VISIÓN NACIONAL

Miércoles 27 de Octubre de 1999

Hallazgo Estudiantil

Después de 400 años, un profesor de francés y cinco de sus alumnos hallaron el asentamiento de la antigua ciudad de Cañete de la Frontera, fundada por García Hurtado de Mendoza, en 1558.
Por Patricio Gómez

Pareciera el argumento de una película o el relato de una feliz casualidad, como las hay en la historia de los grandes descubrimientos arqueológicos mundiales. Un profesor de francés del Liceo de Cañete y cinco entusiastas alumnos, con el sólo antecedente de la tradición oral en la zona y mínimas referencias contenidas en textos históricos de escasa difusión, realizaron uno de los descubrimientos arqueológicos más importantes en la provincia de Arauco: el lugar del primer emplazamiento de la ciudad de Cañete de la Frontera.

Con esa escasa información y el entusiasmo propio de los aficionados, el docente Clímaco Hermosilla Silva, de 55 años, y sus jóvenes alumnos, acogen seriamente las indicaciones que tres kilómetros al oriente de la actual ubicación de la ciudad se encontraría su primera fundación.

La actual fue refundada por Cornelio Saavedra, en 1868, en el lugar que ocupaba el antiguo fuerte Tucapel.

El grupo, a mediados de 1998, se dirige al sector del antiguo fundo El Reposo, en las inmediaciones del río Cayucupil, convertido hoy en un loteo de pequeñas parcelas agrícolas. Con algo de suerte e impecable lógica inician sus trabajos en un potrero, donde se evidencia abundancia de piedra laja, inusual en ese tipo de terrenos.

La sorpresa es mayúscula cuando, tras haber excavado escasos 30 centímetros, queda al descubierto un piso de piedra laja, que denota el trabajo de canteros y albañiles. Después aparecen tramos de dobles cordones de tosca ensamblada, en la ubicación que correspondería a las murallas de la ciudad.

Las evidencias eran irrefutables: después de 400 años habían encontrado los restos del antiguo Cañete. La ciudad que ordenara fundar el gobernador García Hurtado de Mendoza, en enero de 1558, y que los conquistadores españoles se vieran obligados a abandonar en enero 1563, ante el levantamiento general de los indígenas.

Todo en sólo 200 metros cuadrados, en una zona arqueológica que podría abarcar más de 200 mil.

HALLAZGO EN PELIGRO

A juicio del profesor Hermosilla, el mérito del asentamiento descubierto es que permite conocer la distribución original que diera su fundador a la antigua Cañete. Cronistas y textos históricos de la época señalan que en ella vivieron unos 50 vecinos, junto a una guarnición militar cercana a 350 soldados.

La importancia del hallazgo motivó a la directora del Museo de Cañete, Gloria Cárdenas, a elaborar un proyecto de 2 millones 600 mil pesos para la contratación de dos especialistas que demarcaran el área ar- queológica y poder así protegerla, a la vez de probar su autenticidad mediante pruebas de carbono. Presentado al municipio para su financiamiento, aún no obtiene respuesta.

Para Hermosilla, se prefiere destinar 10 millones de pesos a la celebración de la semana aniversario de Cañete, con Adrián y los Dados Negros o Peter Rock, antes que la recuperación de un valioso patrimonio histórico-arqueológico.

Por desgracia, cuanto menos se haga, mayor será el riesgo de deterioro y pérdida final de estos hallazgos. No existe norma alguna que impida a los pequeños propietarios agrícolas continuar sus faenas en el área de 16 hectáreas en donde se emplaza el antiguo Cañete.

OPINION DE EXPERTOS

Al lugar han llegado el director del Museo de Concepción y visitador del Consejo de Monumentos Nacionales, el arqueólogo Marcos Sánchez, y el director del Museo de Arte Precolombino de Santiago, Carlos Aldunate.

Marcos Sánchez es cauto respecto del lugar. Admite que se trata de un emplazamiento hispánico importante, sobre el que se evidencia también la existencia posterior de un gran asentamiento indígena, como lo ratifican numerosos objetos allí encontrados. Pero especifica que estudios especializados deberán confirmar si se trata del primer emplazamiento español en la zona.

Hermosilla insiste en que la recuperación de ese patrimonio histórico-arqueológico puede hacer de la actual Cañete un importante centro de atracción en este ámbito. En esta zona de la provincia de Arauco las huellas de la historia están por todas partes, pues fue el escenario de muchos de los acontecimientos que Alonso de Ercilla relata en su célebre poema épico La Araucana.

ARQUEOLOGOS POR AFICION

No se da por vencido, pese a que el departamento de Educación Municipal rechazó su petición de una comisión del servicio por dos meses en Santiago, a fin de buscar documentación que respalde los hallazgos. Se le dijo que esas no eran labores educativas...

En tanto, ha escrito y financiado dos libros sobre la historia de Cañete.

El prólogo de la segunda publicación, titulado Cañete de la Frontera y las fortificaciones coloniales, fue escrito por Juan Eduardo Vargas, jefe de programas de doctorado del Instituto de Historia de la Universidad Católica de Chile y miembro de número de la Academia Chilena de la Historia. Califica la obra como una apasionante crónica vivida por su autor hasta encontrar el lugar preciso donde se levantó la vieja ciudad de Cañete.

Pero aún no ha sido editada. Sus originales están en una imprenta de Concepción y espera financiar su edición mediante la venta de su auto.

Es decir, a su costo, al igual como lo hizo con las excavaciones y con los más de 300 textos de historia y copias de documentos que posee.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales