REPORTAJES

Domingo 11 de Enero de 2009

VOTO MUJER, a 60 años de la conquista

Hoy el voto femenino vale más que el del hombre. En septiembre de 2008 había 4 millones 260 mil 563 mujeres inscritas, contra 3 millones 849 mil 702 varones. A eso hay que agregar que ellas anulan y se abstienen menos que ellos.

Sebastián Oyarce y Camila Infanta

"Sois, desde este instante, ciudadanos de la República con la plenitud de los derechos civiles". Hace 60 años, el 8 de enero de 1949, esta frase cambió la historia del país. El entonces Presidente Gabriel González Videla, en el Teatro Municipal, informó que en la próxima elección presidencial las mujeres podrían votar.

Fueron décadas de lucha, ya que el voto femenino no era bien recibido por gran parte de la clase política. La derecha quería evitar que ellas tomaran un rol que consideraban masculino, y la izquierda se negaba, pues pensaba que los sufragios irían a la derecha.

A pesar de las aprensiones, sólo el diputado de Malleco Manuel Huerta -representante del Partido Liberal- se negó a darles la calidad de ciudadanas con derecho a voto. La campaña había sido liderada por la esposa del mandatario, Rosa Markmann.

Allende no las conquistó

Cuando se aprobó la Ley de Voto Femenino en Chile, la cantidad de votantes subió al doble, de 479 mil a 957 mil. Y tal como lo presentía la izquierda, la mujer se inclinó a la derecha.

Salvador Allende ganó las elecciones de 1970 con sólo el 30,5% del electorado femenino, apenas seis décimas por encima de Radomiro Tomic y muy por debajo del 38,4% de Jorge Alessandri. Al respecto, la politóloga y autora del libro "Mujer y Política", Marcela Ríos, piensa que "Allende no entendió ni le dio relevancia a un electorado femenino al que había que hablarle. El discurso de la izquierda tradicional en ese momento era muy poco amigable con las situaciones de las mujeres; sólo podía verlas como esposas de los trabajadores o pobres".

Además, Ríos tiene una explicación para las decisiones políticas de las mujeres: "Históricamente, la derecha ha tendido a hacer discursos que incorporan más la visión de las dueñas de casa, de quienes no están en el mercado laboral o que tienen una vinculación con el mundo más tradicional. Sin embargo, los estudios demuestran que las mujeres votan casi igual que los hombres, siempre y cuando estén incorporadas al mercado laboral".

Continuidad y candidatos cercanos y carismáticos suelen estar entre las preferencias de las mujeres. En la elección presidencial de 1999, 51,35% apoyó a Joaquín Lavín, frente al 48,65% que lo hizo por Ricardo Lagos. Esto incluso "pudo haberle costado la presidencia, pues se notó que en la segunda vuelta luchó por ese electorado, ya que las mujeres confiaban en el candidato de la Alianza", recuerda la diputada María Antonieta Saa.

Mujer por mujer

Hace 60 años, el voto de las mujeres era casi idéntico al de los hombres; hoy es mayor. Fue en el plebiscito de 1988, cuando el electorado femenino superó al masculino.

Veinte años después, en septiembre de 2008 había 4 millones 260 mil 563 mujeres inscritas, contra 3 millones 849 mil 702 varones. A eso hay que agregar que ellas anulan y se abstienen menos que ellos; por lo tanto, la brecha de género en lo decisivo del voto aumenta.

Por último, la tendencia histórica en las elecciones municipales, parlamentarias y presidenciales es clara: desde que las mujeres pueden elegir y ser electas votan por otras mujeres.

En el caso de Michelle Bachelet, en 2005 obtuvo una aprobación de mujeres de 53,33% en la segunda vuelta, mientras que 46,67% lo hizo por Sebastián Piñera. Sin embargo, cuando era una desconocida, a Bachelet no le fue tan bien: cuando postuló a concejala por Las Condes en 1996 obtuvo apenas un 2,06% de aprobación de su género.

La derecha quería evitar que ellas tomaran un rol que consideraban masculino, y la izquierda también se negaba, pues pensaba que los sufragios irían a la derecha.

Salvador Allende ganó las elecciones de 1970 con sólo el 30,5% del electorado femenino, apenas seis décimas por encima de Radomiro Tomic y muy por debajo del 38,4% de Jorge Alessandri.

En el caso de la elección presidencial de 1999, el 51,35% de ellas apoyó a Joaquín Lavin, frente al 48,65% para la opción de Ricardo Lagos. Esto incluso "pudo haberle costado la presidencia a Lagos, pues las mujeres confiaban en el candidato de la Alianza", recuerda la diputada María Antonieta Saa.

El voto femenino en el mundo

1893

Nueva

Zelandia

1917

Uruguay

1920

EE. UU.

1928

Reino Unido

1947

Argentina

1949

Chile

1971

Suiza

1994

Sudáfrica

2003

Afganistán

Sin voto femenino

Arabia Saudita

Bután

Brunei

Alicia Cañas Zañartu

Alcaldesa (1935)

Primera autoridad dentro de una municipalidad en Chile y Latinoamérica. Fue edil de la comuna de Providencia en dos períodos.

Inés Enríquez Frooden

Intendenta (1950) y diputada (1951)

Primera intendenta de Chile y primera parlamentaria latinoamericana. Ambos cargos por Concepción.

Adriana Olguín de Baltra

Ministra (1952)

Ocupó la cartera de Justicia en el gobierno de Gabriel González Videla. Además, fue la primera mujer ministra en Latinoamérica.

María de la Cruz Toledo

Senadora (1953)

Fundadora del Partido Femenino de Chile y primera senadora de la República por el Partido Democrático de Chile. Además, fue parlamentaria durante el gobierno de Carlos Ibáñez del Campo.

Gladys Marín Millie

Candidata presidencial (1999)

Representando al Partido Comunista, fue la primera mujer en postular a La Moneda. Obtuvo 3,19%, cifra que después terminó siendo decisiva para el triunfo de Ricardo Lagos sobre Joaquín Lavín en segunda vuelta.

Michelle Bachelet Jeria

Presidenta de la República (2006)

Fue secretaria de Estado en las carteras de Salud y de Defensa durante el mandato de Ricardo Lagos. En 2006 se convirtió en la sexta Presidenta en Latinoamérica y la primera en Chile.

Adriana Olguín:"A Rosa Markmann le debemos el voto femenino"

Desde 1925, cuando Chile aprobó que las mujeres sólo pudieran votar en elecciones municipales, un grupo de féminas se propuso ir a las urnas en una elección presidencial. Para esto crearon en 1944 la Federación de Instituciones Femeninas y ocho años después la Oficina de la Mujer, lo que hoy se conoce como el Sernam. Esta última institución fue encabezada por la que años más tarde sería la primera ministra de la República de Chile y de toda Latinoamérica, Adriana Olguín.

Más de 60 años después, Olguín recuerda: "Mi mamá no quería que fuera ministra, pues le asustaba que me metiera en política"; sin embargo, su marido, Alberto Baltra, ya había formado parte del gabinete de Gabriel González Videla, como ministro de Economía en 1947. Por ello, cuando le ofrecieron la cartera de Justicia en 1952, aceptó sin problemas. Después de que dejó su cargo, muchos se le acercaron para pedirle que ingresara a uno u otro partido, pero ella no accedió. "Sólo quería que las mujeres votaran y cuando lo conseguimos me quedé tranquila", asegura.

A sus 97 años y en su acomodado departamento en Viña del Mar, Adriana Olguín asegura que quien asumió el voto femenino como su principal batalla fue la Primera Dama de la República en la época, Rosa Markmann. "Ella, con el tiempo, ha sido menos reconocida que el resto y a mí me consta que solicitó, parlamentario por parlamentario, el voto a favor de la ley", afirma.

La ex jefa de la cartera de Justicia fue también la primera mujer designada miembro del consejo general del Colegio de Abogados en 1995, cuando tenía 83 años.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
1919 Se presentó una obra en el Teatro Municipal, cuando ya se comenzaba a exigir igualdad de género.
1919 Se presentó una obra en el Teatro Municipal, cuando ya se comenzaba a exigir igualdad de género.


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales