DEPORTES

Martes 20 de Marzo de 2001


André Buffard, abogado de Pablo Contreras No se puede asegurar si el pasaporte es falso o no

Según el jurista, mientras la justicia monegasca no compruebe la fraudulencia del documento poseído por el futbolista chileno, los tribunales franceses no pueden fallar en su contra.
Abogado francés especializado en el fútbol, André Buffard ha contado en su lista de clientes a deportistas como Michel Platini, Eric Cantona o el entrenador de la selección gala durante el Mundial '98, Aimé Jacquet. Ahora está defendiendo al futbolista chileno Pablo Contreras ante la justicia monegasca y francesa, que lo acusan, respectivamente, de uso de falso y obtención indebida de documento. Esto, tras descubrirse que el pasaporte italiano que poseía el chileno era presuntamente fraudulento.

Contreras declaró el miércoles pasado ante el Tribunal Correccional de París junto a otros dos futbolistas latinoamericanos que se encuentran en una situación similar: el argentino Emiliano Romay (hoy en Santiago Wanderers) y el colombiano Farid Mondragón (que sigue jugando en la Metz).

En la audiencia, que duró más de seis horas, el fiscal solicitó una multa de 150 mil francos (más de 20 mil dólares) para Contreras y Romay y de 300 mil francos (más de 40 mil dólares) para Mondragón, además de una interdicción temporal del territorio francés, cuya extensión fue dejada a juicio del tribunal.

Durante la audiencia, el presidente del Tribunal puso en duda el hecho de que Contreras ignorara poseer un pasaporte presuntamente falso.

Yo insisto en que él actuó de buena fe. Contreras explicó a la policía que cuando estaba aún en Chile fue contactado por un abogado que le propuso buscar si tenía antepasados europeos para gozar de la doble nacionalidad. Hasta aquí no hay nada demasiado extraordinario. Luego, cuando le dicen que tiene la posibilidad de obtener la nacionalidad italiana, no hay razón de que, viniendo de un abogado, él lo ponga en duda. Sobre todo si es joven y no conoce bien el tema. Pienso que en este aspecto no se le puede reprochar el haber creído.

Sí, pero el fiscal cuestionó el hecho de que pagara por eso 6 mil dólares teniendo en cuenta que el trámite en el consulado es gratuito.

Eso está claro, es evidente que se le puede criticar por eso. Pero también hay que destacar que cuando presentó este documento al Mónaco éste no encontró nada irregular y que cuando el club lo transfirió a la Liga Nacional de Fútbol francesa (LNF) ésta tampoco dijo nada. Lo que se le reprocha a un joven de 18 años también hay que reprochárselo a los dirigentes, que son gente responsable, hay una Liga Nacional de Fútbol que cuenta con gente que podría verificar que todo esté en orden...

¿Por eso usted habló durante su alegato en la audiencia de hipocresía?

Sí, y lo repito, estamos en plena hipocresía. Quieren lavar su conciencia sancionando a los jugadores, apuntándolos con el dedo, pero en este caso hay sin duda una cadena de negligencias, en la cual el jugador es el menos responsable.

Pero, de comprobarse la falsificación del pasaporte, no se podría negar que Contreras cometió una falta.

Sí, si se prueba. Sin embargo, pienso que en la situación actual no se puede asegurar si el pasaporte es falso o no.

Durante la audiencia el presidente del tribunal dio a conocer un informe elaborado por la policía.

La única mención que figura en el expediente francés es la que posee el de Mónaco, es decir, una ficha de Interpol Italia que señala que el número del pasaporte en cuestión corresponde a un pasaporte que habría sido enviado por la cancillería italiana a Cagliari (Cerdeña) para un ciudadano italiano. Y que ese pasaporte no fue declarado robado ni perdido. Aún no se ha verificado qué paso con el pasaporte inicial ni si fue robado o no. La investigación no ha concluido y, mientras la justicia monegasca no haya dilucidado el problema, Contreras es considerado como presunto inocente por lo que no veo cómo el tribunal francés podría fallar. El segundo problema que se presenta es que, en materia penal, para condenar a alguien hay que establecer dos cosas: un elemento material (que ha cometido un hecho delictivo) y un elemento intencional (que estuviera consciente de ello o lo haya hecho voluntariamente). Por eso hay que esperar primero el veredicto de la justicia monegasca. Esta debe decidir si hubo o no delito por uso de falso, es decir, haber utilizado un documento (pasaporte) presuntamente falso y por obtención indebida de un documento administrativo: un permiso de residencia en Mónaco gracias a ese pasaporte falso. Sólo después de eso el Tribunal francés podrá determinar si Contreras obtuvo indebidamente su licencia como jugador europeo ante la LNF o no.

La actitud del Mónaco

¿Que pasará, entonces, si el 4 de abril la justicia gala decide multar a Contreras?

Voy a apelar.

¿Y esa apelación se efectuaría de inmediato?

Tenemos diez días para hacerlo y luego el expediente vuelve a la Corte de Apelaciones aproximadamente dentro de un año.

Paralelamente, ¿cuánto puede durar el juicio en Mónaco?

No hay un plazo preciso. La jueza Richet (encargada del caso) ha elaborado una comisión rogatoria internacional para que la policía investigue vía Interpol el origen del pasaporte y en qué condiciones fue entregado este documento. Una vez que la magistrada considere que cuenta con los elementos suficientes puede volver a convocar a Contreras o mandar el expediente ante el tribunal correccional de Mónaco para que haya una audiencia como la que se realizó en París.

O sea que el expediente en Mónaco está más atrasado que el francés.

Sí. El fiscal francés consideró que ya poseía los elementos suficientes para recurrir al Tribunal, pero pienso que fue un poco precipitado teniendo en cuenta las pruebas con las que contaba.

En cuanto a la prohibición de estancia en Francia, ¿considera esta sanción exagerada?

Sí. Durante la audiencia el presidente fue bastante incisivo, incluso severo. El fiscal también tuvo un alegato implacable, pero, al final, la pena que solicitó fue relativamente moderada. Sólo pidió una multa y hay que tener en cuenta que en situaciones de este tipo se puede alegar hasta una pena de prisión. La eventual exclusión del territorio es un poco más severa, pero personalmente no creo que vaya a ser ordenada en un caso como este.

Durante los alegatos también se mencionó que Contreras tenía intención de demandar a quienes que hayan causado perjuicio.

Efectivamente. Se va a hacer, pero primero tengo que esperar que sea juzgado para saber luego si el caso le ha portado perjuicio o no y, de esta manera, acusar a quienes consideremos como los verdaderos responsables.

¿No le sorprendió que en la audiencia no hubiera ningún representante del Mónaco, teniendo en cuenta que fue el club el que presentó la demanda porque se consideraba engañado?

La actitud del Mónaco ha sido extraordinaria. Al parecer, nunca se mostraron muy curiosos sobre el origen de su pasaporte y no es seguro que hayan hecho las verificaciones correspondientes. Por otra parte, cuando estalló el caso, el presidente del club que es vicepresidente de la LNF fue designado por el presidente de la Liga para investigar sobre los pasaportes falsos. Entonces decidió convocar de inmediato a Contreras, le dijo que su pasaporte era seguramente falso y le hizo firmar el fin de su contrato, dejándolo partir libre al Racing de Buenos Aires: un jugador que había sido adquirido por cerca de 18 millones de francos y que, teniendo en cuenta la temporada que había jugado en Mónaco, ahora valía seguramente el doble.

Esto quiere decir que los del Mónaco se consideraban culpables...

Yo digo que es una actitud sorprendente. No sólo nadie lo ha apoyado en la audiencia sino que lo dejaron partir muy rápido.

Al mismo tiempo fue sancionado deportivamente por la Liga.

Fue sancionado igual que los jugadores de Saint Etienne por cuatro meses, dos de los cuales son en suspenso. Esto quiere decir que no puede jugar durante dos meses, plazo que, en el caso de Contreras, está a punto de cumplirse. Los otros dos podrían hacerse efectivos más adelante si vuelve a cometer una infracción.

El escándalo de los pasaportes falsos ha puesto a la liga francesa en una situación muy incómoda, incluso la prensa señala que los que se oponen a la gestión de su presidente, Gérard Bourgoin, se están organizando.

Este caso ha sido muy mal gestionado por la LNF. Primero, porque se finge descubrir hoy un problema que existe desde hace años y no sólo en Francia. En España muchos latinoamericanos gozan de doble nacionalidad, al igual que en Portugal con los brasileños. Todo esto ha sido por culpa del fallo Bosman (que estableció la libre circulación de los deportistas comunitarios dentro de la Unión Europea, al igual que los demás trabajadores) y una reglamentación, a mi juicio, desfasada. En Francia se limitó a tres el número de jugadores comunitarios, lo que agrava aún más el problema. Pero estoy seguro que esta reglamentación va a ser modificada pronto.

Por Andrea Desormeaux
Corresponsal en Francia




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
André Buffard junto a Pablo Contreras, cuando el jugador arribó a París a declarar en los tribunales. El jurista galo tiene su trayectoria: ha defendido a Platini y Cantona.
André Buffard junto a Pablo Contreras, cuando el jugador arribó a París a declarar en los tribunales. El jurista galo tiene su trayectoria: ha defendido a Platini y Cantona.
Foto:AP


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales