EL SÁBADO

Sábado 19 de Febrero de 2005

Ha disparado como nunca en contra de la Concertación
El verano caliente de Moreira

Como vocero de la UDI cumple el sueño de muchos políticos: acaparar para él solo micrófonos y cámaras de tv. Y vaya que los aprovecha. Ex locutor de radio y animador de festivales en Punta Arenas, conoció a Pinochet megáfono en mano. A Longueira le debe haber sido alcalde designado de La Cisterna, y al general el empujón para obtener un escaño parlamentario. Quien quedó en deuda con él fue su padre, quien lo abandonó siendo un niño.

Por Ximena Pérez Villamil
Fotos: Juan Ernesto Jaeger

-¿Se quedó solito, solito?

­Soltero. No entendió que nos referíamos a su partido y no a su estado civil. Ya es tradición que Iván Moreira sea el único político de la UDI que se queda tomando el sol santiaguino en febrero. Lo que, dicho sea de paso, tiene una ventaja: todos los micrófonos son para él, que oficia de vocero.

­¿Es cierto que se ofrece para la vocería veraniega?

­No. Lo que pasa es que en febrero siempre estoy disponible. No es necesario que me lo ofrezcan, saben que estoy disponible.

No le gusta salir de vacaciones durante febrero y disfruta de Santiago sin tacos, aunque como está a dieta casi no sale a almorzar ni a comer. Tampoco tiene amigos que lo acompañen y sus dos hijos ­Camilo, de 14, y María Pía, de 12­ viven en Talca con su primera mujer desde que se separaron. Su única distracción es jugar tenis dos veces por semana con su profesor particular.

­¿Ni un happy hour?

­No. ¿Para qué? La televisión ha sido una muy buena compañía.

Este es su décimo verano como vocero, pero a diferencia de los anteriores, éste ha sido el más intenso y de mayor duración: "En otras oportunidades me había quedado una semana, diez días, pero ahora va a ser todo el mes, porque el 22 se reincorpora toda la directiva".

El diputado tres veces electo por La Cisterna, San Ramón y El Bosque es tan malo para las matemáticas que para él 22 días son un mes; su período como alcalde designado por La Cisterna ­entre 1989 y 1992­ duró cuatro años, y vivió entre los 10 y los 30 años en Punta Arenas, lo que, según sus cálculos, son 25 años.

Como nunca, Moreira ha disparado en contra de la Concertación. Sus blancos han sido las precandidatas Bachelet (a quien acusó de tener vínculos guerrilleros) y Alvear ("por su falta de definición frente a temas como la cesantía, la delincuencia y el desempleo)"; el vocero de gobierno, Francisco Vidal, ("por ser el Tony Kamo que hipnotiza a los chilenos con sus mentiras"); el empresario RN Sebastián Piñera ("por hacerle zancadillas a Lavín" e invitar a Michelle Bachelet a un asado en su casa en Caburga); Manuel Contreras ("por responsabilizar al general Pinochet de los crímenes de la Dina"), y el gobierno (por no haber previsto la salvaguardia a los salmones y por el fracaso educacional de Chile en la prueba Timss).

Cuando le planteamos que ha seguido al pie de la letra los consejos de los asesores de la campaña de Bush de criticar permanentemente al gobierno, niega que su actuación sea producto de una estrategia norteamericana.

­Pero si es público que Cristián Larroulet, Darío Paya y Gonzalo Müller viajaron a Estados Unidos para saber cómo Bush ganó la elección.

­Puede que destacados dirigentes políticos hayan ido a conocer la campaña, pero eso no significa que sea una estrategia programada donde la crítica sea la principal herramienta para obtener un mayor respaldo.

­¿Le gusta tener tribuna para usted solo?

­Siempre he tenido tribuna, lo que pasa es que esta es una responsabilidad mayor, porque uno representa la voz de la UDI. Eso no excluye que yo haya hecho algunas.... (suena su celular con una melodía cantarina) que yo haya deslizado también opiniones personales en algunas materias.

Se refiere a Piñera, "el muchacho Piñera", como lo llama, "que no tiene incorporado en su vocabulario la palabra lealtad".

­¿Le tiraron las orejas por hablar en contra del nuevo colaborador de Joaquín Lavín? Piñera le respondió duro: "Tiene la boca grande y el criterio pequeño", dijo.

­No me tiraron las orejas. Lo único que puedo decir es que siempre voy a tener la boca grande para enfrentar como hombre las cosas. Y más aún para decirle en su cara que tengo la peor opinión de este muchacho Piñera. Por su personalismo, su ambición de poder, su voracidad por querer tenerlo todo. En la política no le ha resultado. Yo, a título personal, lo voy a enfrentar las veces que sea necesario, porque él no construye, sino que destruye. Yo soy de los que piensa que Piñera es un mito, creen que él va a atraer el voto de centro, pero no suma ni resta.

Pésimo le pareció que Piñera invitara a Michelle Bachelet a un asado en Caburga justo después de reunirse con Joaquín Lavín. "Es como burlarse. Yo creo que eso se debe a que se siente más cómodo con la Bachelet. Que yo sepa no le ha hecho un asado a Lavín".

"Buenos apellidos y poca plata"

No fuma, no toma, pero "bailo apretado". Nunca destacó en los estudios y le echa la culpa a la política. Fue dirigente del centro de alumnos de su colegio en Punta Arenas y presidente estudiantil de la juventud del Partido Nacional.

­¿Cuál es el mejor recuerdo de su infancia y juventud en Punta Arenas?

­(Silencio).

­¿Y el peor?

­Cuando me preguntas por recuerdos, para serte franco no recuerdo. A ver, como te dijera, a mí mi vida me ha costado mucho. El éxito que he tenido se debe a mi esfuerzo personal. Yo tuve una niñez un poco dura, difícil. Comencé a trabajar muy joven. Yo he construido mi vida con pala y picota como he dicho. Fui capaz de construirme una vida buena y con proyecciones debido a mi constancia, a mi perseverancia y a mi voluntad de salir adelante pese a los obstáculos que tuve.

­¿Obstáculos de tipo económico?

­Más bien familiares.

Se refiere a la ausencia de su padre, Julio César Moreira, un pequeño comerciante que abandonó a su madre cuando el diputado tenía siete años, su hermana Lucía cinco y Cristián, el menor y hoy concejal de la UDI por San Ramón, dos. "No me preguntes por él, yo no sé muchas cosas, se fue a Colombia y lo vi muy pocas veces cuando regresó".

La familia vivía en Arica cuando el padre se marchó. La madre de Moreira era funcionaria del Servicio de Impuestos Internos y fue destinada a la ciudad nortina. Tras un paso breve por Santiago, se trasladaron por el trabajo de su mamá a Punta Arenas, donde el diputado vivió hasta los 30 años. Julio César Moreira murió "hace dos o tres años" y su hijo asistió a su funeral.

Con la familia paterna mantuvo poco contacto, a no ser por una tía "que ayudó a criarme, cuando yo venía a Santiago me alojaba en su casa". Por el lado de la madre, en cambio, tiene más que contar. "Yo tengo un pasado histórico. Nunca lo he dicho porque sería siútico. Mi madre se llama Marta Barros Alemparte, es hermana del ex Ministro de Educación de Jorge Alessandri, Patricio Barros Alemparte, y tataranieta de (Diego) Barros Arana (historiador). Mi abuelo, Patricio Barros Lynch, cuando hablaba contaba que era familiar directo de Patricio Lynch, vicealmirante de la Armada y general en jefe del Ejército (de ocupación del Perú durante la Guerra del Pacífico), el único que ha tenido los dos cargos".

Con humor concluye: "Teníamos muy buenos apellidos, pero muy poca plata".

Laboralmente hablando, no lo pasó tan mal en Punta Arenas. A los 18 años dio sus primeros pasos en la Radio Polar, animando el programa "Buenas noches, buena música", que iba de nueve y media a doce y media de la noche, con música romántica y frases de Julián García Reyes.

­Usted se quejó de que empezó a trabajar joven, pero su pega era bien entretenida.

­Tenía que trabajar, porque estaba recién saliendo del colegio.

­¿Es cierto que salió del Liceo Alberto Barrera de Punta Arenas a los 20 años?

­A los 19. Como me dediqué tanto a la política en la época del Code (Confederación Democrática), descuidé los estudios y repetí un año.

­¿En qué destacaba?

­Siempre fui líder, líder de opinión.

También animaba festivales de la canción con tanta gracia que, según él, "algunos amigos decían que tenía que ser el reemplazante de Don Francisco". Nuevamente, por culpa de la política abandonó una potencial carrera artística.

De la mano de Jorge Vega, entonces secretario de la juventud de Punta Arenas, llegó a prestar servicios a ese organismo y lo sucedió en el cargo. Cuando Vega fue nombrado alcalde, lo designó su jefe de gabinete. Moreira no estaba satisfecho y se vino a Santiago. "Me encontraba totalmente agotado allá, no veía proyección, porque como era muy buen segundo, no me daban la oportunidad para que yo pudiera ser alcalde u otra cosa. Yo dije quiero salir adelante, progresar y me la vine a jugar a Santiago".

Clave en ese traslado fue Pablo Longueira: "Él me abrió las puertas para trabajar en la Municipalidad de La Pintana y por mi labor allí me permitió ser nombrado alcalde de La Cisterna. Pablo siempre me ha apoyado. Si yo he tenido una carrera política exitosa desde que fui alcalde hasta hoy es porque siempre he contado con su apoyo y su confianza".

Su próxima meta es ser senador por Santiago si se amplían las circunscripciones o en otra zona si se abre un cupo.

Peligro de muerte en Cancún

Como tantos puntarenenses, no tuvo muchas oportunidades de meterse al agua. Y recién hace dos años tomó clases de natación en el Balthus. "Aprendí después de que casi me ahogué en Cancún. Me pilló una corriente y me llevó para adentro. Llamaba al salvavidas y él pensó que lo estaba saludando y sólo por la fuerza de mis manos pude flotar hasta que se pegaron la cachá".

­¿Y ahora nada bien?

­Estupendo.

­¿Crawl?

­No me pidas distintas modalidades.

Cuando le hacemos el gesto de bracear y sacar la cabeza, asiente. "Sí, crawl, crawl".

De su etapa de alcalde de La Cisterna guarda los mejores recuerdos. "Yo fui un hombre que tuvo la capacidad de actuar como alcalde de todos. Jamás le pregunté a la gente por su color político, fui el primero que reincorporó a los profesores exonerados, pavimenté el 98 por ciento de las calles (nuevamente los números: quiere decir que el porcentaje de pavimentación llegó hasta el 98 por ciento), iluminé, hice jardines, terminé de construir el estadio que hoy tiene Palestino, hice un consultorio, di becas de estudio".

Sin mediar pregunta, explica que antes de que el general Pinochet dejara el poder, "fui a hablar con él y me dejó con mucha remesa, a través de la Subdere (Subsecretaría de Desarrollo Regional) me dejó dotado de muchos recursos que me permitieron hacer una gran labor que se recuerda hasta hoy".

­Entonces, le debe gran parte de su carrera, porque sin tantas obras quizás no lo habrían elegido diputado por La Cisterna, El Bosque y San Ramón en 1993.

­Él permitió que hiciera una buena gestión. Y esa fue la plataforma que me permitió llegar con la primera mayoría como diputado por ese distrito.

­­¿Es cierto que lo conoció siendo secretario de la juventud de Punta Arenas cuando Pinochet fue de visita y usted, megáfono en mano, alentaba a sus seguidores?

­Lo conocí en un acto de desagravio que le hicimos en el aeropuerto después de que un grupo de personas lo insultara en la Plaza de Armas. Fue la primera muestra dura contra el gobierno que se hizo en Punta Arenas amparada por el obispo González, que refugió a los manifestantes en la catedral. Yo conduje el acto masivo en el aeropuerto. Desde esa oportunidad, ya comenzó a ubicarme.

Es pinochetista hasta la médula, pero amigo del ministro Insulza, quien públicamente ha dicho que Moreira sabe reírse de sí mismo y narrar muy buenos los cuentos. "Hace muchos años que le tengo un afecto especial, porque lo conozco desde el punto de vista humano. Diría que es el único buen amigo que tengo en la Concertación".

Cuenta que se han invitado mutuamente a comer y que "hay muchos cuentos, incontables, cuentos de la vida privada de uno".

­¿Si Insulza hubiese sido candidato de la Concertación lo habría atacado tanto como a Bachelet y a Alvear?

­Ehh, atacarlo no, claro que tendría que hacerle críticas. Él no se molestaría ni yo tampoco. Creo que la Concertación desaprovechó un gran candidato a la presidencia. En cuanto a capacidad para gobernar, Insulza es el mejor candidato de la Concertación. Lejos.

Quién lo iba a pensar. El opinólogo Moreira, tan duro, tan majaderamente duro a veces, con la coalición de gobierno hablando bien de uno de sus representantes.

¿Habrá hablado como vocero o a título personal?


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:Juan Ernesto Jaeger


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales