VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 18 de Noviembre de 2000


Bien Bonet

En la Universidad de Chile se exponen hasta el 29 de noviembre, fotografías de la obra de Antonio Bonet, importante arquitecto catalán (1913-1989) que trabajó 25 años en Argentina y Uruguay.
Por Catalina Jaramillo
Fotografías, José Luis Rissetti

Incansable y experimentador desde sus inicios, Antonio Bonet Castellana no podía quedarse abajo del IV Congreso Internacional de Arquitectura Moderna (CIAM) celebrado en un crucero que realizaba el trayecto de Marsella a Atenas en 1933.

A bordo se codea con destacadas figuras como Léger, Aalto, Giedon y Le Corbusier. Las conclusiones se editan diez años después como la Carta de Atenas, uno de los textos urbanísticos más influyentes de la época. Bonet tenía entonces 20 años, era estudiante de la Escuela Superior de Arquitectura de Barcelona y trabajaba hace un año en el estudio de Josep Lluís Sert y Josep Torres Clavé.

El año siguiente ingresa como socio al GATCPAC, la rama catalana del GATEPAC Grupo de Arquitectos y Técnicos Españoles para el Progreso de la Arquitectura Contemporánea, de tendencia racionalista, donde madura su visión del desarrollo urbano de Barcelona.

En 1936 termina sus estudios y parte a París para ingresar al estudio de Le Corbusier, donde realiza dos proyectos en colaboración con Roberto Matta, quien lo introduce en las ideas del surrealismo.

Bonet no necesita rebelarse a antiguas escuelas, nace profesionalmente en brazos de la arquitectura racionalista y del Movimiento Moderno que busca la forma pura y elemental, sin decoración.

En 1938, huyendo de la guerra civil española, emigra a Buenos Aires, convencido por dos arquitectos que trabajan con Le Corbusier: Jorge Ferrari Hardoy y Juan Kurchan.

Argentina y Uruguay

Desde que llega a Argentina, comienza una extensa obra de viviendas y proyectos urbanos, entre ellos el Plan Buenos Aires y Mendoza con Le Corbusier, Ferrari y Kurchan, que no se concretan.

Crea el Grupo Austral constituido bajo ideas racionalistas, que formó toda una generación de arquitectos y estudiantes argentinos.

En 1945 se establece en Punta Ballena, Uruguay, para proyectar y construir las obras de urbanización de las 1.500 hectáreas situadas entre la laguna, el mar y la sierra. En Punta del Este construye la casa La Gallarda para el poeta Rafael Alberti.

- Diría que la obra de Bonet, siendo claramente racionalista y moderna, no responde estrictamente a sus dogmas. Por ejemplo, nunca hizo prevalecer el problema formal constructivo sobre la relación con la naturaleza, que es una de las constantes en su trabajo- , explica Jaime Díaz, director de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile.

Vuelta a casa

Desde América realiza algunos proyectos en Cataluña, como la casa La Ricarda en el Prat de Llobregat, que tarda 10 años en construir. Ya de vuelta en Europa, con un estudio en Barcelona y otro en Madrid, comienza una extensa producción de torres, urbanizaciones y viviendas.

Sus edificios, aunque racionalistas, responden a su entorno urbano. Se preocupa de que sus caras sean distintas y de crear formas geométricas interesantes, lo que le da calidad plástica y diversidad entre ellas. Las más importantes son: Estrellas Altas, Cervantes y la Urquinaona en Barcelona. Y, aunque queda en los planos, el proyecto de la plaza Castilla en Madrid, donde se contemplaban dos torres asimétricas, una de vivienda y otra de oficinas.

En 1962 proyecta una plaza de toros cubierta. Sus compañeros en el tablero fueron esta vez Picasso, que pintaría grandes murales en las fachadas, y Dominguín.

- ¿Por qué tantas obras no se llevaron a cabo?

- Bonet realizó una enorme cantidad de obras. Sin embargo, hay proyectos que hizo para comunicar ideas y teorías, como manifiesto más que con una intención clara de construirlos. Muchos de ellos no se llegaron a hacer porque eran muy revolucionarios. Por ejemplo, sus propuestas urbanas, significaban una reformulación importante de la ciudad, cosa que no era aceptada por sus habitantes- , responde Díaz.

Su relación con Argentina no se rompe en ningún momento. Realiza proyectos y viviendas en Buenos Aires, Córdoba y Mar del Plata y regresa de vez en cuando para pasar las vacaciones con sus amigos.

Muere a los 76 años en Barcelona el 12 de septiembre de 1989.

En 1996 se inaugura en esa ciudad una exposición organizada por el Colegio de Arquitectos de Cataluña, que desde entonces ha itinerado por 11 ciudades alrededor del mundo. Hoy está en Santiago, en la sala La Casona de la facultad de Arquitectura de la Universidad de Chile.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
La influencia de Mies van der Rohe se hace notar en esta obra de Bonet. La Casa Oaks, en Buenos Aires, la construyó entre 1953 y 1956.
La influencia de Mies van der Rohe se hace notar en esta obra de Bonet. La Casa Oaks, en Buenos Aires, la construyó entre 1953 y 1956.
Foto:José Luis Rissetti


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales