando un proyecto piloto para llevar la risa a los hospitales y aliviar así, a través de diferentes procedimientos, el dolor y miedo que sienten estos pequeños pacientes.

APRENDER A REÍR

Además de combatir el dolor, el talante positivo, dicen los entendidos, alivia enfermedades sicosomáticas como la migraña, algunas alergias y la úlcera estomacal, entre otras.

"Prácticamente hay unanimidad en que determinadas dolencias, como el cáncer, tienen un componente anímico casi decisivo. Desde luego hay factores hereditarios y ambientales, pero ya hay una opinión muy consolidada de que el aspecto anímico es de un enorme peso para la aparición y evolución de la enfermedad", asegura Aramís Quintero.

Es por esto que Humor Sapiens ha elaborado el proyecto "Risalud", que pretende formar "risanadores", personas que alivien el malestar de determinados enfermos.

"La novedad de nuestro proyecto es que, además de formar gente del área artística (que sean creativos, porque tienen que improvisar), incorpora a los paramédicos y familiares en la tarea. Pero es un trabajo que requiere fondos; no es una cosa tan fácil", cuenta José Pelayo.

Todos los talleres Humor Sapiens tienen su base en tres pilares fundamentales: la salud sicofísica, la cultura del humor y la diversión, además de los momentos de relajación.

"Hablamos de salud sicofísica y emocional, donde entra el análisis de problemas generales, el cómo asumir la vida y del papel del humor en la solución de problemas. Y no es que los resolvamos, sino que entregamos las herramientas para enfrentar los conflictos con más ánimo y pensamiento positivo", señala Aramís Quintero.

Entre estas herramientas está, por ejemplo, la recomendación de no discutir ningún problema antes del desayuno, y - en general- no hacerlo nunca cuando se está en la mesa. Lo mismo corre para momentos antes de irse a dormir.

También sugieren asegurarse en la noche de que no quede nada por preparar para la mañana siguiente, para evitar comenzar el día con alguna contrariedad.

En la "cultura del humor"los profesionales abordan los distintos lenguajes humorísticos, a través de los cuales ilustran conceptos básicos: qué es el sentido del humor, el sentido del ridículo, la burla, la parodia, broma o sátira.

"Les mostramos el lenguaje escénico, el audiovisual, el literario, el gráfico, el musical, y tocamos algunos de sus elementos fundamentales para que la gente visualice que hacer humor no se reduce al chistoso de la fiesta o al cuenta chistes que se para en la televisión", asevera José Pelayo.

Para la diversión, los instructores de Humor Sapiens utilizan elementos de juego que facilitan la integración, la dinámica grupal, la socialización y... la risa.

- Usamos ejercicios creativos que tienen un elemento lúdico muy fuerte, pero que están dirigidos a desarrollar la imaginación y a desinhibir, expresa Aramís Quintero.

A estos elementos se les agrega un grado de personalización (es decir, el buen humor aplicado a los problemas de cada persona o al conjunto) que varía según el grupo humano con que se trabaja. Para Aramís y José, éste suele ser mayor en grupos más abiertos y menos específicos, como ocurrió con las voluntarias de la Parroquia San Pedro y San Pablo, en la comuna de La Granja.

Con el nombre de Tierra Nueva, las mujeres del área solidaria de la parroquia supieron de Humor Sapiens a través de una sicóloga que colabora con ellas.

Durante el curso, que se efectuó en octubre y noviembre de 1999 y que volverán a impartir en abril, las mujeres planteaban abiertamente sus problemas y carencias, aunque fueran muy personales.

Antes de iniciar el taller se les hace un cuestionario; de esta forma Aramís y José ya tienen una idea previa del tipo de humor y malestares de cada uno de los integrantes del grupo, lo que hace enfrentar ciertos temas sin que se dirijan expresamente a la persona afectada, porque tampoco se trata de convertir las sesiones en una sicoterapia grupal.

"Nos dimos cuenta de que los seres humanos nos olvidamos de reír, no estamos acostumbrados a disfrutar de la vida, y, por qué no decirlo, que somos unos amargados. No sólo aprendimos a reírnos y a valorar la vida a pesar de las dificultades, sino que esto lo vamos a poder transmitir a la gente de acá, porque es harta la necesidad", cuenta Soledad Rodríguez, coordinadora del área solidaria.

Esta experiencia fue también muy enriquecedora para los dos integrantes de Humor Sapiens.

- Hay una serie de nociones básicas, de sentido común que en un nivel cultural y social mayor son obvias, pero en estos estratos no. Entonces están como esponjas, muy receptivos y esto les es de una ayuda extraordinaria.

LAS GANANCIAS DE LA RISA

También estos talleres están dirigidos a ejecutivos y empresarios. La personalización en este caso se hace presente a la hora de definir el calendario de trabajo y la distribución de las 10 ó 12 sesiones, ya que se toman en cuenta las necesidades y disposición de tiempo de los alumnos.

"En los talleres para empresarios se refuerza la parte laboral, se trabaja el cómo hablar en público, cómo el humor puede mejorar la cultura de la empresa, cómo resolver conflictos con humor, cómo mejorar la cohesión de los equipos"..., cuenta Aramís Quintero.

Este grupo muestra mayor interés en cuestiones teóricas, como la apreciación del humor, y en la idea de que el humor incrementa la imaginación, elemento cada vez más indispensable en el perfil del nuevo empresario.

Algunos de los prejuicios más extendidos es que tomarse las cosas con humor implica no ser serio ni responsable, y que los empresarios deben cuidar su imagen.

Paula Gazzari - socia de Cuentos de Cocina, empresa que se dedica a la cocina gourmet congelada y a la producción de eventos y banquetería- también vivió la experiencia del taller. En términos económicos, explica la empresaria, el nivel de productividad aumentó considerablemente, pero para ella lo más importante ha sido el cambio de actitud que ha experimentado.

- Me di cuenta de que hay dos formas de tomar el error; es posible conseguir que la persona esté abierta a recibir críticas como una forma de cambio. Eso es muy distinto a ser muy autoritaria y a producir distancias.

En el ámbito de la educación, los talleres enfatizan la relación del profesor con los alumnos, los apoderados y el resto de sus colegas. Se busca mejorar la pedagogía a través del humor. La idea es que los profesores aprendan a estimular a sus alumnos desde niños, aunque este par de amigos también considera importante trabajar directamente con los alumnos.

El Colegio Colonial de Pirque - donde ya han pasado por el taller los profesores jefe y los directivos- tiene la idea de trabajar con el curso con más problemas, tanto de rendimiento como de conducta.

Carlos Fernández, rector del establecimiento, aprendió gracias a Humor Sapiens que es posible establecer situaciones simpáticas con las personas sin perder autoridad.

- Reírse de sí mismo y de los errores es la clave. Eso hace que te mires desde fuera. El solo hecho de reírse de las situaciones tensas baja el estrés.

En cuanto a los planes a futuro, José Pelayo y Aramís Quintero esperan terminar un libro-manual con sus técnicas de humor y durante el mes de mayo reestrenarán su espectáculo Humor Sapiens, "donde retomaremos el formato de conversación con el público más las actuaciones con personajes y dramaturgia".

De esta manera, esperan que las personas trabajen su talante de ánimo positivo: "El adulto no puede perder su niño interior, porque si no, no hay humor".

María Cristina Schmidt St.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
PARA LA DIVERSION, los instructores de Humor Sapiens utilizan elementos de juego que facilitan la integración, la dinámica grupal, la socialización y... la risa. Para eso realizan muchos juegos de coordinación verbal y gestual, dirigidos a desarrollar la imaginación y a desinhibir. En la fotografía, las voluntarias de Tierra Nueva en plena clase.
PARA LA DIVERSION, los instructores de Humor Sapiens utilizan elementos de juego que facilitan la integración, la dinámica grupal, la socialización y... la risa. Para eso realizan muchos juegos de coordinación verbal y gestual, dirigidos a desarrollar la imaginación y a desinhibir. En la fotografía, las voluntarias de Tierra Nueva en plena clase.
Foto:Patricio Baeza


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales