REVISTA DE LIBROS

Viernes 16 de Junio de 2006

¿Y la literatura infantil?
Saúl Schkolnik

La vasta obra literaria para niños de este arquitecto y licenciado en filosofía ha motivado por segunda vez su postulación al Premio Nacional.

María Teresa Cárdenas

En los próximos días quedará oficializada la candidatura de Saúl Schkolnik (Santiago, 1929) al Premio Nacional de Literatura. Sólo faltan algunos detalles formales, como la revisión exhaustiva de su dossier para reducirlo a un centímetro de espesor, según lo exigen las bases. Los documentos reunidos para la postulación - patrocinada por editorial Zig-Zag, la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE), las municipalidades de San Felipe y Putaendo y Educarte- superan ampliamente esa medida. Cien libros publicados - algunos con más de veinte reediciones- y decenas de conferencias, seminarios, cursos y talleres para niños y adultos en Chile y en el extranjero, así como la aparición de sus artículos en revistas especializadas, explican el exceso de documentos. Esto, sin contar su participación en el directorio de la sección chilena de IBBY (International Board on Books for Young People), y su cargo de vicepresidente de la Corporación de Amigos del Museo de Historia Natural.

Un currículum que ya había sido presentado al Ministerio de Educación en 2004, aunque por alternancia correspondía dárselo a un poeta. Ahora que "les toca" a los narradores, el mismo Schkolnik ha querido insistir en su candidatura, por una razón que deja clara en la carta que enviará al jurado como parte de la documentación: la literatura infantil también es literatura y merece que se la destaque. Aunque dice no estar de acuerdo con Diamela Eltit en que haya que dárselo a una mujer porque el premio está en deuda con ellas, su postulación también puede interpretarse como un gesto reivindicativo. Hasta ahora - dice- , el Premio sólo ha reconocido la trayectoria de una autora exclusivamente infantil: Marcela Paz, creadora de Papelucho. Según Schkolnik, "la literatura infantil chilena ya tiene rango internacional". Y él mismo lo prueba con sus publicaciones en México, Estados Unidos y Canadá.

Arquitecto titulado en 1955 en la Universidad de Chile, derivó gradualmente hacia la filosofía y luego a la literatura para niños. Mientras ejercía en el área de prefabricación de viviendas y hacía clases, quiso ahondar sus conocimientos estudiando Estética en el Pedagógico. "Soy flojo - aclara- , necesito disciplina". Al poco tiempo, sin embargo, sus intereses derivaron hacia la epistemología, mención en la que se licenció en 1973. En adelante, se dedicó a la docencia tanto en Arquitectura como en Filosofía. Pero ya en 1964 había dado su primer paso hacia la literatura, cuando Jaime Bendersky le publicó un libro para niños. Años después, mandó cuatro relatos (con el título de Un cazador de cuentos) a un concurso literario organizado por la Unesco en Colombia y obtuvo el primer lugar entre 2 mil 500 participantes. "Eso entusiasma a cualquiera", dice, avalando una decisión de vida que le significó abandonar sus otras profesiones y que él explica de manera sencilla: "Me gustó escribir; es más tranquilo. También me las tengo que ver con jóvenes y niños que hacen preguntas, que quieren saber. Pero todo eso es estimulante".

Destaca de paso un problema que ha conocido de cerca: "En las universidades no se enseña literatura infantil. En el mejor de los casos, sólo como ramo electivo. A los profesores básicos se les exige mucho, pero no tienen una base sólida. Hay algunos que siguen pidiendo a sus alumnos que lean Hansel y Gretel y La Caperucita Roja".

Una docena de sus títulos - incluido el que acaba de presentar- pertenecen al catálogo de Zig-Zag. Otros tantos han sido publicados por Andrés Bello y por SM.


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales