REPORTAJES

Domingo 26 de Octubre de 2003

ENTREVISTA La queja del padre José Luis Artiagoitía:
¡Por Dios que inventan cosas!

"Yo no me metí en el tema político", asegura el sacerdote, lo que se contradice con otras declaraciones suyas. "Nuestros testigos no dicen: 'Saben, vengo a declarar porque vi a un senador violándome'. Lo que los niños sí decían era que existía gente famosa", afirma. Y para aclarar su participación en la investigación sobre el caso Spiniak, agrega que los únicos datos que tiene sobre la posible participación de políticos en el caso se los oyó a Pía Guzmán, cuando hizo su denuncia ante la prensa, y a Pablo Huneeus, en su columna en la internet.

PAMELA ARAVENA BOLÍVAR

Graves denuncias venía recibiendo José Luis Artiagoitía desde hace años. Relatos horrorosos, sobre menores de edad prostituidos por adultos en fiestas sexuales donde abundaban los golpes y las drogas.

El sacerdote no conocía nombres ni direcciones de los proxenetas y sus desviados clientes. Ni siquiera sabía cómo obtener esos datos.

Recién el viernes 10 de octubre, cuando Pía Guzmán desató el escándalo político al vincular a parlamentarios en la red de pedofilia del detenido Claudio Spiniak, en la mente del cura "Jolo" algo hizo click. Los relatos que él había escuchado de sus niños eran iguales a los que la prensa describía sobre las fiestas de Spiniak.

Al ver los ataques a Pía Guzmán, el sacerdote reaccionó. No vaya a a ser, pensó, que tanta agresión detenga la investigación sobre Claudio Spiniak.

Con el ánimo de apoyar las indagatorias sobre el empresario procesado, se acercó a la diputada para entregarle sus antecedentes sobre las cuestionadas fiestas. Habló con ella dos días después de que hiciera su denuncia. Sólo ocho días más tarde la prensa se enteró de ese acercamiento.

José Luis Artiagoitía, el sacerdote, se empezaba a transformar para los cercanos a la diputada y para la prensa, en una pieza clave en la investigación. En momentos en que los testimonios del joven L.Z. - presentado como testigo principal de las denuncias de que existían políticos de la UDI involucrados en la red de pedofilia- comenzaban a decaer, el cura se convirtió sin saber cómo, en el sustento de las acusaciones de Pía Guzmán.

Otra vez los rumores comenzaron a circular (ver recuadro). Que el sacerdote tenía relatos de jóvenes que fueron abusados. Que todas esas declaraciones apuntaban a Spiniak. Que parece que estos nuevos testigos otra vez mencionaban a un político de la UDI. Que parece que hay que creerle a la Pía.

Y de pronto, la gran sorpresa: la primera vez que "Jolo" - según él mismo relata- oyó nombrar a políticos vinculados al caso Spiniak fue cuando se enteró de las denuncias de Pía Guzmán, y la única vez que escuchó nombres fue cuando leyó la columna del escritor Pablo Huneeus en la internet.

Para ser más claros: el sacerdote jamás habló con la diputada de nada relacionado con políticos. Él se involucró en el caso con un objetivo específico: que se investigue la red de Spiniak hasta el final.

- ¿Por qué cree que la diputada Pía Guzmán no miente?

- Tengo datos de que existen niños que han sido agredidos sexualmente por gente adulta. Relatos escritos de muchos años, que nos llevan a suponer que lo que estaba sucediendo con (Claudio) Spiniak es real. Por lo tanto, para decir que alguien miente, tengo que conocer todas las partes y saber que eso es mentira. Me parece que lo que dice Pía Guzmán está más cerca de lo cierto que de lo incierto.

- ¿Pía Guzmán habló de políticos con usted?

- Me gustaría dejar en claro que a mí, Pía Guzmán nunca me ha dado un nombre de algún político que esté metido en una red de pedofilia. Los nombres los dio (Pablo) Huneeus en una columna de internet. Por lo tanto, nosotros no tenemos nada que ver con eso.

- Entonces, ¿de qué hablaron usted y la diputada?

- La señora Pía ha estado trabajando fuerte en el tema de la pedofilia y yo, por mi parte, he estado en los tribunales acompañando a niños víctimas. Por tanto, yo estuve siguiendo la ley (contra la pedofilia) que ella estaba trabajando y eso a mí me interesa mucho.

Los relatos sobre Spiniak

- Antes de la semana en que Pía Guzmán hizo su denuncia, ¿usted ya se había acercado a ella para conversar sobre el tema de la ley?

- No, no, no. Yo me había acercado a conversar con Andrés Zaldívar porque él nos ha ayudado a la constitución de nuestra Fundación y conoce nuestro hogar. Entonces, él me había dicho que si yo tenía indicaciones al proyecto de ley, se los hiciera llegar a él.

- ¿Y usted le hizo llegar indicaciones?

- No. Pero yo estaba atento al tema. Por eso, cuando se conoce la denuncia de Pía Guzmán yo digo: "Por Dios, este relato es parecido al que yo tengo". El relato en particular sobre Spiniak yo lo tengo desde abril del año 2000.

- ¿Y de qué se trata el relato que usted maneja?

- Habla de prostitución, de adultos que tomaban niños, los llevaban a lugares, les daban drogas. Procesé toda la información y quedé con la sensación de que eran actos violentos en muchos casos, donde a niños muy pobres y sucios los sacaban de las caletas, los usaban y los devolvían, ahora bañados. También me hablaron de otras personas que permanecieron mucho tiempo en la casa de Spiniak. Hay el relato de otra persona que escapó de su casa escalando el cerro, siguió caminando por dos días hasta que llegó a Estación Central. Había una iglesia abierta. La niña entró y se quedó mirando al curita (el padre Alfonso Baeza) y le dijo por favor ayúdeme. Sólo dijo eso. Ella lo vivió hace años. Hace poco en una de las terapias ella empezó a relatar parte de esa historia. Y justo cuatro semanas atrás se empezó a hablar del caso Spiniak. Y yo dije: "Por Dios, qué parecido es esto".

- Cuando usted escuchó el relato de ella en las terapias, ¿hizo una denuncia a tribunales?

- No, porque su relato lo estaba haciendo dentro de una terapia. Además, no habían nombres, nada. Además, había datos incompletos, inexactos.

Historias incompletas

- Por ejemplo, ¿cómo era el relato original?

- Decía la niña: un caballero nos iba a buscar a la Plaza de Armas, nos llevaban en un auto muy bonito, a una casa donde nos esperaban unos amigos. Era todo el relato, tal cual.

- ¿No daba nombres, ni marcas de autos, ni direcciones?

- No, nada. Por eso, recién cuando se empieza a hablar en la prensa sobre el caso Spiniak yo digo: "Esto es".

- ¿Ahí sí pensó en hacer alguna denuncia?

- No, yo no iba a hacer nada hasta no saber si esto podía provocarle algún daño a la niña. Lo que sí hice fue recabar información. Estudié bien el caso y me quedó la certeza absoluta de que su relato y el caso Spiniak estaban relacionados. Una vez que tuve la certeza, le mostré una foto a la niña.

- ¿Le mostró un set de fotos?

- No, no, no. Una foto. Una sola foto. La foto de la portada del diario "La Nación" con el rostro de Spiniak. Le pregunté si conocía a ese hombre. Y ella me dijo: "Es un traficante". ¿Qué sabes de él? Le dije. Me quedó mirando y me dijo: "Él prostituye niñitas". Y me empezó a contar que él las mandaba a buscar, que se las llevaba, que había otras personas. Y me contó otras cosas que no te puedo decir, pero que me abrieron ventanas de investigación.

- ¿Ahí pensó en hablar con la diputada Guzmán?

- Yo hablé con la niña un domingo...

- ¿El domingo después de que habló la diputada Pía Guzmán?

- Sí. Por eso yo dije: "Bendita imprudencia la de Pía Guzmán", que me permitió darme cuenta de la coincidencia entre el relato de la niña y las fiestas de Spiniak. Aquí no hay un tema político, sólo es un tema de que Dios nos canalizó por ese lado. Cuando terminé de hablar con la niña después de reconocer a Spiniak eran las 11 de la noche. Entonces, yo pensé en hablar con harta gente. Primero, a la Brigada de Delitos Sexuales, el teléfono de Andrés Zaldívar de la casa no lo tenía, el de la casa de Pía Guzmán tampoco, del Sename no encontraba los teléfonos. Me metí a internet y llamé a la oficina de la señora Pía, que fue el único teléfono que pude encontrar. Podría haber llamado a cualquier persona.

Sólo gente famosa

- ¿La niña también mencionó en su relato a gente importante que participaba en las fiestas?

- No, no, no. Aquí estamos hablando de pedofilia en un caso que tiene connotación pública. Y por eso hay personajes públicos como la Pía Guzmán, como don Andrés Zaldívar, a los cuales yo quise recurrir.

- Pero pensé que usted relacionó el relato de la niña con lo que dijo Pía Guzmán, por la posible participación de políticos.

- No vamos a trabajar sobre la base de supuestos, porque yo no me metí en el tema político. Yo sí estaba preocupado por todas las cosas que se decían en contra de la señora Pía Guzmán, porque sentía que toda esa agresión en contra de ella, y que después continuó, podía entorpecer la investigación. Y eso me empezó a preocupar enormemente. Nosotros lo que queríamos era que los niños pudieran llegar a declarar, nada más.

- ¿Le parece que la clase política sobrerreaccionó ante lo que dijo Pía Guzmán?

- No quiero emitir juicios. Actuaron como cuando se les daña lo más querido. Se cerraron un poco en eso.

- ¿La niña dio nombres?

- A ver, nuestros testigos no dicen: "saben, vengo a declarar porque vi a un senador violándome". Lo que los niños sí decían era que existía gente famosa. Y, por ejemplo, hay un coreógrafo que está detenido por el caso Spiniak. Y un coreógrafo puede ser suficientemente famoso para un niño así.

- ¿La niña nunca le mencionó nombres de esos famosos?

- No.

- Se ha dicho en algunos medios de prensa que hay testimonios aportados por niños suyos sobre su participación en fiestas con políticos y con Spiniak. La duda es si estuvieron con políticos y con Spiniak al mismo tiempo o por separado.

- Nosotros nunca hemos vinculado a políticos.

- ¿Jamás?

- Jamás.

- ¿Y cómo llegamos a hablar de políticos en este caso? ¿Acaso los niños mencionaron nombres de políticos en el tribunal?

- Lo que los niños hacen en el tribunal, yo no lo sé. Es tan secreto lo que ocurre en el tribunal, que yo no lo sé.

- ¿Y usted ha conocido testimonios que vinculan a políticos?

- Bueno, pero lo que dijo Pablo Huneeus. Lo que dijo la señora Pía, también. Nada más.

LOS DENUNCIANTES

" Creo en la justicia divina"

- Los niños que usted presentó al tribunal, ¿eran todos menores de edad al momento de participar en las fiestas de Spiniak?

- Sí, en ese tiempo eran todos menores de edad.

- ¿Son hombres y mujeres?

- No le puedo responder eso.

- ¿Son cuatro o más?

- Tampoco lo puedo decir. Mientras menos se sepa de ellos, mejor.

- Los relatos de los niños sobre las fiestas en casa de Spiniak son violentos.

- Son horrorosos. Todos refieren casos de violencia.

- Cuénteme sobre su denuncia de la niña desaparecida. ¿Ella era de su fundación?

- No, nada que ver. Me enteré sobre esta niña, que había sido muy maltratada en esas fiestas. Pensé que ella podía estar viva, y empezamos a buscarla, pero por ahí supimos que estaba muerta.

- ¿Pero usted la conocía a ella?

- No, sólo por relatos de otros niños.

- ¿Tiene usted la convicción de que ella está muerta?

- La única convicción que tengo es que no he visto el cadáver.

- Usted dijo que temía que hubiera una red de protección en este caso.

- Yo nunca he dicho eso. Me importa bien poco si la hay o no. ¡Por Dios que inventan cosas!

- Pero no teme por los niños.

- Mire, el trabajo que hace el ministro (Daniel) Calvo es serio. Que haya red de protección o no, da lo mismo. Yo creo en la justicia divina y creo que Dios está inspirando nuestra historia fuertemente, porque Dios protege a los niños que han sido agredidos.

- Respecto de Spiniak. Se dice que los relatos de sus niños afirman que el empresario no sólo era un gran cliente de los proxenetas del centro de Santiago, sino también un organizador de fiestas.

- No sé. Yo a Spiniak lo conocí en los diarios.

- Me refiero a los datos que los niños le entregaron a usted.

- Soy lo menos morboso que hay en sacarle información a los niños. Hay un problema de escrúpulos, de intimidad. Los niños sufren mucho pensando que yo puedo saber de esas cosas. Entonces, hay que evitar entrar en la morbosidad con ellos. Ellos están en terapia.

- ¿Y es posible que estos niños puedan llegar a tener mentes sanas después de esas experiencias?

- ¡Hay milagros en la vida!

FUNDACIÓN

Cómo nació la obra del padre "Jolo"

"La transformación es impresionante: les ayuda a ver que el mundo adulto puede ser bueno", describe el director de la Fundación Nuestra Señora de Guadalupe, Patricio Artiagoitía, la misión del organismo que creó su hermano, el padre José Luis, "el Jolo".

Con ese objetivo acogen, en sus dos sedes ubicadas en Quinta Normal, a niños abusados, maltratados, violados o abandonados. Allí se les entrega ayuda sicológica, médica y social de manera permanente. Entre los casos, destaca el de una menor que llegó tras haber sido abusada y maltratada brutalmente por su padre y hoy es la mejor alumna de su clase.

"Yo los entrego cuando se casan", dice el padre "Jolo" para graficar el constante apoyo que se les da a los menores. Tanto es así que en más de una ocasión la Fundación ha debido pelear en tribunales la tuición de un menor cuando la Justicia les da a los mismos padres abusadores permiso para verlos los fines de semana.

Actualmente, tienen 300 socios particulares que aportan para sostener la obra que partió el año 95 como institución católica para ayudar a los más pobres, entregando becas de estudio y que años más tarde derivó en la creación de hogares.

Esto ocurrió el año 2000 cuando dos pequeñas, que se quedaron sin casa, dieron con la parroquia Nuestra Señora del Buen Consejo, luego acudieron al sacerdote otras dos niñas que habían sido prostituidas.

En un principio se pusieron un límite de nueve cupos y hoy ya tienen 45 niños (22 hombres y 23 mujeres) de diversas edades, desde un mes a 23 años. Del total, sólo ocho tienen la visita de algún familiar.

FRASES-CITAS

Lo que se dijo sobre el sacerdote y el caso Spiniak

Los diarios siguieron las pistas entregadas por cercanos al padre "Jolo" o a la diputada RN Pía Guzmán. Algunos decían que en los testimonios que manejaba el sacerdote los niños señalaban que se habían involucrado con personajes públicos. Otros eran más directos y hablaban de políticos. Algunas declaraciones del mismo Artiagoitía parecían un tanto ambiguas y otras contradictorias con lo que afirma en esta entrevista (Texto central).

"La UDI ha hecho gala de haber hecho un trabajo muy bueno en las poblaciones y de haberse ganado el cariño de la gente. Entonces, tienen que ser honestos con la gente y sacar de sus filas al que es malo para seguir ayudando a la gente. Se supone que son un partido serio y que tiene opción presidencial".

("Chilevisión", 24.X.2003)

"De acuerdo a la versión que circula en RN, (José Luis) Artiagoitía le habría transmitido a la diputada (Pía Guzmán) el testimonio de una menor que habría tenido contacto sexual con un político hace cuatro años".

("La Tercera", 21.X.2003)

"Se indicó que antecedentes que entregó el religioso al magistrado estarían basados en el testimonio de una menor de 12 años y tendrían relación con el ejercicio de pederastia sobre niñas que involucraría a dos personajes públicos".

("El Mercurio", 21.X.2003)

"Lo que agregó un nuevo elemento esta mañana fueron las declaraciones a Radio Conquistador del cura José Luis Artiagoitía, quien dirige una fundación que acoge a menores en riesgo social y que hace más de una semana puso en conocimiento de la diputada Guzmán el testimonio de una menor que habría dicho que tuvo contacto sexual con un político".

("La Segunda", 22.X.2003)

"Trascendió que en esa cita (entre el sacerdote y los presidentes de las cámaras legislativas) se trató la denuncia de una menor que relata haber tenido sexo con un político a cambio de dinero hace cuatro años".

("La Tercera", 22.X.2003)

"Artiagoitía tomó contacto con personas muy cercanas y de confianza, a las que pidió que le confeccionaran un set de fotografías.

"La sesión en que los menores revisaron las imágenes se produjo el sábado. Durante ella, varios de ellos identificaron positivamente a dos personas de entre las decenas que incluía el set".

("La Nación", 22.X.2003)

"El padre José Luis Artiagoitía, quien en un principio aportó datos sobre menores que tuvieron contacto sexual con personalidades públicas, ahora reveló que una menor pudo haber sido asesinada en una fiesta del empresario detenido".

("El Mercurio", 23.X.2003)

"Más tarde, en otra entrevista, esta vez a Radio Cooperativa, el sacerdote apoyó a Guzmán en el sentido de que 'lleva mucho tiempo haciendo trabajo serio en el tema de la pedofilia. Ha sido un trabajo serio el de ella. Por lo tanto, si tiene antecedentes de que hay políticos involucrados tiene que ser por algo'. En declaraciones a TVN, Artiagoitía criticó la reacción del mundo político frente a las denuncias de la diputada. 'Ahora yo creo que todos van a querer ser sus amigos, porque las investigaciones van avanzando y parece que la red de Spiniak es muy poderosa', dijo. (...) En entrevista a Medianoche, el sacerdote dijo que 'si existe un político que está involucrado, es un perverso, no un enfermo"'.

("La Tercera", 23.X.2003)

"El sacerdote les mostraba fotos modificadas de caras a los niños que afirmaban reconocer a quienes los habían abusado, para descartar confusiones y para asegurarse de que hubiera certeza en el reconocimiento - afirma una fuente que no quiso ser identificada...

"Una mujer estremeció a (el juez Daniel) Calvo. Llegó junto a Artiagoitía y afirmó haber mantenido relaciones pagadas con un importante personaje hace algunos años".

("Siete+7", 24.X.2003)

PERFIL

El cura de los Artiagoitía

"Es el hermano del Rumpy". Con esa frase se intenta contestar la incógnita de quién es el padre José Luis Artiagoitía (40 años). Pero, obviamente, él es mucho más que eso.

Más conocido como el padre "Jolo" - apodo que recibió de su hermano Patricio, ex ejecutivo de Codelco que cuando chico no podía pronunciar su nombre- , el sacerdote sintió su vocación en la adolescencia, a los 16 años cuando cursaba 3° Medio en un retiro con los Legionarios de Cristo. Tan inesperado para la familia, que le impusieron que primero terminara el colegio. Además, sus cercanos para nada le veían "perfil de cura".

Cuenta su hermano Patricio: "En esa época era súper pololo, hipersociable, sus fiestas de cumpleños se llenaban siempre".

Luego de egresar del Instituto de Humanidades Luis Campino, José Luis ingresó a estudiar a la Escuela de Seguros hasta que la vocación del sacerdocio fue más fuerte.

A los 21 años empezó a ir a misa todos los días e ingresó al Seminario.

Desde hace siete años es párroco de Nuestra Señora del Buen Consejo, parroquia ubicada en Quinta Normal.




Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El padre
El padre "Jolo" explica: "Aquí estamos hablando de pedofilia en un caso que tiene connotación pública".
Foto:Juan Eduardo López


[+] Vea más fotos    >>
  • Servicios El Mercurio
  • Suscripciones:
    Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.

    InfoMercurio:
    Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.

    Club de Lectores:
    Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.

Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales