CULTURA Y ESPECTÁCULOS

Martes 27 de Marzo de 2001


Alvaro Véliz: Perfil de un Baladista Emergente

El intérprete, que alcanzó con su debut los primeros lugares de las listas románticas, refleja el lado poco amable del negocio de la música y las dificultades para imponerse cuando no se es el "clásico galán".
Álvaro Véliz sabe que se ve gordo en la carátula de su disco, donde su figura se observa algo sombría. Y mayor de lo que es (29 años), pese "a la cara de guagua" que - según dice- tiene. Abre mucho los ojos y sonríe; así consigue que se dibujen en su cara esos rasgos infantiles que la portada de su disco esconde.

El baladista, que creció como uno de los rostros del Clan Infantil de Sábados Gigantes, se ha pasado más de la mitad de la vida en torno a la música: fue director de orquesta en televisión, compositor de jingles y fue la voz en español de los temas centrales de Pókemon. Se define como el típico joven chileno, "jovial, simpático".

Pero en rigor, Véliz no es tan típico. Según los clichés es lo que se podría denominar - y probablemente así lo presenten en festivales de provincia- una figura emergente de la balada local, gracias a su álbum debut y a un single - "Herida de amor"- que, asegura él, "en agosto compartió el primer lugar con Madonna" en las listas locales.

Apostando Fuerte

"El año fue bastante más rápido de lo que yo creía", cuenta. "A fines de 1999 no tenía sello, hasta que me contrató Universal y sacamos el single. Pero ellos me advirtieron que la gente no lo iba a cantar, porque al baladista le cuesta convertirse en moda".

- ¿Quién dijo que los baladistas no son moda?

"Yo también lo creo. Tú puedes sonar harto, pero es difícil ser un hit del verano. Y me llevé la grata sorpresa de que a la gente le gustó mi tema. Después vino la campaña de la Teletón. Me llevé otra sorpresa super grande, porque mi canción se conocía. Después vino el video y la gente empezó a conocerme. Creían que era más viejo de lo que realmente soy".

- ¿Las cosas marcharon como lo esperabas?

"Creo que funcionó un poco más rápido de como debía. Quizás no más rápido (se queda pensando)... quizás distinto de como debía haber funcionado, sobre todo en un baladista, que tiene que entrar al corazón de la gente. Y yo no tengo el perfil del taquilla".

- ¿Te pesa no ser mino?

"Yo creo que en ciertas personas sí en cierta instancia, pero personalmente no. La música primero se escucha en la radio, y uno gusta por lo que canta. Ahora, si yo fuera un monstruo, seguramente me preocuparía, pero no es el caso. A lo mejor no soy un modelo, pero no es un asunto caótico".

- De todas formas ¿el de la imagen es un aspecto que trabajar?

"Hay cosas que estamos trabajando (mira una foto en la que aparece de traje), para vernos de una manera más refinada".

- Como debutante, ¿cuál es el aspecto menos amable que te ha tocado palpar en el negocio de la música?

"Da un poquito de lata que no sea tan importante la música. Uno a veces tiene un concepto tan romántico de este trabajo, y de repente te das cuenta que te falta un escandalillo por ahí, o que te vean en la Skuba con no sé quién. Pero estoy dispuesto a seguir el camino largo. Creo que hay cosas un poco burdas que permiten llegar a la primera plana".

- ¿Has tenido sugerencias de ese tipo?

"No. Estoy en un sello muy responsable, con gente que sabe lo que hace".

- Un poquito de ficción. ¿Qué debiera pasar en los próximos tres años con tu carrera?

"De aquí a tres años me gustaría haber tenido un buen primer disco, y estar en el trabajo de un segundo álbum en el que me pueda arriesgar y ser un referente para otros. Me gustaría hacer canciones más rápidas, sin caer en cosas muy comerciales".




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
"Da un poquito de lata que no sea tan importante la música", confiesa el baladista Alvaro Véliz respecto del lado poco amable del negocio musical.
Foto:José Miguel Pérez
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales