WIKÉN

Viernes 25 de Julio de 2008

Andrés Wood y Pablo Larraín
Frente a frente

"Tony Manero", de Larraín, coincidirá en agosto con lo último de Wood, "La buena vida". Pero más que competir, este par de cineastas chilenos hace causa común.
Por Ernesto Garratt Viñes

Tony Manero es tema obligatorio. Y ¿quién es Tony Manero? Pues el bailarín que interpretó John Travolta en "Fiebre de sábado por la noche", y que - y esto es lo importante- ha sido inspiración para los dos directores de cine chilenos acá convocados. Y no es que Pablo Larraín y Andrés Wood quieran bailar mejor. No. Esto es un tema de arte que imita al arte. Aunque, digámoslo, Tony Manero ha tenido resultados más concretos como inspiración para Larraín, quien con "Tony Manero" fue alabado en el Festival de Cannes. Todo por su historia de un psicópata (Alfredo Castro y comparado con Al Pacino por ese rol) que en el Chile de los años 70, mata con tal de lograr ser el doble de John Travolta.

Andrés Wood, por su parte, aclara cómo Travolta lo inspiró: "Es curiosa la coincidencia, porque antes de embarcarme en mi anterior cinta, 'Machuca', me llegó un guión sobre dos niños en el Chile de los 70 obsesionados con 'Fiebre de sábado por la noche'. Esa iba a ser mi película pero mi señora me dice ¿por qué no la haces sobre los dos niños nomás?". Y así fue que nació Machuca. Han pasado cuatro años y ahora Wood vuelve con el Chile del 2008 en "La buena vida", donde los personajes - un carabinero, un peluquero, una doctora- bailan al ritmo de los créditos de consumo y la obsesión por el exitismo.

Andrés: "Tengo una anécdota con 'Fiebre de sábado por la noche'. Yo tenía 12 años cuando se dio en Chile y ésa fue mi primera película para mayores de 14 años. Imagínate eso, me sentía grande".

Pablo: "Igual tiene una escena bien fuerte, de sexo arriba de un auto".

Andrés: "Ah, la del auto, sí claro. Pero, sabes, no la he visto nunca más en mi vida".

Pablo: "Yo la miré después, en los 80 y después la revisé, obviamente, para 'Tony Manero"'.

Andrés Wood ahora tiene 42 y tenía la edad de Pablo Larraín, 31 años, cuando empezó a meterse de lleno en el cine. "Yo empecé en esto el año 90", dice Andrés.

- Como cineasta mayor, Andrés ¿qué consejo le podría dar a Pablo?

Andrés: "Nada, qué consejo. Me da alegría ver el contexto de los 90 versus del 2008 y ver lo que Pablo con sus películas hace versus lo que nosotros fuimos capaces de hacer con 'Historias de fútbol'. Siento que hay un paso tremendo y me siento parte de eso. Independiente que siempre hay gente que me dice 'Historias de fútbol' es lejos tu mejor película".

Pablo: "'La buena vida' es tu mejor película".

Rocky versus Volver al futuro. Pablo y Andrés se entienden, hablan el mismo idioma. Por ejemplo, cuando empezó a rodar "Tony Manero", Larraín le pidió consejos al mateo de Wood y le sorprendió encontrarse con un tipo abierto. "Y eso fue muy loco, porque si te fijas hoy en Chile es muy poco lo que nos vemos los cineastas. Todo lo contrario, yo veo mucha beligerancia".

- Pablo, la crítica destrozó su primera película, "Fuga". ¿Qué espera ahora que "Tony Manero" fue ovacionada en Cannes?

Pablo: "Ya se publicó una primera crítica de 'Tony Manero' y el encabezado era que 'yo ya había resucitado'. Entonces, alguien tiene la pedantería de calificarme como muerto antes de 'Tony Manero' y me asume como un cadáver. Me parece muy violento".

Andrés: "Lo que sucedió con 'Fuga' fue una miopía. Siento que esa primera película era mil veces superior y que había un talento intrínseco que nadie vio".

- En agosto se viene demasiado cine chileno. ¿No compiten las películas entre sí?

Andrés: "Claro que compiten, es difícil distribuir y exhibir. Y acá el cineasta chileno alegando. Pero nuestra oferta es muy débil, frente a monopolios de grandes empresas llenando la estantería todo el año. Pero esa es la realidad".

Pablo: "Uno es un microbio que tiene que tratar de instalarse".

- Y películas como "Batman", por ejemplo, ¿las van a ver? ¿No tienen rollos con mirar cine comercial gringo?

Andrés: "Parece que es buena".

Pablo: "No tengo ni un problema con eso. Trato de no ver películas malas y me gusta ver películas bastante variadas".

Andrés: "Yo tampoco. Mira, las películas que me tocaron fibra de joven me dan vergüenza ahora".

- ¿Cuáles?

Andrés: "'Rocky"'.

- ¿En serio?

Andrés: "Totalmente. Salí tirando combos".

Pablo: "En mi caso es 'Volver al futuro'. Me impresionó mucho".

Andrés: "También me mató 'ET' y 'Encuentros cercanos del tercer tipo"'.

Pablo: "A mí 'ET' no me gustó nada".

Andrés: "A mí sí, yo soy un spielbergiano. Me gusta 'El imperio del sol', 'ET"'.

- En Chile tenemos tanto avistamiento de ovnis, Andrés ¿No se tentaría con una cinta al estilo Spielberg sobre marcianos?

Andrés: "No, no, ja, ja".

Pablo: "Los chilenos ya somos los suficientemente marcianos. Tenemos suficiente material sobre nosotros mismos".

Filmando Chile. Tanto "La buena vida" como "Tony Manero" se focalizan en mostrar un Chile real. Nada de cosas livianitas. ¿Alguna necesidad de enseñar este Chile profundo? "Uno es chileno y ésta es tu realidad", dice Pablo. "Uno filma para Chile. Ya es un cliché, pero creo que cuando uno hace una película sobre un personaje chileno, eso se convierte en algo universal. Funciona afuera y es exportable. Pero cuando uno parte al revés, con la ambición, las cosas no salen. Ese es quizás uno de los errores que tuvimos en 'Fuga', partir con la idea de hacer una película exportable, entrando por el lado incorrecto de la botella. La botella tiene una sola entrada. Hay que entrar por el lado chiquitito, por el ser humano".

- En "Tony Manero" y "La buena vida" ambos trabajan con Alfredo Castro...

Andrés: "Así es. Yo creo que el Tony que hace Alfredo va a ser un ícono, así tanto como lo es Nelson Villagra en 'El chacal de Nahueltoro'. Y en mi caso, en mi película, Alfredo está en una nota completamente distinta en 'La buena vida'. Es un gallo tremendamente cinematográfico. Él no se da cuenta de lo cinematográfico que es".

- Es el Al Pacino chileno, según la crítica de "Le Monde"

Andrés: "Yo siempre hago repetir secuencias con los actores. Pero en una escena entre Aline (Kuppenheim), Manuela (Martelli) y Alfredo nunca paré la secuencia. Ellos hacen de una familia y nunca dije 'probemos'. Alfredo fue un pilar para encontrar su personaje".

Pablo: "Cuando vi a Alfredo en 'La buena vida' me sorprendió. Es otro tipo comparado con 'Tony Manero'. Me sorprende la versatilidad. Tony Manero es un personaje periférico y el personaje de Andrés es el resultado social de muchos factores modernos, alguien que representa todo un fracaso de un arribismo gigante".

- Andrés, me llama la atención que en su película todo tiene precio: las tumbas, el préstamo para el auto, todo ¿es una crítica a nuestro consumismo?

Andres: "Soy parte del sistema, no me hago el gil. Pero para hacer esta película, tengo que ser parte del sistema. Pero no he perdido, a Dios gracias, esa rebeldía juvenil y en eso tengo mucha ambición artística. Y creo que parte de ser artista es morderle la mano al que te da de comer. Siento que uno tiene que ser rebelde y mostrar lo que uno está realmente viendo".

Pablo: "Sin subversión no hay cine".

Andrés: "Claro, en 'Machuca' me atacaron ene y yo decía, pero si soy ése que estoy mostrando. Yo no soy Machuca, mi vida es la otra, la de Infante, de llegar a la casa cómoda y que estemos preocupados de otra huevada, de la alfombra y esa es mi vida. Me hago cargo de eso. Y eso genera discusión, imaginarios, o sea es muy bonito eso. Gracias a Truffaut uno piensa que podría haber sabido lo que era Francia en su tiempo. O sea, el cine te da el imaginario, Bergman te da el imaginario de Suecia, Scorsese el de Nueva York".

Pablo: "Estoy seguro que 'La buena vida' es un documento del 2008. Si uno la ve en 50 años más, vas a asistir a un montón de cosas del Chile de hoy".

- Y Pablo, ¿le gusta ser un rebelde también?

Pablo: "Sí, comparto lo de Andrés. Soy un niño cuico que tuvo la posibilidad de hacer películas. No tengo ni un rollo ni una culpa con eso, trato de manejarlo con la mayor tranquilidad posible. Pero no sé si hay una rebeldía como implícita. Es algo bastante más espontáneo".

- ¿No se trata, en su caso, Pablo, de rebelarse contra la imagen del "padre", Hernán Larraín, político y todo eso?

"No, eso me parece una gran estupidez, lo que hay que hacer es absorberlo. Eso lo aprendí de Alfredo Castro. Y en ese sentido, me siento muy agradecido de las posibilidades que he tenido al hacer dos películas. Pero tampoco me voy a sentir muy regaloneado porque no me han tratado muy bien. Eso sí, no me siento castigado porque he podido filmar. No me voy a poner a llorar".

- ¿Qué pasa cuando escuchan que a la gente no le gusta el cine chileno?

Andrés: "Que no se escucha bien. Que el cine chileno es muy político".

Pablo: "Mira, que no vaya la gente, que no vaya. Con respecto a mis películas y al cine chileno, no creo que tengamos que estar mendigándole a la gente que vaya a ver las películas porque son nacionales. Tenemos que ser capaces de hacer buenas películas para que la gente, libremente, vaya a verla porque si no, es ridículo".

Andrés: "Estoy de acuerdo con Pablo, el peor favor que le puedes hacer a alguien es la discriminación positiva. El peor favor que le podís hacer a una mujer es contratarla porque es mujer. O sea, en el cine chileno prefiero la gente que tiene que ir no más y construir un público".

- Pregunta para ir terminando: ¿Qué película harían con todo el dinero del mundo?

Andrés: "Dos proyectos. Una cinta sobre Jemmy Button. Cuando Robert Fitz Roy, en 1830, rapta a cuatro fueguinos y los lleva a Inglaterra y vuelven con Darwin. Es una película lo más actual. Si tengo plata, la gasto ahí. Y el otro proyecto es Violeta Parra. Estaba tratando de pololearla. Ahora le voy a hincar el diente de nuevo".

Pablo: "Si yo tuviera mucha plata haría muchas cosas que no diría a la revista Wikén (risas). Y si se trata de soñar, me gustaría hacer películas sin tener ninguna complicación económica, sin tener que ir al fondo estatal, ni pedir plata que te donen con la ley de las donaciones culturales. No tener que preocuparse de las lucas, sólo del tema artístico. Eso es un sueño. No quiero ponerme a llorar, pero 'Tony Manero' la hice sin auspicios estatales y es una producción privada, el financiamiento es una deuda en un banco. Nos costó tanto, tanto, US$ 700 mil y esa película se ha vendido en Inglaterra, con 50 copias, y en muchos países y así y todo apenas se va a financiar".

Trivia WIKEN

BLANCA LEWIN: LA ACTRIZ ELIGE TRES BANDAS SONORAS.

1. "el camino del samurai" (1999). "Es energética y el equilibrio entre la narración y los compases del hip hop es perfecto".

2. "María Antonieta" (2006). "Reúne con lucidez canciones punk y piezas clásicas".

3. "Play" (2005). "Me gustó cómo ella vivía la vida de otra persona a través de la música que escuchaba".

Trivia WIKEN

El RUMPY:

El director revela sus cintas "placeres culpables"

1. "Borat" (2006). "Es descarnada. Me encantaría hacer películas así".

2. "Crimen Ferpecto" (2004) "Esta joya de Alex de la Iglesia también me rayó. Es sumamente graciosa".

3. "El pejesapo" (2007). "Es durísima. La mayoría de los actores no son actores y actúan de sí mismos. Me encantó".


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir



[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales