VIDA SOCIAL

Miércoles 19 de Diciembre de 2007

In Memoriam


Don Lorenzo de la Maza Rivadeneira

Conocí a don Lorenzo de la Maza en marzo de 1957, cuando inicié el curso de derecho civil en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. Fue nuestro profesor en los tres años de duración del curso, y mi amigo y maestro durante 50 años. Siento orgullo en expresarlo. Don Lorenzo fue un hombre excepcional, en todos los aspectos.

Nació en Curicó, de donde emigró a la capital a estudiar derecho, disciplina en la que destacó con especial brillo. Su satisfacción por ser de provincia lo hacía ilustrar las instituciones del derecho civil en la cátedra, y argumentar en sus alegatos con sencillos ejemplos relacionados con actividades del campo -añorando, quién sabe, la niñez en su ciudad natal.

Cursó sus estudios de derecho en la Universidad Católica y egresó en 1932 con distinción máxima, recibiendo el Premio Tocornal, que compartió con don Víctor Delpiano. En 1933, el recordado decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, don Arturo Alessandri Rodríguez, lo invitó a impartir la cátedra de derecho civil en dicha facultad, mientras el distinguido profesor don Pedro Lira Urquieta lo invitó a formar parte de su estudio.

Además de su pasión por el derecho civil, que también enseñó en la UC, se especializó en derecho de aguas, difícil y disputada materia, y junto al profesor Lira Urquieta escribió el libro "Régimen legal de las aguas en Chile".

Posteriormente, en 1963, ingresó al Consejo de Defensa del Estado, asumiendo, por decisión del mismo, la presidencia, que desempeñó en el período 1973-1975. Integró, asimismo, la fiscalía de la Caja Bancaria de Pensiones junto a algunos de sus grandes amigos, don Álvaro Covarrubias Bernales y don Ernesto Silva Imperiali.

Ferviente católico, en su juventud formó parte de la Asociación Nacional de Estudiantes Católicos, donde se distinguió por el análisis de la encíclica "Quadragesimo Anno" de S.S. Pío XI.

Contrajo matrimonio con su adorada Rose Cave, y tuvieron cuatro hijos: Rodrigo, María Isabel, María Pía y María Trinidad, quienes junto a nietos y bisnietos lo rodearon de cariño.

Fue un hombre sencillo, austero, de clara inteligencia y gran imaginación, cualidades que le permitían llegar al fondo de los problemas y encontrar la acertada solución jurídica. Franco, enérgico y de fina ironía; generoso, siempre dispuesto a ayudar. Enseñó derecho a varias generaciones, fue siempre un maestro, y quienes fuimos sus alumnos lo llamábamos así: maestro.

Gratitud y admiración me impulsan a escribir estas líneas. Me honró nombrándome ayudante de su cátedra de derecho civil y se preocupó de brindarme su apoyo en mi camino profesional, y estuvo conmigo en mis penas y mis alegrías.

Vasco Costa Ramírez

Francisca Muñoz Moraga

Mañana jueves 20 de diciembre de 2007, al cumplirse 4 años de su sensible fallecimiento, se oficiará una misa por su eterno descanso, a las 19:30 horas, en la parroquia Santa Elena (Polonia 456, Las Condes). Se invita a sus familiares y amigos a recordarla elevando una oración en su recuerdo.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales