ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Domingo 23 de Diciembre de 2007

Roberto Angelini cuenta cómo asumió el liderazgo del grupo tras la muerte de don Anacleto:
Llevo 30 años en esto y espero estar otros 30

Confiesa que su tío nunca le manifestó explícitamente que tenía que prepararse para sucederlo, pero que después de tantos años juntos no necesitaban decirse muchas cosas. Afirma que seguirá el estilo de hacer negocios en que fue formado, pero que las personas no se fotocopian y los tiempos cambian.

Sandra Novoa F y Gustavo Orellana

"Yo tuve dos padres, que fueron mis grandes predecesores, mi padre y mi tío Anacleto (que era el más exigente de los dos), y me formé viviendo desde niño en la línea del trabajo y la responsabilidad", cuenta Roberto Angelini Rossi (59), chileno-italiano, ingeniero industrial con mención en química y timonel del mayor conglomerado de empresas del país desde hace cuatro meses, cuando murió el fundador a los 93 años.

Afirma que asumir la sucesión no ha sido difícil, porque "llevo 30 años en esto y espero estar otros 30". Con lo que deja claro que pretende seguir el ejemplo del mítico don Cleto, de no jubilarse.

Pero enfatiza que no es que el destino lo haya puesto aquí, sino que hizo una trayectoria en las empresas, que empezaron siendo familiares y hoy engloban a varias de las principales sociedades que mueven el mercado bursátil chileno.



-Uno de sus hijos es arquitecto, ¿tuvo usted la posibilidad de hacer otra cosa?

"Sí. Cuando estaba en sexto año de humanidades, mi disyuntiva era estudiar medicina o ingeniería. Pero a la hora de los quiubos dije me meto a ingeniería.

"Tras salir de la Universidad Católica estuve un par de años trabajando en Indus Lever, donde tuve una formación excelente. Me desempeñé como ingeniero de desarrollo de productos, en el proceso de fabricación y también en la parte comercial. Me tocó fabricar el Le Sancy Limón, la cuarta variedad de ese jabón, y lanzarlo al mercado. Pero después se produjo la necesidad de contratar ingenieros en las empresas del grupo...".

-¿Y su tío y su papá lo llamaron?

"Nunca me dijeron lo que tenía que hacer y yo tampoco lo he hecho con mis hijos. La mayor es licenciada en literatura inglesa; el segundo es arquitecto, y los últimos dos estudian ingeniería industrial".

-¿Cuándo don Anacleto le dijo que se preparara para sucederlo?

"Eso se va dando, nunca se dice. Una lección de vida que me dejó es que siempre organizó las cosas para que siguieran funcionando, pero nunca pensó en jubilarse. Él se levantaba con el sentido de tomar decisiones, de no soltar el timón. Seguir liderando es una forma de vivir más.

"Como uno estaba todo el día con él, sabía lo que quería y así funcionaba también con los directivos de las empresas, que con tantos años juntos todos ya saben la respuesta antes de hacer la pregunta".

-¿Es la cultura de este grupo?

"Me da la impresión que es similar a lo que hizo don Andrónico con sus hijos".

-Pero ellos tomaron rápidamente el liderazgo de los distintos negocios. En cambio por su bajo perfil se llegó a especular que no necesariamente sería el sucesor.

"Don Anacleto era de poca comunicación hacia afuera y mucha para adentro; y a lo mejor don Andrónico era de más comunicación para afuera. Hay personas que aunque van delegando, siempre dan la última palabra".

-¿Qué significó para usted asumir el liderazgo del mayor grupo del país?

"Es que llevo tiempo en esto, en las pesqueras, la parte forestal, Copec... Con los años, casi sin darse cuenta, uno va involucrándose más y más, por lo que ha sido muy expedito. Y como uno ha convivido con los ejecutivos de primera línea, ese conocimiento tan estrecho facilita todo".

-¿Se notará el cambio de mano?

"Yo espero que no. Evidentemente, no se puede fotocopiar a nadie y con los años se va poniendo la impronta de cada uno; pero no es porque uno quiera marcar diferencias, sino porque la vida es así. No se trata de que ahora yo voy a imponer esto o aquello; seguiremos adelante en la misma línea que él nos dejó trazada. Si fue casi un genio en diseñar esto, por qué uno va a decir que haremos otra cosa".

-En los últimos años han enfrentado varias crisis ambientales y se han visto obligados a repensar su relación con la comunidad y su forma de actuar.



"Eso es parte de la evolución, son problemas y exigencias que se van presentando. Siempre hemos hecho las cosas que tenemos que hacer, la única diferencia es que antes no las cacareábamos y ahora hay que cacarearlas. Y a lo mejor deberíamos cacarearlas todavía más".

-¿Fue una mala estrategia el que hasta antes de la crisis de la planta Valdivia no participaran activamente en los gremios empresariales?



"Puede ser que haya algo de eso, pero ahí también se ha dado más una evolución acorde a los tiempos, que un cambio de línea. Siempre hemos participado de Corma, Sofofa, Icare. Yo no puedo estar en todas partes; pero nunca hemos sido enemigos, sino por el contrario muy pro organizaciones gremiales".

-¿Usted será la cara pública del grupo?

"Bueno, yo soy el presidente de Empresas Copec, que tiene un valor de mercado de unos US$ 22.000 millones y 12.000 accionistas. Ese solo hecho ya lo hace a uno, no sé si el rostro público, pero sí tener una responsabilidad gigantesca".

-A su tío a ratos se le criticó ser demasiado conservador en los negocios. ¿Es tan conservador como él?



"Yo diría que sí. Pero más que conservador la palabra es prudente. Nunca lo vi hacer un negocio porque se le ocurrió en la mañana. Un amigo alemán lo definía como una persona que le daba vuelta a las cosas 25 horas al día".

-¿Y cuántas horas las piensa usted?

"Las buenas enseñanzas se heredan".

-¿Qué otras enseñanzas heredó?

"La importancia de que para entrar a un negocio éste debe fluir solo, no hay que entrar a esos que están llenos de subsidios donde tienen que poner plata de no se quién para que se dé no sé qué cosa".

-Siempre fueron detrás de los demás grupos en la internacionalización, pero ahora entraron fuerte a Brasil. ¿El futuro está afuera?

"Claro. Arauco hoy está bastante equilibrada en Chile en bosques y procesos; lo mismo pasa con las otras empresas del sector forestal. Todos estamos obligados a mirar para afuera, donde se den condiciones iguales y ojalá mejores que aquí: en Argentina tenemos algunas inversiones importantes y hoy estamos yendo a Brasil, donde hay ventajas comparativas en clima, tierra, productividad de bosques y mercado, que aquí no tenemos".

-¿Invertirán más en el área eléctrica?

"El eléctrico es un sector que nos interesa mucho y ya tenemos una presencia fuerte. Arauco Generación vende 30 a 40 MW al sistema, y estamos asociados con otro grupo en Guacolda. Tenemos el porcentaje de Colbún y, a través de Metrogas, Copec desarrolla la planta de GNL. Hay otro proyecto, que no sabemos si va a resultar, para usar GNL en una planta que entregará energía al sistema y vapor a Enap, con socios como British Gas y Enap".

-Don Anacleto siempre tuvo hombres de confianza, como Felipe Lamarca y Alejandro Pérez. ¿Quiénes son los suyos?

"Los voceros de cada empresa son los gerentes y cada uno tiene su equipo".

-El grupo ha convivido con muchos gobiernos, ¿qué aprendió de cómo relacionarse con la autoridad política?

"Nunca nos hemos metido en política, primero porque mi padre y mi tío eran extranjeros. Les interesaba el país y saber lo que estaba pasando, pero nunca nos matriculamos con tal o cual partido. Hemos tratado de entendernos lo mejor posible con todos los gobiernos y hemos trabajado con todas las cartas sobre la mesa; les presentamos los proyectos a las autoridades sin otro norte que hacer crecer el país y los recursos de los accionistas".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
PRUDENCIA HEREDADA
PRUDENCIA HEREDADA "Nunca lo vi (a don Anacleto) hacer un negocio porque se le ocurrió en la mañana. Un amigo alemán lo definía como una persona que le daba vueltas a las cosas 25 horas al día".
Foto:Juan Francisco Somalo
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales