NACIONAL

Domingo 3 de Junio de 2007

Ernesto Livacic G., insigne educador

Dijo de la vida: "Es siempre un regalo y una misión y es preciso saber disfrutarla y compartirla, desarrollarla y proyectarla".
Esta semana Chile perdió a un insigne educador y defensor del idioma como fue Ernesto Livacic. Puntarenense, nació en la ciudad austral el 22 de marzo de 1929 en el hogar formado por Nicolás Livacic Marinovic y Emma Gazzano Tagliafico. Su padre fue el más antiguo inmigrante croata que llegó a Punta Arenas en 1905, y su madre una chilena descendiente de inmigrantes italianos de fines del siglo XIX. Ernesto fue el primogénito de tres hermanos y único varón; sus hermanas fueron Francisca Rosa, y Flavia María. Fueron una familia de esfuerzo, muy unida y trabajadora.

Desde pequeño, sintió un gran interés por la lectura. A los nueve años, gracias al primer "peso fuerte" que le obsequiaron, compró tres tomos de Mark Twain en una librería de Punta Arenas.

Realizó sus estudios en el Liceo Salesiano San José, de Punta Arenas donde recibió una formación cristiana que siempre recordó con cariño. A los 17 años ingresó al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile recibiéndose, en 1951 como profesor de Estado en Castellano con la máxima distinción. Sus actividades como docente universitario, autor literario y miembro de la Academia Chilena de la Lengua le valió entre otras distinciones recibir el Premio Nacional de Educación el año 1993. En 1955 fue profesor en la Universidad Católica de las asignaturas de "Literatura Española Arcaica" y más tarde de "Organización Escolar" y años más tarde, decano de la Facultad de Letras de la misma Universidad. Pero también fue escritor y en 1955 publicó su primer libro llamado "Literatura Chilena. Manual y Antología".

Ernesto Livacic se había casado en enero de 1953, con Betty Rojas Manríquez, de quien enviudó hace algunos años. Tuvieron ocho hijos, cuatro hombres y cuatro mujeres. Ese mismo año, ingresó como militante a la ex Falange Nacional, hoy el PDC, donde realizó distintas e importantes actividades partidarias.

En 1954, inició una carrera en el Ministerio de Educación que duraría más de 10 años. En 1990, con el regreso a la democracia, el Presidente Patricio Aylwin incluyó a Ernesto Livacic en distintos proyectos del nuevo gobierno. Antes de salir electo Mandatario, le encargó actuar como coordinador de la Concertación en la elaboración del Programa de Cultura del primer gobierno. Una vez electo Aylwin, fue designado en 1990 miembro de la junta directiva de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación. Dos años más tarde asumiría como miembro del Consejo Nacional de Televisión.

Debido a su extensa trayectoria como docente, educador e impulsor de políticas educativas, el 22 de septiembre de 1993 recibió el Premio Nacional de Educación. Otras distinciones que recibió a lo largo de su carrera fueron el haber sido elegido miembro de Número de la Academia Chilena de la Lengua en 1983.

Recordando su vida escribió: "La vida siempre es un regalo y una misión, en todas sus etapas, y es preciso saber disfrutarla y compartirla, desarrollarla y proyectarla".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir

Foto:EL MERCURIO
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales