DEPORTES

Domingo 25 de Enero de 2009

Ida y vuelta


Antonio Martínez

En alguna parte del país, el técnico Jorge Garcés, conocido como Peineta, debe ver el fútbol de verano y analizar los amistosos como espectador. Y cuando las cámaras se van hipnotizadas hacia Marco Antonio Figueroa, el "Fantasma", por su terno y corbata negros, tan elegantes, debe recordar que en alguna época, a él le lanzaron loas y las cámaras no se apartaban de su corbata rayada, colleras brillantes y zapatos lustrados.

Lo de Garcés era la combinación de múltiples colores, quizás por su pasado porteño y lo que dice la canción. Lo de Figueroa es el riguroso luto, porque es de otra época, quizás la de Matrix o Pulp Fiction, pero el hombre se siente fuerte, frontal, indestructible y tendrá que probarlo, porque la tribuna de honor de San Carlos de Apoquindo se puede comer vivo a alguien como él, si le toman la hebra y le encuentran la hilacha.

Lo que hizo Universidad Católica con Colo Colo, en el partido amistoso que se jugó en Temuco, es lo contrario: es lo que el equipo albo se hizo a sí mismo. Jugadores cascarrabias con el mundo entero, con ellos y entre ellos, con los rivales, árbitro y guardalíneas.

Quizás el principal problema del campeón es el mal humor de unos jugadores al borde de la ira y el ataque de nervios, sin razones concretas: sólo porque sí. Algo de raíz infantil y un problema de carácter, pero como es de mal carácter, nadie se anima a tratarlo como corresponde.

Claudio Borghi, que debe estar viendo el partido por la televisión, fue el último técnico con humor, y eso lo transmitía a su equipo.

El "Fantasma", de hecho, aparte de los gritos y ademanes, ni se movió del escritorio para que su equipo triunfara por 3 a 0, porque el partido no fue de ida y vuelta, Colo Colo se hizo el harakiri, les expulsaron a tres jugadores, pudieron ser más.

Figueroa incluso puso de titular a Nicolás Gianni, que jugó como es habitual e incluso perdió un penal.

En Chilevisión Deportes, Cristián Arcos reveló el apodo del jugador, en lo que se llama la íntima: "Ya ni Juega". En los sobrenombres de los futbolistas hay gracia y humor, y entre los mejores debería estar el "Casi Casi" y el "Fantasma", por Figueroa, que tiene dos caras: la buena es que aparecía por donde menos se esperaba, la mala es que el delantero de repente desaparecía.

Al final del primer tiempo lo que desapareció fue la luz, y el estadio mundialista y bicentenario de Temuco quedó a oscuras, pero como era el entretiempo, se rellenó como pudo y vinieron tandas de comerciales de aquellos negocios en crisis -bancos, inmobiliarias, multitiendas- repetidos una, dos y hasta cuatro veces. De hecho, el spot del Festival del Huaso de Olmué iba por la quinta emisión para hacer hora, cuando se hizo la luz, se dieron explicaciones, se desdramatizaron los hechos y volvió el fútbol de verano para todos los espectadores, también para el "Bichi" y el "Peineta", que así como se fueron, ya volverán.

En el fútbol nada es definitivo, porque nadie está totalmente muerto ni absolutamente vivo. Todo es de ida y vuelta.

Copa Entel

Universidad Católica 3 - Colo Colo 0

Jueves 22, a las 22:00 horas

Chilevisión Deportes


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Antonio Martínez
Antonio Martínez
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales