NACIONAL

Lunes 27 de Octubre de 2008

La Alianza retiene el gobierno comunal de Santiago
El sorprendente triunfo de Pablo Zalaquett: ganaron el énfasis social y la acción en terreno

Comenzó con 9,2 puntos debajo de Jaime Ravinet y en seis meses terminó 11,31 puntos arriba.

JUAN ANTONIO MUÑOZ H.

Desde hoy, el electo alcalde por Santiago, Pablo Zalaquett (UDI), tendrá 90 días para cumplir con la primera medida que aseguró llevar a cabo si triunfaba: poner un contenedor de basura en cada casa de su comuna.

Con el 47,07% de los votos triunfó sobre Jaime Ravinet (DC), quien consiguió el 35,98% de las preferencias.

Números que son reflejo de un enfrentamiento de diferencias que proyectan también las características del estilo en alza: acción en terreno y énfasis social. Y también, un castigo para la Concertación, que presentaba un candidato que es parte de su esencia, con experiencia de casi once años en Santiago y que hasta hace pocos meses se daba por seguro: 9,2 puntos separaban a Ravinet de Zalaquett en abril de 2008 (sondeo "El Mercurio"-Opina), y hoy Zalaquett supera a su contendor por 11,31.

Jaime Ravinet empezó su carrera como ganador. "Llegó como argentino 'peso pesado"', declaró Zalaquett. Pero éste se levantó a las cinco de la mañana y no paró hasta las once de la noche. Los efectos de su campaña se hicieron notar, acarreando una derrota para la Concertación y para la DC. Específicamente, además, una lesión al freísmo, porque Ravinet es un nombre vinculado al ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle.

La calle superó al escritorio

El ingeniero Zalaquett y el abogado Ravinet representaban formas diferentes de hacer política y también énfasis diversos en términos de gestión.

"Si a mí me preguntaran con qué tipo a mí no me gustaría competir, diría que Pablo Zalaquett. El 'loco' es capaz de cualquier cosa y los resultados están a la vista", dice un directivo UDI.

El de Jaime Ravinet era un estilo más analítico y concentrado. "De escritorio", como se lo define. En cambio, Zalaquett es de terreno, por lo que puede esperarse que sea un alcalde cercano a los vecinos. "Ahí estará si se incendia un cité a las cuatro de la mañana. Fue de verdad una paliza. Santiago no nos falló", dice el ex alcalde de la comuna, Joaquín Lavín.

La otra diferencia está en las prioridades: Ravinet era un candidato "urbano", y Zalaquett es definitivamente más "social".

Clave: el apoyo de Sebastián Piñera

Otra de las ventajas que tuvo Zalaquett es que la gente percibió que la situación económica, producto de la crisis mundial, viene más difícil y que es necesario contar con una municipalidad consciente de las necesidades sociales.

Así como Raúl Alcaíno, al igual que otrora Ravinet, fue más urbano, y Lavín, en cambio, más social, la opción por Zalaquett representó ese sentir de los vecinos. Es cierto que importa mucho cuidar la seguridad y recoger la basura, pero sobre todo entender que "Santiago es una comuna pobre con la imagen de rica", como agrega Lavín.

Esta falta de recursos demuestra que Santiago necesita ayuda del gobierno central, también punto importante a la hora de analizar el fenómeno Zalaquett, ya que las encuestas tienen a Sebastián Piñera muy por encima de los demás presidenciables 2009, y Piñera estuvo siempre con Zalaquett. "Si gana Piñera, como sucederá, Zalaquett va a tener bastante ayuda del gobierno central, porque Piñera se la va a jugar para sacarle lustre a Santiago en el bicentenario", dice un dirigente de la UDI que prefiere el anonimato.

Clave: el apoyo de Sebastián Piñera

Otra de las ventajas que tuvo Zalaquett es que la gente percibió que la situación económica, producto de la crisis mundial, viene más difícil y que es necesario contar con una municipalidad consciente de las necesidades sociales.

Así como Raúl Alcaíno, al igual que otrora Ravinet, fue más urbano, y Lavín, en cambio, más social, la opción por Zalaquett representó ese sentir de los vecinos. Es cierto que importa mucho cuidar la seguridad y recoger la basura, pero sobre todo entender que "Santiago es una comuna pobre con la imagen de rica", como agrega Lavín.

Esta falta de recursos demuestra que Santiago necesita ayuda del gobierno central, también punto importante a la hora de analizar el fenómeno Zalaquett, ya que las encuestas tienen a Sebastián Piñera muy por encima de los demás presidenciables 2009, y Piñera estuvo siempre con Zalaquett. "Si gana Piñera, como sucederá, Zalaquett va a tener bastante ayuda del gobierno central, porque Piñera se la va a jugar para sacarle lustre a Santiago en el bicentenario", dice un dirigente de la UDI que prefiere el anonimato.

Adolfo Zaldívar y el efecto Ricardo Israel

También influye en los números la aparición en escena de Ricardo Israel, independiente, candidato por el PRI y por el pacto Chile Limpio. El abogado y cientista político reconoció desde el inicio haber sido votante de la Concertación pero que hoy se siente fuera de ella: "Representa lo que fue el No, y ya no es opción", dijo Israel mucho antes de conseguir el 9,70% de los votos.

Desde que se supo que ingresaba a la contienda edilicia, Ravinet señaló que Israel "capta del voto de castigo a la Concertación. Eso es así, sin lugar a dudas, y ésa es la apuesta de Adolfo Zaldívar y de todos los que están detrás de Ricardo".

"Una verdadera opción"

"Ricardo fue un gran candidato, y su votación es un signo de que estamos recuperando el verdadero centro político", dice Adolfo Zaldívar. "La derecha tiene razón en celebrar su triunfo en las alcaldías, pero que no saque cuentas alegres: muchos votos de Ricardo se restaron a los de Ravinet. Tenemos una Concertación que no merece ser gobierno otra vez, y a Piñera, que no es lo que Chile necesita. Ahora tendremos tiempo para presentar al país una verdadera opción presidencial".

47,07%
obtuvo Pablo Zalaquett (UDI), quien ganó la alcaldía de Santiago con 26.597 sufragios.

35,98%
logró Jaime Ravinet (DC), con 20.242 votos. En 1996, la última vez que había ganado esa alcaldía, obtuvo 51.507 preferencias.

9,70%
consiguió ayer el candidato Ricardo Israel (PRI). Incluso con estos votos, Ravinet habría perdido por dos puntos ante Zalaquett.

7,22%
obtuvo Manuel Hernández (Juntos Podemos Más), quien reunió 3.990 sufragios.

11,48
puntos porcentuales fue la diferencia que Zalaquett le sacó a Ravinet en las mesas de mujeres. Cuando fue elegido alcalde en 1992 y 1996, el ex ministro siempre obtuvo más votos femeninos que masculinos.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Pablo Zalaquett, con lágrimas en los ojos, observa el momento en que Jaime Ravinet reconoce su derrota por televisión. Poco después se abrazaría con Sebastián Piñera y Joaquín Lavín en el balcón municipal.
Pablo Zalaquett, con lágrimas en los ojos, observa el momento en que Jaime Ravinet reconoce su derrota por televisión. Poco después se abrazaría con Sebastián Piñera y Joaquín Lavín en el balcón municipal.
Foto:JUAN EDUARDO LÓPEZ


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales