EDITORIAL

Viernes 23 de Septiembre de 2005

Pinto y Bello


Señor Director:

El alejamiento del poder de su amigo el "pipiolo" Presidente Francisco Antonio Pinto Díaz de la Puente y la elección del "pelucón" Presidente Joaquín Prieto Vial no podían crear problemas a don Andrés Bello.

Pinto, como primer diplomático chileno, y Prieto, como capitán de milicias adscrito a la hoy olvidada División Auxiliadora de Chile o de Penco y, luego, como capitán de ejército, coincidieron en Buenos Aires entre fines de 1811 y comienzos de 1813.

Su amistad debió ser grande, porque al casarse allá en julio de 1812, Prieto escogió como padrino a Pinto, quien lo aventajaba en un año, y no a su cuñado, el capitán Manuel de Bulnes Quevedo, 19 años mayor y que comandaba a los 200 hombres dela infantería.

Olvidó su lector que el "pelucón" Presidente Manuel Bulnes Prieto tuvo que derrotar a un contendor, el "pipiolo" ex Presidente Pinto. Tras la derrota, el vencido autorizó "con el mayor agrado" el casi inmediato matrimonio de su hija Enriqueta con el triunfador de Yungay. Más adelante hipotecaría su hacienda de Nos para garantizar más de una operación financiera de su yerno Presidente, apenas 14 años menor que él, y terminaría designándolo coalbacea junto a su hijo, y futuro Presidente, Aníbal Pinto Garmendia.

La amistad que en Londres iniciaran Pinto y Bello en 1815 estuvo así bien resguardada durante las presidencias de Prieto y Bulnes.

CRISTIÁN BULNES R.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales