VIVIENDA Y DECORACIÓN

Sábado 19 de Agosto de 2006

Tejidos de Alpaca

Los textiles aimaras guardan y transmiten la riqueza cultural de este pueblo y por esa razón cualquier innovación a la tradición tendrá que surgir y ser acogida por la comunidad originaria.

Por Macarena Barros Jiménez Producción, Paula Parot

La cultura altiplánica se fue originando de la integración de los distintos grupos familiares de cazadores y recolectores que llegaron a habitar la zona hace unos diez mil años, lo que tuvo una significativa implicancia en la vida social, económica, política y espiritual del pueblo aimara. Establecidos en el extremo norte de nuestro territorio fueron conquistados en el siglo XV por los incas, sumándose influencias nuevas como formas de producción, ganadería de llamas y la habitualidad de caravanas entre las costas y el altiplano. Toda esta riqueza cultural quedó atesorada en las formas y los colores de los textiles aimaras, secretos que se trasmiten de generación en generación hasta nuestros días. Por lo anterior, no es un asunto menor hablar de intervenciones a los tejidos (así como a otras artesanías) cuando se ha puesto de moda el concepto de lo "hecho a mano" y se quiere adaptar las piezas originales a nuevas dimensiones, colores o formas, conforme las necesidades del mercado y las tendencias en decoración.

Carlos Alfonso González, profesor del Instituto de Estética de la Pontificia Universidad Católica, hace hincapié en que en el tejido aimara existe una fuerte relación entre religiosidad y la forma expresada, por lo tanto si se intervienen desde afuera de la comunidad hay un grave peligro de incorporar modelos ajenos, desvinculándolo completamente de sus tradiciones y simbolismos. "Si uno quita una hebra empieza a deshilacharse el textil", concluye el docente.

Para que esto no ocurra deben ser los propios autores, conforme a sus búsquedas y evoluciones, quienes gesten el cambio.

Warmis Sawuri ­que en aimara significa mujeres tejedoras­ adaptan sus tejidos a las nuevas necesidades urbanas comenzando a hacer ruanas y echarpes. En colaboración con expertos textiles, han incorporado en sus tramas el vellón de alpaca a medio hilar de modo que sobresale del tejido haciéndolo más texturado. Siguen empleando el telar de madera y la materia prima natural de la alpaca, también continúan dando color con tintes vegetales de la zona. En Londres están entregando sus cojines con buena acogida y en Chile se pueden adquirir las mantas en las tiendas de la Fundación Artesanías de Chile.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Tiene 31 años, vive en Alto Hospicio, I Región, y de sus ocho hermanos, cinco se dedican a tejer. Aprendió el oficio de pequeña observando a su madre, Faustina Amaro, y a su padre, Agustín Mamani, quien hasta hoy hace cordelería tradicional en su telar. A los 12 años ya tejía textiles con aplicaciones de figuras. A los 16 o 17 hizo su primera frazada grande. A esa misma edad se trasladó a Arica para trabajar. Empezó a hilar y a tejer en la casa de su hermana Luzmira. Entonces deciden congregarse en la agrupación Warmis Sawuri, mujeres tejedoras, donde está hasta hoy. Juntas han intervenido los textiles tradicionales realizando adaptaciones de ellos en echarpes y ruanas de diferentes medidas. Continúan realizando tradicionales frazadas, talegas y fajas.
Tiene 31 años, vive en Alto Hospicio, I Región, y de sus ocho hermanos, cinco se dedican a tejer. Aprendió el oficio de pequeña observando a su madre, Faustina Amaro, y a su padre, Agustín Mamani, quien hasta hoy hace cordelería tradicional en su telar. A los 12 años ya tejía textiles con aplicaciones de figuras. A los 16 o 17 hizo su primera frazada grande. A esa misma edad se trasladó a Arica para trabajar. Empezó a hilar y a tejer en la casa de su hermana Luzmira. Entonces deciden congregarse en la agrupación Warmis Sawuri, mujeres tejedoras, donde está hasta hoy. Juntas han intervenido los textiles tradicionales realizando adaptaciones de ellos en echarpes y ruanas de diferentes medidas. Continúan realizando tradicionales frazadas, talegas y fajas.
Foto:Gonzalo López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales