ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Miércoles 11 de Marzo de 2009

Tras recorrido por Viñedos Emiliana en Casablanca, Región de Valparaíso:
Príncipe Carlos invita a hermanos Guilisasti y productores orgánicos a visitar finca personal

En un ambiente campestre, entre salidas de protocolo, los representantes de la realeza británica quedaron impresionados de la capacidad de Chile para cultivar este tipo de productos.

C. GUTIÉRREZ y F. VEGA

Francisco Cueto difícilmente olvidará la jornada de ayer. Con tan sólo 23 años y de profesión técnico agrícola, Cueto fue el elegido para cortar el racimo de chardonnay que probó el príncipe Carlos y Camila, duquesa de Cornwall, en la recepción ofrecida por los hermanos Guilisasti en Viñedos Emiliana, viña dedicada a la producción de vinos orgánicos desde hace 10 años.

Con una hora de atraso, a las 14:30 llegó el príncipe con su comitiva. Lo esperaban los hermanos Rafael y José Guilisasti -de la familia que controla Concha y Toro-, junto a los principales productores orgánicos del país para recorrer la viña, conversar sobre las cualidades y problemas que hoy enfrenta la agricultura orgánica en el mundo. Además, Camila, duquesa de Cornwall, degustó los principales vinos de Emiliana, entre otras actividades.

Entre los presentes llamó la atención la salida de protocolo de la duquesa hacia la prensa, en que se acercó para comentar la relación de su padre con el mundo vitivinícola y las bondades del vino chileno. "Me encanta el vino chileno... y más el tinto ", dijo en inglés, al mismo tiempo que comentó que su padre era comerciante de mostos en Inglaterra. Y aunque no estaba en la agenda, el príncipe también degustó fuera de cámaras un sorbo del "G", vino ícono de la viña cuya botella bordea los $48.500.

La invitación

En un ambiente campestre y de camaradería, rodeado por gallinas y productos orgánicos -uvas, frutos secos, hortalizas, té, berries y aceite de oliva- el príncipe se sentó a una mesa redonda con 10 de los principales productores orgánicos del país.

Conversando sobre el futuro y las amenazas para comercializar estos productos, los empresarios tocaron el tema de la importancia de las granjas de exhibición de prácticas orgánicas. Ante ello, el príncipe agregó que él tiene una propia -en Gloucestershire, Inglaterra- y luego extendió una invitación a todos los presentes. Aunque no especificó fecha, Miguel Elissalt, presidente de los agricultores orgánicos, dijo que probablemente irán en junio.

Durante los 50 minutos que duró el encuentro, destacó su dedicación y simpleza para dirigirse a cada uno de ellos, y hasta risas compartieron. Rafael Guilisasti -presidente de la CPC- también tuvo la oportunidad de mostrarle sus llamas, a lo que el príncipe le comentó que tenían un comportamiento muy similar a las que él tenía en su finca.

Pero lo que más impresionó a los asistentes es el profundo conocimiento e interés que el heredero tiene sobre el tema orgánico. "Es un promotor de este tipo de agricultura y está muy familiarizado con la prácticas y sus problemas", dice Rafael Guilisasti, gerente general de Viñedos Emiliana. Por su parte, su hermano José, gerente agrícola de la viña agrega: "Se nota que él busca dejar su huella en este tema. Lo que más le impactó fue que en Chile se pudiera producir todo tipo de frutas, a los volúmenes que estamos trabajando porque no somos pequeñas, somos grandes exportadoras que incluso llegamos al Reino Unido".

Õ Un saludo real a los porteños

Expectación causó ayer la visita del príncipe Carlos de Inglaterra y su esposa Camila, Duquesa de Cornwall, a la ciudad de Valparaíso.

Llegaron a las 11:22 horas al edificio de la Comandancia en Jefe de la Armada, donde fueron recibidos por el jefe de Estado Mayor, vicealmirante Sergio Robinson. Tras el saludo protocolar, sostuvieron un encuentro con el Comandante en Jefe, almirante Rodolfo Codina. Según la institución, el príncipe Carlos agradeció el auxilio prestado por la Armada al HMS "Endurance" en diciembre pasado en el Estrecho de Magallanes. Además, se le entregó una fotografía de la visita que la Reina Isabel II efectuó a la Escuela Naval en 1968.

Carlos y Camila caminaron luego hacia el monumento al capitán Arturo Prat en la plaza Sotomayor, donde el heredero del trono británico depositó una ofrenda floral.

Saliéndose del protocolo y en forma sorpresiva, el príncipe Carlos y su esposa Camila se acercaron a los porteños que se congregaron en el lugar. Allí los saludaron de mano y el príncipe Carlos les comentó que en Valparaíso "hacía más frío que en Santiago".

Tras visitar la fragata "Condell", la pareja se dirigió al monumento del Arco Británico, ubicado en la Av. Brasil, donde nuevamente unos dos mil porteños esperaban la llegada de la pareja real.

El alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, les regaló un libro que destaca el patrimonio del puerto. "Es muy coloquial, con mucho diálogo y estamos felices, porque rompió el protocolo para llegar hasta donde estaba nuestra gente", comentó Castro.

>> Visita a planta de combustible ecológico

Distendida y agradable. Así cuentan que fue la reunión entre el príncipe Carlos y empresarios e inversionistas de la planta Ecopellets, nacida bajo el alero de Fundación Chile, que fabrica un combustible más limpio y eficiente a partir de desechos de madera industrial.

El cuidado del medio ambiente es un tema que concentra mucha atención del príncipe.

Esta preocupación lo ha llevado a reconvertir su antiguo automóvil Aston Martin para que consuma biocombustible en vez de gasolina.

"Conversamos sobre el uso de energías limpias y cómo podemos estructurar las organizaciones para facilitar inversiones en energías renovables", comentó José Luis Irarrázaval, gerente general de Iansa, quien agregó que la conversación fue amena, pese al estricto protocolo que impone la realeza.

Sin embargo, hubo espacios -aunque pequeños- para conversar de manera más distendida con el príncipe, cuenta Irarrázaval.

Pero este relajo no fue suficiente para permitir que los invitados pudieran sacarse sus chaquetas ante las altas temperaturas dentro de la carpa donde estuvieron reunidos.

"Se hubiese visto feo", dijo uno de los empresarios que participaron en el evento.

El ministro de Economía, Hugo Lavados, quien había sido invitado a la visita, no pudo asistir, ya que se encuentra actualmente en Coyhaique, en la región de Aisén.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Camila, duquesa de Cornwall, junto a María Eugenia Hirmas, y la amiga de la duquesa, Lucía Santa Cruz.
Camila, duquesa de Cornwall, junto a María Eugenia Hirmas, y la amiga de la duquesa, Lucía Santa Cruz.
Foto:JUAN EDUARDO LOPEZ


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales